Nissan Juke 1.5 dCi 2014: Sólido visionario

jukeapoyo_b3ec04f05dee5d7bbdb179bab.jpg
Raúl Toledano30 oct 2014
Probamos al visionario Juke, el crossover urbano de Nissan que tras una actualización en 2014 que conlleva un notable aumento de su maletero, se oferta como un coche de imagen, muy bien equipado y, con este motor diésel de 110 cv y su carrocería ligera con tracción 4x2, brilla por su alegre comportamiento y contenido consumo.
"Crossover", término inglés traducido literalmente al castellano como "cruce" ha dado vida a un segmento en auge de coches que aparentan lo que no son. O dicho de otra manera, un cruce entre carrocerías de tipo SUV y los tradicionales utilitarios de ciudad. Fue precisamente el Nissan Juke, en 2011, el primero en abrazarse a esta moda basada en la estética campera y en una utilización cien por cien asfáltica. Y la verdad, los números hablan por sí solos: más de 7.000 matriculaciones en los primeros nueve meses de 2014.
Llamamos a Nissan España para la cesión de una unidad del restyling del Juke 2014, que tres años después ha pasado de ser una propuesta única a tener media docena de rivales, más todos los que llegarán a lo largo de 2015. Un diseño atrevido, juvenil y arriesgado, que después de esta actualización, se mantiene inalterable, al igual que sus compactas cotas exteriores (4,14 metros de largo y 1,57 m de alto). Además la prueba corresponde a una versión de tracción simple (el Juke es de los pocos crossover con tracción 4x4), que a decir verdad es la más lógica para su tipo de conducción habitual y que ahora además se beneficia de una mayor practicidad gracias a la ganancia de espacio de maletero, pasando de 251 a 354 litros (en las versiones 4x4 este valor se reduce a 207 l).
a favor- Comportamiento- Equipamiento y maletero- Consumos y respuesta dCien contra- Plazas traseras- Precio- Rumorosidad mecánica
Además de esta mejora, el Juke 2014 incorpora nuevos elementos de equipamiento que antes no podía tener, como los faros de xenón y un techo de cristal practicable, ambos presentes en nuestro acabado "Tekna Premium", el tope de gama y que, a pesar de su elevado precio de 24.850 euros, brilla por una dotación de serie extraordinaria con elementos como el acceso y arranque sin llave, el sistema de cámaras 360 grados, asientos deportivos, el navegador "NissanConnect 2.0", y el sistema de estrambótico nombre "Escudo de Protección Inteligente" que engloba tres tecnologías (desconectables) como el detector de ángulo muerto, asistente de cambio de carril involuntario y el de la presencia de un obstáculo en movimiento en la parte trasera.

jukeapoyo_4daf53f5aaed37d202f005d40.jpg

Como buen restyling, la estética exterior ha sufrido retoques. Sin modificar lo esencial, el Juke 2014 incorpora luces diurnas de LED, nuevas rejillas delantera y trasera en la parte baja de los paragolpes, y los característicos pilotos acentúan su forma de bumerán al estilo 370Z. Además, nuestra unidad monta un pack exterior (valorado en 674 €) que añade llantas de aleación de 18 pulgadas (neumáticos de 225/45) en color negro brillante, tonalidad que se repite en los paragolpes y retrovisores, así como en las terminaciones de los faros delanteros, y la pintura metalizada (por 470 €) en "Rojo Sólido".

jukeapoyo_32c2606d2428de38f2a3f058c.jpg

RIVALES, Y MÁS RIVALES
Nunca fue el Juke un coche que pasó desapercibido, bonito o feo según los ojos que lo miren. La estética como todo o nada. La originalidad, más que nunca, como arma de doble filo ante rivales como los Renault Captur, Citroën C4 Cactus y Jeep Renegade, sus tres principales alternativas vistas desde el prima del diseño, dejando al Ford EcoSport como el adversario más económico y al Peugeot 2008 como el más equilibrado. La competencia no se detiene ahí, pensando en modelos más prácticos y capaces (pero menos chic) como los Opel Mokka o Skoda Yeti; o mirando al mercado premium hasta un Mini Countryman podría ser rival de este Juke Tekna Premium cargado hasta los topes. Y ya en 2015, más intrusos en la categoría, con los Fiat 500X, Suzuki Vitara o Mazda CX-3.En esta versión de tracción simple el maletero crece más de 100 litros, superando a algunos de sus potenciales adversarios
Es hora de ponernos en marcha. Este redactor ha tenido la oportunidad de probar casi todos los crossover citados en el párrafo anterior. Dejando el Countryman de lado, ninguno es tan divertido de conducir en carretera como el Nissan Juke. Ágil, juguetón y al mismo tiempo estable y con pisada de coche más grande. Su dirección es muy precisa y llama la atención los recorridos del cambio, cerrados, cortos y con un pomo muy a la mano. Las suspensiones, firmes que no molestas, permiten realizar unos cambios de apoyo rápidos, con reacciones previsibles y mínimos balanceos de una carrocería que parece ir sobre raíles.Ágil, juguetón y al mismo tiempo estable y con pisada de coche más grande
Salvando las distancias el Juke recuerda al primer Qashqai. Esa característica posición de conducción elevada, junto a la cámara 360 grados y los grandes retrovisores exteriores (plegables electrónicamente con el acabado Tekna Premium), hacen de él un coche ideal para moverse tanto en tráfico urbano como circular por carreteras de circunvalación: el dominio sobre el perímetro es total; y al mismo tiempo maniobrar con él en espacios reducidos es muy sencillo y gratificante.
A esta dualidad carretera/ciudad se adapta como anillo al dedo el motor turbodiésel de 1.5 litros y 110 cv de potencia, 1.600 € más caro a igualdad de equipamiento que el gasolina 1.2 DIG-T de 115 cv. ¿Merece la pena este sobrecoste? Hay dos factores para contestar afirmativamente a la pregunta: en primer término, un par motor de 260 Nm que lanza a nuestro Juke dCi pudiendo estirar hasta la cuarta velocidad a velocidades de 150 km/h; y en segundo lugar el consumo, que sin forzar tanto, apenas supera los 5 litros de media gracias a una caja manual de seis recorridos muy largos (este motor no puede combinar el cambio automático), a la ausencia de la tracción total que incrementa el peso (también incompatible con esta motorización) y al eficaz sistema Stop&Start que desconecta el motor incluso antes de que el vehículo se detenga completamente, volviéndolo a arrancar con suavidad y rapidez al pisar el embrague. En contra de este motor dCi, su notable rumorosidad a baja velocidad y lo difícil que puede ser amortizar esos 1.600 € de no realizar muchos kilómetros con él.

jukeapoyo_d2771407ccd400f5cbcc21f1b.jpg

¿Es entonces un coche para algo más? No. Su polivalencia se frena aquí. Plantearse un uso del Juke como primer vehículo familiar es arriesgado por culpa de su espacio interior, que sigue siendo limitado en sus plazas traseras. Por culpa de su diseño, ninguna cota es buena. El ángulo de apertura de las puertas comienza complicando las operaciones; ya dentro, el espacio para las piernas y cabeza es muy justo, y la anchura entre puertas es escasa para los tres pasajeros traseros homologados.