Opel Astra: Silueta coupé cargada de elegancia

a fondo Opel Astra 1
Diego Zotes08 jul 2009
En Autocity hemos podido ver por primera vez la imagen definitiva del nuevo Astra, que adapta a la perfección el nuevo diseño emocional y dinámico de la marca ya visto en el Insignia.
En Autocity hemos tenido la oportunidad de acudir en un viaje relámpago a París para observar en primera persona las nuevas líneas que introduce la décima generación del nuevo Astra de Opel, que representa la adaptación del nuevo diseño deportivo y dinámico de la marca ya presentado en el Insignia al importantísimo segmento compacto, piedra angular para todas las marcas en el mercado europeo del automóvil. Allí hemos podido apreciar, en una representación del coche realizada en fibra de vidrio, antes de presentarlo definitivamente en el Salón de Frankfurt en el mes de septiembre, tanto el nuevo lenguaje de diseño de arte escultural muy expresivo del que Opel está dotando a todos sus modelos, así como la gran calidad que está imprimiendo en todos sus productos como una nueva política de democratización de la tecnología. Por ello lleva el compacto Astra a un nivel superior con gran cantidad de innovaciones técnicas ya vistas en la berlina Insignia, como el sistema de iluminación adaptativa con 9 funciones AFL+ o el sistema de reconocimiento de señales de tráfico denominado Opel Eye.
El nuevo Astra presenta sobre una carrocería inicial de 5 puertas desarrollada partiendo de cero un nuevo aspecto redondeado con una línea muy fluida, más emocinal y elegante desde el punto de vista de la modernidad respecto al modelo al que sustituye, cargado de aristas, ángulos y tensas líneas rectas. De un vistazo, el nuevo Astra presenta un frontal con una imagen muy similar al de su hermano mayor Insignia, de aspecto redondeado y con unos faros muy rasgados de efecto joya con el motivo alado dibujado por faros de led de luz diurna, que flanquean una innovadora rejilla a cuadros específica muy original. Los intermitentes se han separado de la óptica principal para transmitir más exclusividad, y se han ubicado en la zona baja junto a los faros antiblebla. El capó continúa con la característica nervadura central que ya mostraba su antecesor y añade dos laterales que fluyen hasta el pilar B otorgándole más dinamismo.
La vista lateral muestra la misma línea en forma de ala en las puertas que el Insignia, pero en dirección contraria para cargar todo el peso hacia adelante y otorgarle mayor deportividad y dinamismo, así como un exclusivo aspecto de coupé. La línea de cintura marcada y los pasos de rueda ensanchados tienen una gran musculatura pero sin estridencias para conseguir un aspecto al tiempo elegante. El lujo viene de la mano de un marco cromado en las ventanillas pionero en el segmento. El concepto presentaba unas llantas de 19 pulgadas muy atractivas y con neumáticos extragrandes, correspondientes seguro a los acabados deportivos y de lujo altos de gama.
La trasera esculpida corona una estructura sinuosa y redondeada protagonizada por el anagrama de la marca en grandes dimensiones, con unas ópticas simétricas a las delanteras de color rojo oscuro muy atractivo, sin una forma definida, y con el motivo alado en su interior para las luces y un discreto spoiler sobre la luneta en forma de V.
El interior plasma el nuevo diseño ergonómico y de gran calidad ya presentado en el Insignia, donde destacan unos asientos de tela de apariencia fantástica desde los acabados más básicos o ergonómicos de piel en los acabados superiores, una consola central inclinada en 30º enfocada hacia el conductor y un salpicadero panorámico en forma de ala que se extiende hasta los paneles de las puertas que caracteriza todos los rasgos el coche y son comunes con el Insignia, como los tiradores de las puertas, el acabado de la palanca de cambios, el volante o el cuadro de mandos, pudiendo elegirse en este compacto en varios colores para hacerlo más juvenil. La iluminación interior crea un ambiente muy refinado al tiempo que deportivo, con colores blancos y rojos.
Según los acabados, los ambientes y los materiales interiores serán distintos. En el base Essentia, los tejidos se aprecian de buena calidad y los materiales para la configuración del habitáculo son más sobrios y funcionales. Ya en el acabado Enjoy, los tejidos y los plásticos van cogiendo color, con un enfoque algo más lúdico y confortable. Luego aparecen los acabados superiores Sport y Cosmo, el primero con tejidos de aspecto metalizado o piel negra perforada combinados con pequeños rasgos deportivos en las costuras, mientras el segundo combina tejido con cuero de aspecto algo más elegante y discreto, aunque ambos llevan un equipamiento donde no falta de nada.
En definitiva, el nuevo Astra resulta la interpretación en el segmento compacto del nuevo diseño emocional y dinámico que está aplicando la marca alemana a todos sus modelos y continúa con la trayectoria de gran calidad comenzada por su hermano mayor Insignia. ¡Temblad compactos premium porque llega el Astra cargado de lujo y tecnología para intentar destronaros de vuestros lugares de privilegio!