Nissan Note 1.2 DIG-S: Un pequeño gran coche

noteportada_7b1466a98c2526438dbcd213b.jpg
Raúl Toledano12 ago 2014
Nos colocamos al volante de un interesante turismo como es el Nissan Note, espacioso, versátil y muy bien equipado, tres argumentos que junto a una imagen rejuvenecida y un motor gasolina potenciado hasta los 98 cv coronan esta segunda generación de un pequeño gran coche.
Qué gozada el nuevo Note, un diamante pulido por Nissan, más que pulido, transformado en el quirófano que la marca japonés destina a su oferta de vehículos urbanos, donde el bisturí aplicado en los últimos años le ha concedido rotundamente la razón; ahí están el resurgido Nissan Micra de acceso a la gama y el crossover molón y moderno Nissan Juke marcando el paso en sus respectivos segmentos. Y ahora, desde finales de 2013, la segunda generación del Nissan Note, que con apenas 4,10 metros de longitud (2 cm más que su antecesor) es un turismo muy grande, mucho más grande que antes, y no sólo de dimensiones hablamos.
a favor- Espacio y modularidad- Equipamiento completo- Confort de marchaen contra- Capacidad de aceleración- Consumo muy sensible- Brusquedad Start/Stop
El Nissan Note de primera generación pasaba por ser un monovolumen urbano, alicaído en su diseño y con un precio que tampoco invitaba a su compra. Con esta segunda entrega sigue pugnando contra modelos de su misma concepción, Kia Venga, Citroën C3 Picasso ó Ford B-Max, y amplía las miras amenazando a los tradicionales utilitarios de cinco puertas, Renault Clio, Opel Corsa o Seat Ibiza, con los que se equipara en precio pero supera ampliamente en espacio interior y posibilidades de equipamiento, sus parcelas más fértiles.Supera en polivalencia a los tradicionales utilitarios de cinco puertas, a los que también amenaza gracias a una imagen más atractiva que antes
Basado en la plataforma V de modelos subcompactos que Nissan y Renault utilizan en coches como el citado Juke, Captur o Clio, el Note presenta una distancia entre ejes muy destacada (2,60 metros, una medida más típica de un compacto que de un utilitario) y unos voladizos recortados (las ruedas, casi en las esquinas) que se traduce en un habitáculo muy grande en relación a sus dimensiones exteriores. Además, aunque es 1,5 cm más bajo que antes (1,53 m en total), los asientos van colocados en una posición más baja de lo que se obtiene una altura interior libre hasta el techo muy notoria, tanto delante como detrás.El espacio para las rodillas y la cabeza en la fila trasera es excepcional
En términos de habitabilidad, el Note cuenta con numerosos huecos para vaciarse los bolsillos, incluidos los de las plazas traseras, no muy frecuentes en esta categoría. La banqueta posterior, poco práctica para un tercer pasajero por su anchura limitada, es modulable en longitud, con lo que, según las necesidades, se puede ganar espacio para las rodillas o para el maletero, cuya capacidad oscila entre los 325 y 400 litros (1.495 l con los respaldos abatidos), números que lo vuelven a equipar con modelos muchos más grandes.La capacidad del maletero oscila entre los 325 y 400 litros, según la posición de la banqueta trasera modulable
Una de las razones por la que el anterior Note pasó sin pena ni gloria fue un diseño anodino que en buena medida compartía con el Renault Modus, otro patito feo de los últimos tiempos. El nuevo Note nada tiene que ver con unas líneas estéticas más modernas y fluidas. Su forma de cuña, beneficiando a su aerodinámica, arranca en un frontal con personalidad gracias a sus faros rasgados y calandra cromada incrustada en éstos, continúa en un perfil con unas nervaduras en las puertas y una cintura ascendente y concluye con una caída de techo suave hacia una zaga de corte casi vertical y en la que el gran cambio lo protagonizan los nuevos pilotos verticales traseros.
Además nuestra unidad ofrece un look más juvenil gracias a un kit de personalización denominado "Dynamic Styling" que aumenta la deportividad de su aspecto exterior con aditamentos como las lunetas traseras oscurecidas, paragolpes delantero específico, alerón posterior o unas llantas de aleación bitono de 16 pulgadas.

