Nissan NV-200 Evalia: El mejor compañero de viaje

a fondo Nissan NV-200 Evalia 1
Diego Zotes04 oct 2011
El nuevo Evalia de Nissan ofrece lo mejor de dos mundos, una gran capacidad de transporte de objetos de gran volumen y de pasajeros con un refinamiento y equipamiento ejemplares, movido además por motores muy eficientes.
Contacto
Nissan presenta, quizás, la opción de automóvil más versátil y económico del mercado, recogiendo el tradicional espíritu de Nissan que ya encontrábamos en su histórico superventas Vannette y posterior Serena, de ofrecer algo más que un monovolumen, en un tamaño bastante compacto de sólo 4,4 metros de longitud, similar al de un Qashqai. A pesar de estar derivado del existente NV-200 de carga y realizado sobre la plataforma modificada del utilitario Note, desde Nissan lo encuadran dentro de su nueva categoría de vehículos familiares o Family Cars, orientados siempre a gente joven, unos con familia con un estilo de vida muy activa que disfrutan del tiempo libre en familia y otros con aficiones a deportes practicados al aire libre, como montañismo, senderismo, buceo, surf, esquí, etc, que requieren un equipamiento voluminoso y por ello un gran espacio de carga.
El Nissan Evalia es un vehículo de tipo monovolumen que en unas dimensiones compactas ofrece una gran habitabilidad, capaz de albergar a siete pasajeros adultos de manera muy confortable, con una maniobrabilidad ejemplar en entornos urbanos, gracias a un radio de giro de 5,3 metros. Se puede adquirir en configuración de 5 ó 7 plazas, destacando las dos puertas laterales deslizantes y un amplísimo portón trasero que facilitan el acceso y la carga, siendo esta muy amplio incluso con las 7 plazas habilitadas.
Para Nissan España es un orgullo presentarlo, puesto que se fabrica en exclusiva en la factoría de la marca en Barcelona para toda Europa. Desde ya mismo está disponible en los concesionarios con campaña de lanzamiento hasta final de año, partiendo de un precio de 16.371 euros para el Evalia con motor de gasolina de 1.6 litros y 110 cv de potencia, mientras que para adquirir el diésel hay que añadir algo menos de 1.000 euros hasta llegar a los 17.262 euros. Si se opta por la configuración de 7 plazas el sobreprecio será tan sólo de 450 euros.
Aspecto dinámico y tremendo espacio de carga
La imagen del Evalia se percibe muy moderna, a la japonesa, con unos rasgos fluidos que recorren toda la carrocería desde frontal hasta la zaga. Lo más llamativo es el frontal, que con una parrilla alargada con detalles cromados y unos faros muy rasgados con intermitentes integrados ponen la nota de modernidad y atractivo al conjunto, hermanándolo con otros modelos de la marca y diferenciándolo de sus hermanos más orientados a la carga. La vista lateral muestra un habitáculo de amplísimas dimensiones, con unas tremendas puertas para un acceso cómodo y fácil. La zaga por su parte sorprende con un inmenso portón que abre por completo desde el techo hasta el paragolpes trasero, minimizado para rebajar la altura de la boca de carga. Los faros traseros están colocados de forma vertical en los laterales para no interferir en el espacio de almacenaje.
En el interior lo que más llama la atención es el gran espacio disponible para todos los pasajeros, pudiendo ser tanto para cinco como para siete pasajeros en tres filas de asientos gracias a su gran distancia entre ejes de 2,725 metros. Curiosamente, la última fila de dos asientos gemelos muestra una solución muy japonesa, recogiéndose lateralmente hacia las ventanillas y dejando un completo espacio de carga sin tener por qué extraerlos del coche. Pero las que de verdad son las características fundamentales del nuevo Evalia es su versatilidad y polivalencia con un espacio de carga impresionante que va desde los 900 litros con los 7 asientos habilitados hasta los 2.900 litros cuando están las dos filas traseras abatidas, pasando por los 2.000 litros cuando se recoge sólo la tercera fila. Además, para hacer más fácil la vida a bordo en familia está repleto de huecos portaobjetos de gran capacidad. En cuanto a las terminaciones, la apariencia del salpicadero y de la consola es muy similar a la de cualquier turismo, con detalles cromados que modernizan su aspecto en combinación con rígidos plásticos negros de gran resitencia aunque peor apariencia y tacto. Eso sí, la conducción es más cercana a la de una furgoneta que a la de un turismo, con el asiento del conductor muy elevado, como el resto de los asientos, el volante colocado muy diagonal con regulación sólo en altura y la palanca del cambio en la consola central. Esto brinda una visibilidad excepcional.
El equipamiento de serie es sorprendente para un vehículo económico de estas características, donde no faltan sistemas como el climatizador, cámara de visión trasera, radio CD con conexión de teléfono Bluetooth, sistema de acceso y arranque de motor mediante llave inteligente i-Key, encendido automáticos de luces y limpiaparabrisas, faros antiniebla, airbags frontales, cristales traseros tintados y llantas de aleación de 14 pulgadas, entre otros elementos. Como opción sólo se puede completar con dos packs cerrados de equipamiento, el Comfort, con el sistema de navegación Nissan Connect y el control de crucero y el de Seguridad, con control de estabilidad ESP y los airbags laterales para una mayor protección de los ocupantes.
Propulsores eficientes y suficientes
Los motores que mueven al nuevo Evalia, es un gasolina con 110 cv ya conocido del NV-200 y un nuevo diésel también de 110 cv de origen Renault. Exactamente, en gasolina se trata del conocido 1.6 litros de cuatro cilindros de aluminio y 16 válvulas con 110 cv a 6.000 rpm y un par motor de 153 Nm a 4.400 rpm, que consigue una cifra de consumo medio combinado más que aceptable de 7,3 litros a los 100 km, mientras que en diésel, llega el nuevo 1.5 dCi de cuatro cilindros y turbocompresor que rinde 110 cv de potencia a 4.000 rpm y un par motor de 240 Nm, rebajando el consumo a 5,5 litros a los 100 km homologados. A conseguir esta baja cifra de consumo contribuye el sistema de inyección directa por common rail y el nuevo cambio manual de 6 velocidades muy preciso y suave, mientras que el gasolina tiene que conformarse con un cambio manual de 5 velocidades.
Uno de los mayores atractivos de estos motores es que se alargan notablemente las revisiones de mantenimiento y cambios de aceite, hasta los 20.000 kms en el motor diésel y hasta los 30.000 kms en el de gasolina.
Para el bastidor se ha optado por una solución recogida de los resistentes vehículos de transporte, con una configuración McPherson en el eje delantero con un brazo inferior para mejorar la direccionalidad, con amortiguadores independientes, y un eje torsional trasero sujeto por ballestas que maximizan sus posibilidades de carga. Se ayuda de una dirección eléctrica de asistencia variable que facilita la mniobrabilidad, mientras que en materia de seguridad activa dispone de serie de ABS, asistencia electrónica a la frenada EBA, distribución electrónica de la fuerza de frenado EBD.