Opel Corsa 1.7 CDTI Color Edition: Un joven en plenitud

a fondo Opel Corsa 1.7 CDTI Color Edition 1
Raúl Toledano23 nov 2011
Opel aprieta las tuercas a su utilitario Corsa, que en su restyling 2011 se presenta más juvenil que nunca. Su respuesta ágil y su notable aplomo lo definen, y su carcasa ‘Color Edition’ es un claro guiño a los conductores más noveles
A fondo

-Chasis y comportamiento
-Personalización juvenil y deportiva
-Rápida adaptación al puesto de conducción
-Mecánica áspera y ruidosa
-Poco empuje por debajo de las 2.000 rpm
-Plazas traseras penalizadasVitamina C por vena, a chorro, para el Corsa. Es decir, un potente antioxidante para frenar la vejez. Con esa premisa despegó la última actualización del utilitario de Opel, que rejuvence su rostro con líneas más deportivas y aplomadas, pasa por el gimnasio para adelgazar y rozar los cuatro metros de longitud y acentúa su carácter marchoso, ágil y dinámico, a partes iguales. Con este cocktel vitamínico la familia Corsa 2011 presenta argumentos de categoría superior para rivalizar con los grandes colosos del segmento b, liderado por el superventas Seat Ibiza.
a favorChasis y comportamientoPersonalización juvenil y deportivaRápida adaptación al puesto de conducciónen contraMecánica áspera y ruidosaPoco empuje por debajo de las 2.000 rpmPlazas traseras penalizadas
Optimizado desde todos los prismas, con tecnologías más modernas y acabados más familiares y coherentes con los tiempos que corren, el Opel Corsa con motor diésel 1.7 CDTI ejerce como equlibrista perfecto entre prestaciones y consumo, al tiempo que profundiza sobre unas cualidades dinámicas ya plausibles en 2010, que le dotan de mayor aplomo y refinamiento de rodadura, que le postulan como un dignísimo oponente en la cruzada urbana: por un lado pretende aguantar el pulso a sus clásicos rivales, Ford Fiesta, Renault Clio, VW Polo y el propio Ibiza, por otro lado aspira a frenar o aminorar el avance de la división nipona, con el Toyota Yaris o Nissan Micra con nuevas generaciones recién estrenas, y mirando un poco más allá, como tercera vía comercial, sueña con batir a los más exquisitos de la categoría, utlitarios muy chic como el Audi A1, Alfa Mito, Fiat 500 o Citroën DS3.
El segmento B está en pleno estirón. Todas las marcas han aportado más centímetros y más músculo a sus últimos lanzamientos, urbanos como el Lancia Ypsilon o el Honda Jazz son mucho más corpulentos que antes Y al final, entre todos, el Opel Corsa se posiciona en una frontera virtual trazada sobre los cuatro metros: 3,99 m de eslora, la cifra que divide a los considerados utilitarios grandes (Kia Rio o Skoda Fabia, por poner dos ejemplos) de los utilitarios pequeños (Volkswagen Polo, Ford Fiesta o Audi A1). Con respecto a la carrocería de cinco puertas, el Corsa 3p presenta una altura libre hasta el techo menor, afectando especialmente al acceso y al confort en las plazas traseras, donde la sensación de cierto ahogo es una constante, más si cabe debido a unas ventanillas traseras laterales muy pequeñas y oscurecidas. Por supuesto que la plaza central es inservible, es estrecha y su mullido no es el más agradable. El maletero, con 285 litros de cofre, está en la media del segmento: destaca positivamente por sus provechosas formas y sin embargo queda algo lastrado por una boca de carga estrecha.

a fondo Opel Corsa 1.7 CDTI Color Edition 2

Los asientos delanteros de la unidad probada son muy cómodos, sujetan sin molestar espalda y piernas, ofreciendo diferentes reglajes de banqueta, respaldo y longitud respecto al volante, éste también regulable en profundidad y altura para adaptarnos rápidamente al puesto de conducción. Los relojes de instrumentalización aparentan modernidad, y la botonería y demás mandos en volante y consola guardan un cierto orden y se manejan sencillamente. Por el contrario, el plástico general aplicado sobre salpicadero y puertas es algo deficitario, sobre todo al tacto.
La nueva figura del Corsa gana en apariencia. Más testosterona para el hermano pequeño del Astra, del que toma esa apariencia dinámica, fluida y deportiva. Ese vigor físico se aprecia en unos faros delanteros más modernos y marcados que añaden en la parte superior la característica forma de ala con diodos de LED para la función de alumbrado diurno. A la prominente parrilla delantera con aberturas inferiores de refrigeración se suman unos abultados pasos de ruedas, que dan cabida a unas llantas de 17, y que sobre nuestra carrocería deportiva de tres puertas, con insinuaciones de coupé minicompacto, describe una línea de techo acentuada a la altura de los hombros para concluir en una zaga redondeada.

