Ogier dice que no pide ser el número uno y sí sentirse al mismo nivel que Loeb:

Agencia EFE17 oct 2011
El piloto francés Sébastien Ogier (Citroën) ha asegurado hoy a Efe que no exige a su equipo "privilegios o ser el número uno", sino sentirse igual de valorado que su compañero y compatriota Sébastien Loeb, actual colíder del Campeonato Mundial de Rallys y que el próximo año encabezará la escudería.

Tras su incontestable victoria en Francia, que le sitúa a tres puntos de los líderes, Sébastien Loeb y Mikko Hirvonen (Ford), el piloto galo acude este fin de semana al Rally de Cataluña, penúltima prueba del campeonato, convencido de que "todo es posible".

Una declaración de intenciones sustentada en la espectacular progresión de un piloto que apenas hace un año lograba su primera victoria como profesional y que ahora está en condiciones de disputarle la corona al siete veces campeón, su compatriota Loeb.

"Me siento muy bien y todo es posible en estos momentos. Somos tres pilotos muy capaces y siento como si en esta temporada todo se jugara a una última carta, por lo que no hay derecho a cometer errores", ha admitido en una entrevista a Efe el joven piloto, tras un acto en Barcelona con uno de sus patrocinadores.

Sin embargo, en la cabeza de Ogier no ronda únicamente el desenlace del mundial, sino el de su propio futuro en el equipo, después de que Citroën renovara a Loeb con la condición de ser el piloto número uno de la escudería el próximo año.

"No pido un estatus de privilegio ni pido ser el número uno. Solo pido sentirme al mismo nivel que los demás y tener las mismas posibilidades", ha aseverado.

Sin embargo, el galo podría enfrentarse este mismo fin de semana, en la prueba catalana, a la incómoda situación de tener que ceder ante su compañero Loeb, mejor situado en la tabla, para no comprometer la victoria de su equipo.

"Realmente es un problema, sobre todo para un piloto profesional, aunque es cierto que a veces se deben aceptar unas estrategias. Pero espero que esta situación no se produzca, sería difícil aceptarlo", ha reconocido Ogier.

Y es que el tercero en discordia, Mikko Hirvonen, podría ser el gran beneficiado de esa disputa entre los dos franceses de Citroën. "El equipo y la marca saben de este problema. Por eso han decidido favorecer a Loeb y ayudarle a ganar, porque está muy bien colocado, aunque haya tres puntos de diferencia", ha señalado.

Algo a lo que no se resigna Ogier, quien se considera "muy satisfecho" de su progresión y rendimiento, que le sitúan "al mismo nivel que Loeb en este momento". "Mirando la clasificación, todo es posible", ha reiterado.

"Mi objetivo es terminar el campeonato. No sé lo que el equipo querrá hacer después -ha apuntado-. Yo tengo ganas de luchar y tengo la suficiente velocidad para hacerlo y, a final de temporada, ya veremos quién es el más inteligente y cómo acaba todo".

Y aunque los rumores le ligan a Ford o Volkswagen, Ogier ha asegurado que por ahora tiene contrato por dos años y "el futuro, por ahora, no cambiará".

"Este año tengo que hacer un gran esfuerzo y el próximo ya abordaré las cosas. Soy joven todavía, quedan muchas temporadas para competir y para alcanzar mis objetivos", ha afirmado, antes de concluir: "Este ha sido un buen año y espero que sea muy bueno al final. Pero el próximo será aún mejor".

Àlex Cubero