Nissan Qashqai 2.0 dCi: El todo en uno

a fondo :: Nissan Qashqai 2.0 dCi 1
Diego Zotes17 ago 2009
Tras dos años de impresionante éxito conseguido con la primera edición del Qashqai, convirtiéndose en un superventas y en líder del segmento SUV, la marca japonesa Nissan lanza una actualización de su crossover urbano
El todo en uno
Tras dos años de impresionante éxito conseguido con la primera edición del Qashqai, convirtiéndose en un superventas y en líder del segmento SUV, la marca japonesa Nissan lanza una actualización de su crossover urbano, como ellos lo denominan, para acercarse más si cabe a la fórmula de la felicidad y atraer aún más público hacia su coche más polivalente. Su gran acogida no tiene precedentes, y la razón quizás se deba a su carrocería elevada que tanto gusta, a su concepto a medio camino entre un todoterreno que permite afrontar cualquier trazado y un turismo compacto, con un excelente comportamiento dinámico gracias a unos motores muy ágiles y potentes y a un chasis muy estable. O quizás definitivamente sea por la posibilidad de adquirir un vehículo con todas esas cualidades a un precio para esta versión alta de gama Tekna Sport 2.0 dCi de 150 cv con tracción delantera 4x2 que probamos de 24.900 euros, pero con un equipamiento de seguridad y confort sobresaliente que ya querrían para sí muchos coches del segmento superior.
El Qashqai desde su llegada al mercado se ha colocado en una posición privilegiada dentro del segmento de los compactos con unas cualidades muy similares a las de cualquier modelo de este segmento, pero con unas virtudes aún mayores en cuestión de capacidad y habitabilidad interior, presencia y polivalencia de conducción. Sus rivales se dividen entre varios segmentos, como entre los compactos de cinco puertas, o la versiones compactas de los SUV y los monovolúmenes. Entre los primeros encontramos modelos como el Volkswagen Golf, el Mazda 3, el Citroën C4, el Ford Focus o el Fiat Bravo, mientras que ya con look todoterreno y tracción total el protagonismo recae sobre los más recientes Ford Kuga, Citroën C-Crosser o Renault Koleos, entre muchos otros. Monovolúmenes como el Citroën C4 Picasso, el Ford C-Max, el Opel Zafira o el Mazda 5 también pueden ser algunos de sus competidores.
En rasgos generales, lo más destacado del nuevo Qashqai respecto a su anterior generación son algunos acertados cambios estéticos y la incorporación de un equipamiento muy completo de serie en los acabados medio alto con unos precios bastante atractivos. Analicémoslo al detalle
Como comentábamos de entrada, el diseño del Qashqai llama la atención por su carrocería elevada y un imponente aspecto SUV todoterreno que dibuja un inmenso habitáculo de gran polivalencia en una longitud de 4,31 metros, comparándolo sobre todo con sus rivales naturales que por dimensiones y precios son del segmento compacto, conviertiéndose además en la alternativa perfecta frente a monovolúmenes compactos y familiares. Aun con todo su volumen, una silueta de trazos suaves y unos voladicos cortos dibujan una carrocería redondeada que resulta finalmente mucho más liviana que la mayoría de los SUV. En el conjunto destaca un frontal lleno de personalidad, con una parrilla cromada de lamas horizontales, unos paragolpes elevados y no muy abombados para sugerir más ligereza, puertas de tamaño amplio para garatizar un acceso cómodo al interior y una zaga donde el mayor protagonista es el portón del maletero, coronado por un discreto alerón, que alcanza el paragolpes trasero y gracias a su gran amplitud facilita la carga de objetos voluminosos. Llama la atención en este SUV los refuerzos inferiores de plástico negro en la carrocería sobre los paragolpes y los laterales de las puertas, que evitan los indeseados roces de la pintura con ramas o piedras en conducción Off-Road.

