Nuevo Seat Toledo 2013: Una berlina, como toda la vida

berlinatoledo_17c227ef8db2f9dd8f25dc2c1.jpg
Raúl Toledano06 sep 2012
Primera toma de contacto con el nuevo Seat Toledo 2013, que recupera su esencia original de berlina, bajo una silueta compacta pero genialmente aprovechada. A partir de acentuados parámetros de racionalidad, su espacio interior y su maletero no encuentran rival fuera del grupo VW. A la venta por 13.990 euros a mitad de ocutbre.
Seat recupera el concepto de tres volúmenes para el Toledo, reposicionándolo dentro de su gama como una berlina compacta desarrollada bajo parámetros racionales, casi low-cost, en tiempos de recesión, ofreciendo un alto nivel de confort y sobre todo un genial aprovechamiento interior que asombra por los 550 litros de maletero, los mismos que tiene su hermano gemelo Skoda Rapid.
Atrás queda la cuestionada tercera generación del Toledo, que, con su concepto de monovolumen, entre 2004 y 2009 pasó por años de “vacas flacas” y perdió el punch entre los más fieles entusiastas de un modelo nacido en 1991 –presentado también en Toledo– con aspiraciones de buque insignia por su silueta de berlina con portón trasero integrado y que, computando las tres generaciones pasadas, ha vendido más de 900.000 unidades en todo el mundo.
Basado en el Seat Toledo Concept presentado en el Salón de Ginebra 2012 y sustituto por dimensiones del extinto Seat Córdoba, el nuevo Toledo comenzará a venderse en España a mediados de octubre por un precio de partida de 13.990 euros. Los motores en liza son, en gasolina un tricilíndrico 1.2 litros de 75, el 1.2 TSI cuatro cilindros con potencias de 85 y 105 cv, y el 1.4 TSI con cambio automático DSG y 122 cv (que por 22.150 € será el Toledo más cara de la nueva generación). En ciclo diésel, la única mecánica disponible será la 1.6 TDI de 105, incorporándose a principios de 2013 este mismo bloque motor con el escalón de potencia inferior de 90 cv.Atrás queda la tercera generación con molde de monovolumen; ahora el Toledo recupera su esencia original de 1991
La gama del Seat Toledo estará organizada en torno a tres acabados, Entry (nuevo) Reference y Style, contando desde el escalón intermedio con equipamientos como, retrovisores de ajuste eléctrico, volante multifunción, radio-CD, aire acondicionado, ordenador de a bordo, seis airbag, y ESP. El Style añadirá además: llantas de aleación de 16 pulgadas, faros antiniebla con función cornering, climatizador, elevalunas eléctricos traseros y volante y pomo del cambio en piel, entre otros.

seattoledapoyo_2ce50b7f2d8bbcb4721a13cc9.jpg

MÁS PEQUEÑO QUE UN EXEO, PERO CON MÁS MALETERO
Con sus 4,48 metros de longitud, 2,60 m de batalla y un habitáculo interior en el que destacan cotas como los 65 mm de distancia de rodillas o 972 mm de altura libre entre asiento y techo para los pasajeros traseros, Seat posiciona al Toledo entre el Ibiza y el León, enfatizando la silueta de tres volúmenes como en el modelo original, 1991, del que hasta 1998 se vendieron casi 200.000 unidades en España. ¿Es un Exeo en pequeño? Sí, pero bastante más pequeño, hablamos de 18 centímetros más corto y 8 cm más estrecho.
Y en esa figura, lo más destacable es el enorme y práctico portón trasero, que alberga una zona de carga brutal que con los asientos traseros abatidos alcanza casi 1.500 litros y una profundidad de 1.80 metros, muy útil para transportar todo tipo de materiales. Además, bajo el piso, ofrece una rueda de repuesto normal junto a un cajón suplementario con 18 litros extras de capacidad. ¿Es tan grande? En directo, es un “cofre” enorme, imponente y sumamente aprovechable por sus formas regulares (valga como dato comparativo los 460 litros de su hermano mayor, el Exeo).
Con un diseño exterior discreto en el que destaca una trasera muy bien integrada gracias a sus sugerentes ópticas, pasamos a un habitáculo interior en el que priman los estándares de sobriedad del grupo VW pero todavía más acentuados. Ni mucho menos se puede hablar de un coche mal rematado. Sí que abundan materiales muy duros en zonas muy visibles que ya en coches de gama media no se usan, y algunos ajustes de piezas cuestionables, pero la sensación al subirte al Seat Toledo es que el coche “no se va a caer a cachos”. Al final de esta primera toma de contacto, tenemos la sensación de conducir un coche espacioso, agradable y con todo muy a mano para el conductor, que disfrutará incluso de unos asientos muy confortables para largas rutas.

seattoledapoyo_284998e24398c2c1bdbae941e.jpg

En marcha, Seat vuelve a sacar notable alto en la puesta a punto de sus coches, y con respecto al Skoda Rapid que probamos en julio, el nuevo Toledo es un punto más efectivo en el apartado dinámico, cuyo carácter es más propio de un compacto del segmento C que de un coche derivado de la plataforma de utilitario, la misma que el Ibiza. Su chasis demuestra mucha nobleza con reacciones bastante ágiles, unas amortiguaciones que filtran genialmente las irregularidades y altas dosis de seguridad y confort, con una más que correcta insonorización del habitáculo interior.Es muy agradable de conducir, con unas reacciones ágiles y una sensible mejora en insonorización respecto al Rapid
"PAQUETE TODO INCLUIDO"
Por último, Seat lanza con su nuevo Toledo el "Paquete Todo Incluido” costeando el coche con la financiera de la marca, “Seat Credit”, que incluirá cuatro años de garantía, otros tanto de mantenimiento, seguros a todo riesgo el primera año y seguro por desempleo, todo valorado en unos 2.500 euros, según el fabricante.