Opel Astra 1.4 Turbo y 2.0 CDTi: El punto y final de una ilusión

a fondo Opel Astra 1.4 Turbo y 2.0 CDTi 1
Raúl Toledano23 mar 2010
Opel añade un último capítulo a su libro ‘Astra 2009’ con la incorporación de dos nuevas motorizaciones, un 1.4 Turbo y un 2.0 CDTi, que hacen un total de ocho mecánicas
Opel añade un último capítulo a su libro Astra 2009 con la incorporación de dos nuevas motorizaciones, un 1.4 Turbo y un 2.0 CDTi, que hacen un total de ocho mecánicas cuatro gasolina y otras tantas en diésel- diferentes adaptadas a la filosofía de conducción de cada uno. Después de tener la suerte de probar durante una semana el motor más elevado de gasolina, el 1.6 Turbo de 180 cv, con el que Opel ofrece toda su robustez alemana, la firma del rayo introduce estos dos interesantes propulsores, asociados si el cliente lo desea a la transmisión automática de seis velocidades. Todos los motores tienen tienen esta posibilidad, menos el 1.4 atmosférico. El nuevo Astra presenta unos precios que van desde los 16.700 euros hasta los 24.100 euros en ciclo diésel, mientras que los modelos de gasolina se ofrecen desde 15.700 euros hasta 24.500 euros, un 1.6 Turbo con caja de cambios automática.
Así, el nuevo Astra, una evolución absoluta en todas sus líneas respecto a la generación 2004, introduce en el mercado español, como ya hizo con una gran acogida con su ilustre Insignia, el 2.0 CDTi, que ofrece una potencia máxima de 160 cv y un par motor de 350 Nm desde sólo 1.750 rpm, disponiendo para el conductor de una fuerza nada desdeñable desde muy bajas revoluciones: con la función overboost se puede llegar a los 380 Nm durante un periodo de 15 segundos. Este empuje se vuelve más colosal accionando el modo de conducción Sport, que como ya comentamos en la prueba a fondo del 1.6 Turbo, endurece la dirección con asistencia eléctrica y el pedal del acelerador se ablanda, a la vez que todos los relojes de instrumentalización se iluminan de color rojo. El resultado son unas prestaciones impresionantes: una aceleración de 0 a 100 de 9 segundos y un consumo combinado que se fija en 4,9 litros/100 km.
Hemos notado en la prueba de conducción que Opel sigue sin resolver el asunto de la insonorización de la cabina, que se agudiza sobremanera con la mecánica de inyección múltiple common-rail. Si bien es cierto que el 2.0 CDTi, dotado de turbocompresor de geometría variable, ha optimizado ostensiblemente su combustión, ofreciendo una magnífica respuesta a bajas vueltas y convirtiendo al modelo en cuestión en una pieza mucho más eficiente a nivel de emisiones (126 gr/km) y menos gastona en cuanto a combustible, este motor sigue teniendo un tacto de rodamiento algo áspero y al ralentí se muestra excesivamente ruidoso. A altas velocidades apenas notamos balanceos, es confortable en vías rápidas, donde su paso por curva es correcto, y certero en marchas más bajas, cuando este Opel siempre se guarda una carta debajo de la manga gracias a su elevado par.
Las cajas de cambios manuales de seis velocidades, que ofrecen una amplia gama de desarrollo y una relación más larga, contribuyendo a reducir el consumo, se instalan de serie en la gama, con la excepción de los motores 1.4 y 1.6 atmosféricos de gasolina y el 1.3 CDTI, que las montan de cinco velocidades. Mientras que las transmisiones automáticas de seis velocidades con función ActiveSelect están disponibles opcionalmente con todos los motores, excepto el 1.4 atmosférico. El resultado final de esta transmisión es una mejora en las prestaciones, gracias a un abanico de posibilidades de conducción. Así, su control electrónico inteligente se anticipa a las circunstancias de la carretera, reduciendo marchas cuando se afrontan carreteras con pendientes o tirando de freno motor cuando se reducen marchas. Además, incluye la función ActiveSelect, la selección secuencial de marchas desde la ergonómica palanca de cambios. Pensado para la rebaja en el consumo de combustible, este cambio automático pasa a punto muerto intuitivamente cuando el coche está al ralentí, reduciendo también las vibraciones.
Por último, al Astra se incorpora el motor de gasolina 1.4 con turbocompresor que desarrolla una potencia máxima de 140 cv, sustituyendo al anterior propulsor atmosférico de 1.8 litros de igual potencia. Con un motor que se queda algo corto a bajas revoluciones para lo esperado, Opel sí que ha logrado un alto par motor, de 200 Nm disponible entre 1.850 y 4.900 rpm. Comparado con el anterior motor 1.8 de 140 CV y 175 Nm, entrega un 14% más de par motor con un consumo de combustible notablemente bajo de sólo 5,9 litros cada 100 km y sus emisiones de CO2 se fijan en 138 gr/100 km. Estas revisiones mecánicas se traducen en una aceleración de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos.
Precios:
Opel Astra 1.4 Turbo Sport 21.000 euros.
Opel Astra 2.0 CDTi Cosmo 22.600 euros.
Opel Astra 2.0 CDTi Cosmo Auto 24.100 euros.