Obama defiende el rescate del motor porque salvó más de un millón de empleos:

Obama defiende el rescate del motor porque salvó más de un millón de empleos 1
Agencia EFE03 mar 2012
El presidente estadounidense, Barack Obama, defendió hoy el rescate a la industria del motor estadounidense porque salvó más de un millón de empleos y ha permitido que el sector remonte y fabrique vehículos eficientes.

'Hoy, GM (General Motors) es el fabricante del motor número uno del mundo. Chrysler crece en Estados Unidos más rápido que ninguna otra compañía de automoción. Ford invierte miles de millones en plantas y fábricas en el país y planea traer miles de empleos de vuelta a casa', resumió Obama en su mensaje radiofónico semanal.

El presidente dijo que tras la quiebra de GM y Chrysler en 2009, el rescate del Gobierno permitió salvar más de un millón de empleos y recordó que a cambio de esa ayuda se les ha demandado responsabilidad.

'Ahora ya no sólo fabrican coches de nuevo, sino que son mejores', indicó Obama en referencia a los condicionantes para que esos vehículos consumieran menos y tuvieran menos emisiones.

'Están fabricando automóviles que tendrán una media de consumo de 55 millas por galón (casi 24 kilómetros por litro) a mediados de la próxima década. El doble de lo que tenemos hoy', indicó Obama, que ha sido atacado por la oposición republicana por destinar dinero público a estos rescates.

Obama también se refirió a los altos precios del combustible y aseguró que desde que llegó al poder en enero de 2009 la dependencia de Estados Unidos del petróleo extranjero ha pasado del 60 % a bajar en 2010 por primera vez en 30 años del 50 %.

El presidente dijo que la solución para reducir su dependencia del crudo no pasa por seguir perforando en su territorio, ya que Estados Unidos consume el 20 % del petróleo mundial y tiene tan solo el 2 % de las reservas mundiales.

Como ya hizo días atrás, Obama dijo que es hora de que se acaben los subsidios a la industria petrolera que tiene beneficios récord y recibe 4.000 millones de dólares anuales en dinero público.

El mandatario pidió al Congreso que actúe para poner fin a estas concesiones y a los ciudadanos a que presionen a sus representantes políticos para que dediquen esos fondos fuentes de energía limpia.