Nissan GT-R Egoist: Un F1 revestido en cuero

a fondo Nissan GT-R Egoist 1
Raúl Toledano09 feb 2011
Esta edición limitada del mítico superdeportivo japonés desarrolla 588 cv de potencia y ofrece un equipo de sondio Bose a la altura de un modelo al alcance de los bolsillos más pomposos
Novedad
El ingeniero jefe de la última generación del superdeportivo Nissan GT-R, Kazutoshi Mizuno, ha preparado sobre dicho modelo, rediseñado en noviembre de 2010, una versión exclusiva, denominada Egoist, que se fabrica únicamente bajo pedido previo y que está dirigido a los clientes más selectos del mítico modelo japonés, ávidos de prestaciones fulgurantes y del lujo más exquisito y fino. Con este Egoist, que ha sido revisado tanto a nivel de diseño exterior como interior como de aerodinámica y chasis, Nissan pone otro granito de arena más en su lucha por liderar la categoría: Audi R8, Porche 911 Turbo o Mercedes-Benz SLS AMG vigilan muy de cerca.
El Nissan GT-R Egoist cuenta con una serie de importantes mejoras en el motor, la aerodinámica y el chasis, en el que se ha mejorado el sistema de tracción y los muelles y amortiguadores de la suspensión. Además, se ha optimizado el sistema de frenos de alto rendimiento, incrementando el tamaño de los discos delanteros para mejorar su resistencia en un uso intensivo continuo, mientras que las llantas de aleación de seis radios, de aluminio forjado, se montan en nuevos neumáticos Dunlop, especialmente creados para el GT-R Egoist. Con todos estos arreglos, y un nuevo alerón trasero de fibra de carbono, se incrementa la carga aerodinámica en un 10%, asegurándose una conducción más segura, pegada al asfalto, y con menos sobresaltos a la hora de enlazar curvas a velocidades prohibitivas.

a fondo Nissan GT-R Egoist 2

Exteriormente, la mayor exclusividad reside en un nuevo color, denominado Blanco Ópalo, que se puede apreciar en la galería de fotos. Además, bajo el logo trasero de GT-R asoma la denominación Egoist. En el habitáculo todo está meticulosamente pensado. El trabajo ha sido realizado a mano por los maestros artesanos Takuri, de la factoría Tochigi, que han incluido una placa en el volante pintada a mano y un interior tapizado en su totalidad en cuero: asientos, consola central, túnel de transmisión y revestimientos de las puertas, con piezas de piel cuyo acabado proporciona contrastes visuales entre las secciones. Este cuero usado es obra de Seton, un proveedor alemán que ya es un fijo entre los fabricantes de automóviles de alto rendimiento. Seton dispone de una sola raza de ganado, cuidadosamente atendidos durante 18 meses en Baviera, al sur de Alemania. Para tapizar al completo una unidad del GT-R Egoist se necesitan más de 15 pieles y un total de tres horas de trabajo.

a fondo Nissan GT-R Egoist 3

"El sistema de sonido Bose dispone de once altavoces, un amplificador de conmutación de nuevo desarrollo y un subwoofer de 9 pulgadas realizado en fibra de carbono"Los ingenieros de sonido del Nissan GT-R Egoist, junto con los técnicos de Bose, han creado un equipo de sonido de alta fidelidad a medida del cliente. A diferencia de equipos de sonido de otras marcas, el del nuevo Egoist está totalmente personalizadao, basándose en parámetros como la talla del propietario, la longitud de sus piernas y el mejor ángulo del respaldo del asiento, todo para que la colocación final de los altavoces sea la óptima y maximicen la calidad del sonido. El sistema de sonido Bose dispone de once altavoces, un amplificador de conmutación de nuevo desarrollo y un subwoofer de 9 pulgadas realizado en fibra de carbono.El sistema de sonido Bose dispone de once altavoces, un amplificador de conmutación de nuevo desarrollo y un subwoofer de 9 pulgadas realizado en fibra de carbono
Y cierra el círculo una mecánica de ensueño, la misma del Nissan GT-R 2011, es decir, un motor de seis cilindros en V y 3,5 litros con doble turbocompresor, pero pasando de los 486 a los 588 cv de potencia máxima gracias a un trabajo específico para esta versión Egoist, que alcanza una velocidad punta de 315 km/h y acelera de 0-100 en 3,046 segundos. Por si esto fuera poco, el motor está asociado a una trasmisión automática de doble embrague y seis recorridos, con levas de magnesio instaladas tras el volante, que le dejan a un milímetro de las extremas reacciones de un F1.