apoyo_968a1df7e5f7ec78aaad24d75.jpg

Esta evolución en la apariencia exterior continúa a nivel de acabados interiores, donde encontramos un habitáculo repleto de plásticos duros de buena calidad. Sin licencias al lujo, la sensación de solidez general está muy presente en este Note, que recuerda en el diseño de sus elementos clave (volante, climatización circular, cuadro de instrumentos) a otros modelos de la marca. El negro general apenas contrasta con aplicaciones cromadas en el pomo del cambio, los tiradores de las puertas, los mandos del volante o los flancos de la consola central.Sin licencias al lujo, la sensación de solidez general está muy presente en el interior del Note
El Note que pasa por la redacción de Autocity corresponde al acabado más alto "Tekna Premium", incluyendo de serie Start/Stop, luces y limpias automáticos, faros antiniebla, climatizador, navegador en pantalla táctil a color de 5,8” o bluetooth, y lo que Nissan denomina "Escudo de Protección Inteligente", que aglutina equipamientos en seguridad activa como el detector de ángulo muerto, el aviso de cambio de carril involuntario o el sensor de movimiento marcha atrás que funcionan gracias a la cámara de visión 360 grados que estrenó el Qashqai, también de serie en nuestro Note cuyo precio oficial con el citado kit "Dynamic Styling" se sitúa en los 21.090 euros (PVP).

apoyo_38f07f063fb63df1d1af5c46f.jpg


El Note que probamos durante una semana responde a la denominación comercial "DIG-S", esto es, el motor de gasolina más potente (98 cv) de la gama, basado en el motor tricilíndrico de 1.2 litros que en la versión atmosférica se estanca en los 80 cv. Respecto a éste, la mecánica "DIG-S" incorpora un sistema de inyección directa y un compresor que sirve para mejorar claramente en prestaciones (181 km/h de velocidad punta y 11,7 segundos de 0-100 km/h, dos segundos más rápido) y consumos (4,3 l/100 km por los 4,7 que homologa el 1.2 80 cv). El sobrecoste, a igualdad de nivel de acabado, sería de 900 euros.El motor tricilíndrico, ahora con compresor, aumenta la potencia de 80 a 98 cv
Merece la pena pagar ese dinero por el Note gasolina más potente. Lo que sería más cuestionable es la comparación con el diésel de 90 cv, un motor más elástico, con una respuesta más viva en cualquier régimen de giro, y por supuesto con un consumo real más contenido (homologa 3,6 litros), cifras a los uno se puede aproximar con una conducción relajada, circunstancia que nunca ocurre con el gasolina, moviéndonos siempre por encima de los 6 litros según nuestro ordenador de viaje. A nivel de rumorosidad el tricilíndrico tampoco es un virtuoso, ruidoso cuando exigimos al compresor que trabaje y con un funcionamiento mejorable del Start/Stop. El diésel es, según el acabado, entre 300 y 600 euros más costoso, y sinceramente, más recomendable como primer coche de una unidad familiar.En ciudad la principal pega de la mecánica es la brusquedad con la que trabaja el Start/Stop
Por su parte al Nissan Note 1.2 DIG-S le falta un poco de nervio a carretera abierta, no es ni mucho menos un coche rápido, costándole mucho ganar velocidad. Más todavía si vamos cargados. Esta merma de fuerza (palpable subiendo un puerto de montaña, por ejemplo) se agudiza por culpa de unos recorridos muy largos de la transmisión manual de cinco velocidades. Es un coche que en el día a día, ciudad o carreteras de circunvalación, se mueve con más desparpajo. De cualquiera de las maneras, el Note es un turismo muy cómodo de suspensiones, sencillo de conducir, con una estabilidad óptima y una dirección de asistencia eléctrica que redondea la sensación de control y seguridad del conductor. Su calidad de rodadura es impecable, es cómodo y estable