a fondo :: Nissan Qashqai 2.0 dCi 2

La nueva generación del Qashqai muestra algunas modificaciones en lo que a equipamiento se refiere que lo hacen aún más interesante y atractivo que antes, con colores exclusivos como el color berenjena oscuro metalizado de nuestra unidad de prueba, las llantas de aleación multirradio de 18 pulgadas que combinan cromo con bordes oscurecidos, una sofisticada parrilla delantera en color plata oscurecida, barras cromadas en el techo, tiradores de puertas cromados, cristales traseros tintados y un techo solar panorámico, mientras que en el interior en el campo del confort presenta un avanzado sistema de audio, navegación y telefonía denominado Nissan Connect, muy intuitivo y con cámara trasera de aparcamiento, elementos de serie en nuestra unidad con acabado Tekna Sport, el eje central de la nueva gama del Qashqai que le otorga un estilo mucho más deportivo y juvenil. Con todos estos nuevos alicientes, el Qashqai más que nunca arrebata todo el protagonismo a los turismos del segmento C de cinco puertas.
El interior presenta un aspecto sencillo y atractivo, realizado con materiales resistentes de buena apariencia y protagonizado por un salpicadero de líneas rectas con salidas de ventilación cromadas circulares de aspecto muy moderno y con una consola central inclinada y que sobresale para acercar los mandos de confort al conductor, entre los que encontramos el climatizador bizona y el sistema de navegación mediante tarjeta SD actualizable con una pantalla a color de 5 pulgadas. Este navegador incluye el sistema de audio con lector de CD y MP3 con entradas auxiliares para fuentes externas de sonido, así como el sistema manos libres por Bluetooth de serie desde el acabado Tekna Sport. Todos los datos del ordenador de a bordo como temperatura exterior, nivel de combustible, temperatura del agua, autonomía de combustible o velocidad media se controlan desde la pantalla central del cuadro de mandos, situada entre dos modernos relojes analógicos que miden la velocidad y las revoluciones del motor. Desde el volante, realizado en piel, se manejan los datos de este ordenador, así como el sistema de audio, el de telefonía y el del control de velocidad, evitando las distracciones del conductor.
Cuando afirmamos que ofrece lo mejor de los monovolúmenes nos referimos a que presenta unos asientos colocados en una posición elevada dominante permitiendo una gran visibilidad y un control absoluto de los alrededores del vehículo por los pasajeros. Hasta el acabado Tekna Sport están realizados en tela de la mejor calidad, mientras que en el superior Tekna Premium se pueden elegir entre piel negra o marrón. Sujetan el cuerpo bastante bien tanto en conducción por carretera como cuando nos adentramos hacia un terreno más campero. La modularidad de los asientos es muy buena, permitiendo desplazarlos hacia delante o hacia atrás para priorizar la carga o el transporte en un maletero de hasta 410 litros, así como abatirlos completamente para transportar objetos de gran tamaño.
Imitando a un compacto
Dinámicamente, nos ha impresionado comprobar cómo el Qashqai se desenvuelve en cualquier tipo de terreno, tanto en caminos, como en carretera o incluso por ciudad, puesto que nunca deja notar sus 1.520 kilos que pesa ni los 1,6 metros de altura que mide. Y todo gracias cómo no a uno de los mejores motores que se pueden elegir con el Qashqai, el 2.0 dCi con 16 válvulas e inyección directa por common rail de nuestra unidad, que consigue unas llamativas prestaciones para un SUV de este tamaño y mantiene los consumos a raya. Sus 150 cv de potencia y sus 320 Nm de par motor son suficientes para moverle con una soltura inusitada tanto en el tráfico urbano como por las autopistas más rápidas. Muestra una gran agilidad desde bajo régimen, con una capacidad de acelaración que sorprende para su tamaño. Los consumos son muy contenidos, empleando tan sólo 6,6 litros para hacer 100 km según los datos oficiales, que en la práctica es algo más, pero ya da una idea de lo económico que resulta. Estas buenas cifras se consiguen mediante la combinación del motor 2.0 dCi con una caja de cambios de 6 velocidades de escalonamiento cerrado en las primeras 4 relaciones, con las dos últimas de desahogo para beneficiar los consumos y las emisiones, que quedan en 174 gr/km de CO2.

a fondo :: Nissan Qashqai 2.0 dCi 3

Como todo SUV moderno que se precie, el Qashqai permite elegir en el momento de la compra el tipo de tracción que queremos, tracción total 4x4 o tracción 4x2 delantera. Por esta última hemos optado nosotros para nuestra unidad de prueba, siendo la que más demanda experimente, puesto que favorece su agilidad en circulación por carretera sin penalizar demasiado los consumos. El comportamiento general con la tracción delantera es excelente, destacando una agilidad propia de vehículos compactos. Aquí tienen algo que ver tanto una suspensión muy equilibrada, con sistema MacPherson en el eje delantero y un evolucionado sistema multibrazo trasero, que mantiene un gran compromiso entre eficacia dinámica y confort de marcha y una dirección de asistencia electrohidráulica súmamente precisa que facilita las maniobras y ofrece una gran estabilidad en carretera.
Entre el equipamiento de seguridad que incluye el nuevo Qashqai encontramos 6 airbags, ABS con distribución electrónica de la frenada EBD y asistente a la frenada de emergencia BA, asó como control de estabilidad ESP con contro de tracción TCS, control de frenada en curva CBC y control de subviraje EUC.
En definitiva, un superventas con más argumentos que en la anterior versión para que la lista de espera aumente considerablemente, como está pasando... Si quieres uno, no pierdas tiempo y acorre a por el tuyo!!