Nissan Qashqai 2010: Más diseño y calidad

a fondo Nissan Qashqai 2010 1
Diego Zotes22 mar 2010
Nissan lanza la segunda generación de su superventas Qashqai, con un diseño más atractivo, un interior de calidad y muy equipado y motores gasolina y diésel de hasta 150 cv con tracción simple 2WD e integral 4WD. Una joyita pulida.
Para este 2010 podemos disfrutar de un superventas Qashqai y Qashqai +2 más atractivos si cabe, con un diseño más sofisticado y refinado, mayor equipamiento de serie desde los acabados más básicos que otorga un plus al bienestar interior y una nueva mecánica más respetuosa con el medio ambiente denominada Pure Drive que emite tan sólo 129 gr/km y permite ahorrar gran parte del impuesto de matriculación.
Con estas credenciales llegan los nuevos Qashqai y Qashqai +2 para unirse a toda la gama crossover de Nissan, con el nuevo Murano diésel y el pequeño Juke, y convertirse en líderes del segmento crossover. Desde el lanzamiento del Qashqai, allá por el año 2007, han revolucionado el segmento de los compactos con un tamaño recatado, algo superior en la versión +2, y un innovador espíritu todocamino denominado crossover, con unas cualidades de conducción ágil y dinámica por todo tipo de caminos desde una altura algo más elevada que en los turismos convencionales, más propia de modelos SUV. Además, a aquellos conductores que les guste hacer incursiones más profundas en el campo, dispone de versiones con tracción total asociadas a los motores más potentes en gasolina y diésel que le permiten defenderse con solvencia en los terrenos más escabrosos.
Para este 2010 renueva notablemente su aspecto exterior para ofrecer un diseño más moderno y de estilo más refinado, para resultar más atractivo a los usuarios, además de introducir cantidad de mejoras aerodinámicas en la carrocería que reducen las cifras de consumo y emisiones. Los principales cambios los encontramos en el frontal, con una imagen más agresiva, donde cambian elementos como el capó, más curvado y aerodinámico, las aletas más fluidas, la parrilla con panel de nido de abeja y fundamentalmente, los faros, que se afilan para transmitir un aspecto más deportivo y sofisticado. En la trasera los cambios vienen de la mano de unas nuevas ópticas, que con una forma similar a la ya conocida introducen tulipas blancas para los intermitentes y una iluminación de frenada por led´s. Se corona la imagen con una caída de techo más pronunciada hacia la zaga, dibujando una silueta más dinámica, reafirmada por un alerón más aerodinámico. Dos nuevos colores más atractivos envuelven la carrocería, el gris Titanium Grey y el rojo Magnetic Red.
En el interior lo más destacado es la calidad mejorada de los materiales que forman el salpicadero y los guarnecidos, de tacto suave y esponjoso, y un cuadro de mandos más moderno que permite una lectura más clara y sencilla gracias a una mayor iluminación de los dígitos. Los asientos han cambiado su forma y ahora presentan una apariencia de mayor calidad con nuevos colores y recogen mucho mejor el cuerpo. Para aumentar su practicidad incorpora nuevos huecos portaobjetos en la consola central y en el túnel central, para dejar pequeños objetos, mientras sigue apostando en los acabados altos de gama Tekna Sport y Tekna Premium (los más vendidos) por el nuevo Nissan Connect, que incluye un sistema de navegación con pantalla táctil, conexión bluetooth para teléfono, cámara trasera de aparcamiento y sistema de audio de alta calidad de la marca Bose con subwoofer y amplificador, así como por un control de velocidad desde el acabado de acceso Visia. Por encima se sitúan el Acenta y los altos de gama Tekna Sport y Tekna Premium. Desde el equipamiento inicial Visia ya disponemos de aire acondicionado, conexión de teléfono Bluetooth, 6 airbags, reposabrazos delantero, retrovisores eléctricos y calefactados, llantas de 16 pulgadas y conexión de MP3.
En cuanto a los motores con los que está ya disponible en los concesionarios, continúan siendo los mismos que en la generación anterior, dos gasolina y dos diésel, combinados con sistemas de tracción simple 2WD (todos los motores) e integral electrónica All-Mode 4WD (con los motores de 2.0 litros gasolina y diésel) y cambio manual de 6 velocidades, excepto el pequeño de gasolina que va con cambio manual de 5 marchas. Sólo los más potentes en gasolina y diésel, con motores de 2.0 litros, pueden combinarse con cambio automático de 6 relaciones, el gasolina con un moderno CVT de transmisión continua variable y el diésel con tracción 4WD con un cambio automático tradicional con convertidor de par.
En gasolina encontramos el 1.6i 16 válvulas que entrega una potencia de 115 cv y un par motor de 156 Nm, que se acompaña del demandado 2.0i también con 16 válvulas que desarolla 140 cv y un par motor de 196 Nm. En diésel figuran los elogiados 1.5 dCi de 106 cv de potencia y 240 Nm de par y el excelente 2.0 dCi con 16 válvulas de 150 cv y 320 Nm de par, que garantiza las máximas prestaciones con unos consumos mínimos. Pero si lo que buscamos es conseguir los mínimos consumos, las emisiones más recatadas y el mejor precio final, podemos optar por la nueva versión Pure Drive que con el motor 1.5 dCi con la misma potencia y mismo par que el convencional, al que añaden algunas modificaciones a nivel aerodinámico como huecos de faros antiniebla cerrados, neumáticos de baja resistencia a la rodadura, tapacubos y unas relaciones de cambio más largas, dejan el consumo en 4,9 litros a los 100 km y las emisiones en 129 gr/km, algo inusual para un coche de su volumen.
A nivel mecánico los cambios son pocos, pero se ha recalibrado la suspensión trasera haciéndola más rígida para hacer más cómodas las sensaciones de conducción y el confort de los pasajeros, así como para lograr reducir los ruidos en el habitáculo provenientes de la rodadura con nuevos bujes más robustos. La dirección también se ha modificado para conseguir una conducción aún más directa y ágil.
Con un posicionamiento de precios fantástico se convierte en una de las opciones más económicas en todos los segmentos entre los que puede encontrar rivales, desde el compacto, pasando por el monovolumen, hasta el segmento SUV compacto, con unas cifras en el Qashqai de tracción delantera 2WD que van desde los 18.950 euros del 1.6i de 115 cv Visia hasta los 26.600 euros del 2.0 dCi Tekna Premium, mientras que con tracción total 4WD desde los 23.450 euros del 2.0i con acabado Visia hasta los 30.700 euros del 2.0 dCi automático Tekna Premium. Para adquirir el Qashqai +2 con 7 plazas habrá que añadir a cualquier versión algo más de 1.500 euros.