a fondo Opel Corsa 1.7 CDTI Color Edition 3


Además, nuestra unidad de prueba venía acompañada del kit de personalización exterior e interior denominado Color Edition. Esta versión especial, cuyo precio después del descuento de marca es de 15.443 , colorea nuestra carrocería de un amarillo pálido combinado con las lunetas traseras tintadas, un techo solar panorámico negro y unas atractivas llantas en tono carbono, y todo a juego con unas costuras interiores en asientos y volante y aplicación de cromados en ese mismo amarillo en las salidas de refrigeración del habitáculo. El equipamiento extra con este acabado especial se redondea con avanzadas tecnologías como el pack Color Edition Plus, esto es sistema de navegación y entretenimiento Touch and Connect con pantalla táctil, llantas y suspensión deportiva; la extraordinariamente eficaz iluminación adaptativa, el asistente de arranque en pendiente, climatizador o la conexión por bluetooth para telefonía móvil. Quedan en opción, el volante calefactable o el sistema de transporte de bicicleta FlexFix, entre otros.El kit de personalización Color Edition mejora el aspecto global del coche y supone un plus de equipamientos
"El motor es ruidoso y responde vehementemente a partir de las 2.000 rpm"Arrancamos el Corsa y lo primero que apreciamos es que el motor turbodiésel 1.7 CDTI superado ya los diez años de vida- es poco refinado: suena, vibra, es áspero. Además, su principal problema corresponde a su escasa fuerza nulo empuje- a bajo régimen: por debajo de las 1.800-2.000 rpm se produce un vacío mecánico, mucho más significativo que en otros propulsores de naturaleza diésel, lo que nos obliga a estar muy pendiente del cambio manual (seis velocidades) y del pedal del embrague cuando circulamos por ciudad (glorietas, retenciones, semáforos). Son 130 cv a 4.000 rpm, con un gratificante par máximo de 300 Nm a las 2.000 vueltas que te sacude de golpe, llegando incluso a que entre en acción el control de estabilidad ESP para que la carrocería no se descompense. Su capacidad de aceleración es alta (de 0 a 100 km/h en 9,5 segundas) y a velocidades crucero (hasta 200 km/h) ofrece siempre una buena respuesta, gracias en parte a una sexta velocidad que rebaja el consumo (un combinado de 4,5 l/100 km), la rumorosidad y nos permite conducir desahogados en un régimen más próximo a su cima prestacional, las 2.000 rpm.El motor es ruidoso y responde vehementemente a partir de las 2.000 rpm
"Chasis deportivo específico"Las alegrías y decepciones del motor se reducen únicamente a satisfacciones al hablar de su chasis. Opel ha conseguido una gama de modelos aptos y dispuestos para el disfrute dinámico. Por ejemplo, el Corsa 2011 ya tiene una versión deportiva y de altas prestaciones OPC, que ha sido revitaminada con una edición especial denominada Nurburgring de 210 cv, para luchar con los subcompactos más raciales. Nuestro humilde Corsa Color Edition no llega a tanto, pero sí que se sustenta en un chasis deportivo que pega la carrocería al suelo, sujetando mejor su conjunto en carretera con curva. Tras la revisión de 2010, el utilitario alemán optimizó amortiguaciones, muelles y la electrónica de la dirección asistida EPAS, traduciéndose en una pisada de coche superior: apoya bien, tracciona mejor y fideliza nuestros toques de volante. Es un coche ágil, incluso divertido. La carretera se siente cerca, en parte por unos neumáticos más grandes de lo necesario, pero sin llegar a comprometer la calidad de rodadura, el confort de marcha y la mejor estabilidad de su ADN germánico.Chasis deportivo específico