Nissan 350Z Roadster: La leyenda del zorro

Diego Zotes15 dic 2005
La versión abierta del 350Z presume de un exquisito diseño que nos permite disfrutar a cielo abierto de las excitantes prestaciones de su motor 3.5 V6 de 280 cv y de un chasis a la altura de los deportivos más radicales.
Inicio
LA LEYENDA DEL ZORRO

a fondo :: Nissan 350Z Roadster 1

  A Banderas sólo le faltaría cabalgar no sobre un caballo sino sobre los 280 de este precioso "roadster" para acabar con todos los yanquis malos que no quieren que México sea libre, como la cabellera (o calva) de quien disfruta del nuevo "Z"orro de Nissan.
Créannos. El nuevo Nissan 350Z Roadster sólo podría ser mejor si Catherine Zeta (Z, ¡otra vez!) Jones se nos montara (en el coche, se entiende). Pero qué mala suerte, Antonio Banderas no tendría espacio en este auténtico roadster, que fiel a la tradición es un estricto biplaza con tracción trasera, motor delantero longitudinal de alta potencia y posición de conducción retrasada, prácticamente sobre el eje posterior. O sea, una máquina de crear sensaciones puras al volante. Y a priori mucho más versátil que el caballo del Zorro.
p>FICHA TÉCNICA:
Nissan roadster 350Z: 44.000 .
MOTOR: 3.498 CM3, V6, 32V, INYECCIÓN MULTIPUNTO.
Potencia/Par máximo: 280 CV a 6.200 r.p.m. / 363 Nm a 4.800 r.p.m.
Suspensiones del/tras: Triángulos superpuestos / Multibrazo independiente. Estabilizadora en ambos ejes.
Frenos del/tras: Discos autoventilados/discos, ESP de serie.
Ruedas del/tras: 225/45 / 245/45 R18.
Peso: 1.645 kg.
Velocidad máxima: 250 km/h (autolimitada)
Consumo mixto: 11,7 l/100km

13 de Diciembre de 2005
Motor y equipamiento

MOTOR

a fondo :: Nissan 350Z Roadster 2


Dado que la estética de este modelo es simplemente incomparable, invertiremos renglones en hablarles de aspectos un tanto más cuantificables, como son las prestaciones y su comportamiento en carretera, y dejamos a las fotos que hagan el resto. El 350Z apenas acusa la pérdida de rigidez respecto a su colega Coupé de techo metálico. De hecho, parece más bien que en Nissan empezaron por crear el sólido bastidor de la versión descapotable para añadirle luego la cubierta fija en las versiones cerradas.
p>No hay apenas vibraciones pendulantes desde abajo ni crujidos extraños al enlazar baches o fuertes curvas. Los apoyos alternativos se suceden en carreteras de montaña o vías rápidas una y otra vez sin fatiga. El carácter sobrevirador de todo buen roadster está adecuadamente moderado por el ESP, que trabaja fino pero que nos deja verle las orejas al Z en cada curva, para desesperación de nuestras glándulas suprarrenales que no alcanzan a producir suficiente adrenalina Para mayor goce, conducir este Nissan a cielo abierto significa regalarse los oídos con borbotones celestiales que huyen agolpándose por los dos escapes cromados que rematan la trasera. Si hay una bonita forma de quemar hidrocarburos, sin duda es ésta.
Le gustan maduritos
La entereza del chasis nos permite disfrutar sin sordina de toda la potencia, progresiva pero constante, del motor V6 3.5 de 280 CV que ya conocíamos del Murano. Al tratarse de un motor atmosférico con una cilindrada considerable y configuración en V, el 350Z dispone de una potencia muy aprovechable y que sube rápido de vueltas, sin picos y con excelentes recuperaciones, incluso en 5ª y en 6ª. El cambio, de rápido manejo, cortos recorridos y relación muy cerrada, es el compañero ideal de tanta potencia.
p>La suma de todos estos elementos nos lleva a recomendar la moderación en el consumo de este vehículo, con el que es facilísimo emborracharse de curvas si uno no está ya en la etapa madura de su vida de conductor. Por suerte, nuestra prueba duró una sola semana; más días habrían puesto a prueba nuestra salud. Por cierto: el precio no es relevante. ¿O tenía precio el caballo del Zorro?
A favor y en contra

A FAVOR Y EN CONTRA

a fondo :: Nissan 350Z Roadster 3



A favor:

a fondo :: Nissan 350Z Roadster 4

+ Estética exterior original y bonita.
+ Rigidez torsional del bastidor.
+ Conjunto motor-cambio.

En contra:
+ Falta guantera del pasajero.
+ Posición de conducción algo forzada.