Opel Antara: Un TT para finales de año

Enrique Marco16 may 2006
Opel presentó en el pasado Salón de Frankfurt el prototipo Antara GTC, y ante la excelente reacción del público y el rápido crecimiento de este segmento, sus dirigentes se han decidido a lanzarlo como modelo de producción.
Opel presentó en el pasado Salón de Frankfurt el prototipo Antara GTC, y ante la excelente reacción del público y el rápido crecimiento de este segmento, sus dirigentes se han decidido a lanzarlo como modelo de producción. El modelo definitivo, del que hoy mostramos las primeras fotografías oficiales, se presentará oficialmente en el próximo Salón de París (del 30 de septiembre al 15 de octubre) y llegará a los concesionarios a finales de año; momento en el que ya estará a la venta otro modelo del grupo GM con el que comparte muchas cosas: el Chevrolet Captiva.

a fondo Opel Antara 1

Con sus 4,57 metros de largo, 1,85 de ancho y 1,79 de alto, el nuevo Opel Antara es algo más grande que un Suzuki Grand Vitara o un Toyota Rav 4 y algo menor que un Ssang Yong Kyron, un Honda CRV o un Hyundai Santa Fe. Los rivales más parecidos por medidas son los Kia Sorento y BMW X3, que miden exactamente lo mismo que el Antara en longitud. Más datos de capacidad de maletero o funcionalidad de los asientos no se han aportado de momento, aunque se anuncia un habitáculo muy espacioso y con detalles de estilo dinámico como lo son unos asientos deportivos.
El sistema de tracción a las cuatro ruedas equipa un diferencial electro-hidráulico controlado electrónicamente, el cual integra los controles de estabilidad y ABS. Un sistema que le desmarca de la mayoría de sus rivales es el DCS (Sistema de Control de Descensos), y como extras podrá llevar la asistencia para la estabilidad del remolque TSA. En el interior el Antara incorpora una gran consola central con pantalla central de información, la cual podrá llevar innovadores sistemas multimedia.

Mecánicamente, la gama que llegará a finales de 2006 dispondrá de dos motores gasolina y un diesel. El escalón de acceso será un cuatro cilindros de 2,4 litros y 141 cv de potencia, mientras que el tope recurre a un propulsor que deriva de los anteriores Signum y Vectra. Se trata del conocido 3.2 V6, en esta ocasión con 224 cv de potencia, y asociado obligatoriamente a un cambio automático con función ActiveSelect. No obstante, la mayor parte de las ventas recaerán en el diesel, que para sorpresa no será el mismo 1.9 CDTi ya conocido en la gama de turismos, sino un 2.0 con 150 cv, motor que podrá escogerse tanto con el cambio manual de cinco velocidades como con el automático ActiveSelect.