Nuevos Rover 25 y MG ZR: Cambios estéticos

Diego Zotes29 sep 2004
Con una estética más actual, un equipamiento más completo y unos precios similares a los de la anterior generación, los nuevos modelos de la marca británica llegan con unos buenos argumentos para convencer. En el apartado mecánico no hay novedades
Inicio
CAMBIOS ESTETICOS

a fondo Nuevos Rover 25 y MG ZR 1

En abril fuimos testigos de la presentación de los nuevos Rover 75 y MG ZT, en julio pudimos contemplar los nuevos Rover 45 y MG ZS y ahora, como no podía ser de otra manera, les ha llegado el momento de la renovación a los benjamines de la casa, los Rover 25 y MG ZR.
Con una estética más actual, un equipamiento más completo y unos precios similares a los de la anterior generación los nuevos modelos cuentan con unos buenos argumentos para convencer a los incondicionales de la marca británica.
Si lo que queremos es encontrar las diferencias con respecto a la anterior generación deberemos fijarnos en su diseño, tanto exterior como interior, porque si levantamos el capó y miramos en sus entrañas no descubriremos nada nuevo.
  Como viene siendo habitual, últimamente, los cambios más significativos los encontramos en su frotal, con una nueva rejilla central, coronada por el logotipo de la marca, y unos nuevos grupos ópticos dobles con proyectores halógenos. También aparecen en su lateral unas nuevas molduras pintadas en el color de la carrocería. Además, En la parte trasera, tanto el portón, de apertura automática a través del mando a distancia, como el paragolpes han sido ligeramente modificados.
En su interior los cambios han sido menos relevantes y principalmente se centran en el salpicadero, con la incorporación de algunos elementos de acabado cromado como las salidas de aire o la palanca de apertura de la guantera.
Los nuevos Rover y MG llegan con carrocerías de tres y cinco puertas y dos niveles de equipamiento diferentes: Comfort y Classic. Ambos vienen de serie con aire acondicionado y ABS. El acabado más completo, el Classic, incluye Radio CD, volante y pomo de la palanca de cambio en piel o sensores de aparcamiento. En cuanto al equipamiento opcional, existe la posibilidad de incorporar un reproductor de MP3 o un sitema de navegación.
En el apartado mecánico no ha habido sorpresas. Tanto los Rover 25 como los MG ZR montan las mismas motorizaciones y utilizan las mismas soluciones técnicas que los modelos de la anterior generación. En el caso del Rover 25 encontramos cuatro motorizaciones: tres gasolina -de 1.4 litros con 84 y 103 cv, y 1.6 de 109 cv- y una diesel -2.0 de 113 cv-. De igual manera, el MG ZR también monta en gasolina tres propulsores -1.4 litros de 103 cv y 1.8 de 117 y 160 cv- y el mismo diesel que el Rover -2.0 TD de 113 cv-.
Durante la presentación tuvimos la oportunidad de probar el MG ZR 2.0 TD de 113 cv, la única motorización diesel disponible en la gama. Aunque no destaca por nada en especial, sí nos agradó la alegría de su propulsor o la sensibilidad de su dirección, detalles que, en la práctica, le conceden una gran agilidad a la hora de desenvolverse por las carreteras más sinuosas. No obstante, deberían mejorar la excesiva sonoridad del motor dentro del habitáculo o los ruidos aerodinámicos que se generan cuando se circula a velocidades elevadas.
Los nuevos modelos ya se encuentran disponibles en los concesionarios de la marca a un precio que oscila entre los 12.253 euros del Rover 25 1.4 84 cv 3p. Comfort y los 19.772 euros que cuesta el MG ZR 160 cv 5p. Todos los modelos cuentan con una garantía de 3 años.
Clemente Vidal, Autocity
29 de Septiembre de 2004