New Beetle 2.3 V5 170 cv

0

Inicio

EL INCREIBLE HULK

Un coche a la moda con un motor pletórico de fuerza que se encuentra como el increíble Hulk cuando rompía la camisa… Cosas extrañas para tiempos extraños, en los que la potencia se viste de seda y pierde posibilidades en pos de la comodidad y la imagen.

Es seguro con el ESP de serie conectado, pero en cualquier caso es la antítesis de un coche deportivo, algo que se presupone en un compacto de cinco cilindros y 170 caballos. Torpe, pero noble, es como una rubia tonta… ambos tienen su público.
Su problema es el sobrepeso, que además está mal repartido. Las masas inciden excesivamente en el tren delantero y poco en el trasero, haciendo que alargue la trayectoria en curvas cerradas y provocando oscilaciones rodando a ritmo fuerte en curvas amplias de autopista. Las amortiguaciones blandas (aunque más firmes que en otros New Beetle) no contribuyen a atenuar esta tendencia, que se ha intentado contrarrestar colocando un alerón retráctil sobre la luna trasera.
Por lo demás el equipamiento de serie es muy completo, los acabados son excelentes y tanto las plazas traseras como el maletero son poco aprovechables.
Carlos Lera, Autocity
13 de febrero de 2002

Equipamiento y precio

EQUIPAMIENTO Y PRECIO

El interior destaca por el ‘minimalismo’ y los buenos acabados.La concepción del New Beetle deja en un plano secundario el espacio interior, especialmente en las plazas traseras, aunque las delanteras son cómodas y bien resueltas. El gran espacio frente a los ocupantes produce una sensación de amplitud y seguridad muy agradable.

La posición al volante es cómoda, con regulación del asiento en distancia y altura y volante en distancia e inclinación. Un problema ergonómico es la situación del módulo que integra el pulsador de luces de emergencia, el ESP y la calefacción de los asientos (si es que lleva), cuyas aristas pegan en ocasiones contra la rodilla, pudiendo llegar a ser algo doloroso.
El diseño ‘minimalista’ reduce los elementos a lo esencial pero no por ello está poco equipado, aunque sí condicionado. Me explico: lleva aire acondicionado, pero no puede montar climatizador automático por no haber ningún diseño compatible en la casa.
Imposible condensar más información en menos espacio. Consultar el taquímetro es algo incómodo.Además, de serie dispone de llantas de aleación y un deflector sobre la luneta trasera que se levanta por encima de 150 kilómetros por hora para incrementar el apoyo aerodinámico en el eje posterior.
Los elevalunas son también de serie, lo mismo que el cierre por mando a distancia y el equipo de música. En cuanto a seguridad viene dotado de airbag de conductor, acompañante y laterales, ABS y ESP. Un completo equipo al que se pueden añadir el techo solar eléctrico, la pintura perlada, el control de la velocidad de crucero, la tapicería de cuero o los asientos calefactados.
A cambio hay que desembolsar 24.286 euros (4.040.850 pesetas) que bien mirado no es excesivo para un coche tan bien terminado y claramente de capricho.

Motor

MOTOR

El conocido 2.3 V5 rinde 170 cv. y tiene un comportamiento muy elástico.El V5 de Volkswagen se ha empleado en multitud de carrocerías de las que siempre ha tirado con decisión y buenos resultados. Es casi un motor en línea (de hecho cuenta con una sola bancada), pero gracias a una uve muy cerrada se consigue compactar el tamaño ocupando poco más que un cuatro cilindros.
El par máximo es de 220 Newton / metro a 2.000 revoluciones por minuto, una cifra que da idea de la facilidad de este motor para recuperar. La respuesta al acelerador es elástica, permitiendo realizar pocos cambios sin perder brío. No obstante, se puede llevar el motor en la zona de potencia máxima sin que moleste cambiar de marcha, pues su accionamiento es el habitual en Volkswagen, suave y cómodo.

El empuje es bueno, solamente condicionado por el peso del coche, mientras que el sonido es agradable y poco perceptible. Los consumos son elevados, alcanzando una media de 11 litros justos en un uso mixto, bastante por encima de los 8,9 homologados. Aunque no es un motor especialmente glotón, el peso y la aerodinámica (cx: 0,38) pasan factura.

Comportamiento

COMPORTAMIENTO

Los 170 cv. del motor V5 son perfectos para llanear con soltura y disponer de respuesta en el acelerador.Agradable de conducir de forma relajada por la suavidad y fuerza del motor y la comodidad de las suspensiones, cualquier intento por aumentar el ritmo tendrá como consecuencia la entrada en funcionamiento del ESP, alertado por los sensores que indicarán constantes pérdidas de tracción y deslizamientos del tren delantero.
Las suspensiones son cómodas y agradables, trasmitiendo muy pocos baches a los pasajeros pero permitiendo una excesiva inclinación de la carrocería en carreteras viradas. Los frenos son muy competentes aunque el límite de retención viene dado por los propios amortiguadores, que llegan a hacer tope si se pisa el pedal con fuerza. En este caso entrará el ABS y todo quedará bajo control, si no vamos demasiado justos de espacio.

Diseño original, juvenil y práctico.El New Beetle no es un coche pensado para dar lo mejor de sí mismo en clave deportiva, y aunque le monten este motor las modificaciones efectuadas al resto del coche no han sido las suficientes para colocarlo en la onda del ‘club de los GTI’. Son más de 1.300 kilos de peso en vacío situados en una posición muy adelantada. Cuando se desconecta el ESP (de serie) las pérdidas de tracción hacen que en curvas mal peraltadas parezca que seguimos rectos pese a gira el volante como posesos y soltar gas de golpe ‘a traición’ en pleno apoyo para que se revuelva.
Si hacemos lo mismo con el ESP conectado, que es como debe hacerse por seguridad y concepción del coche, los frenos se encargan de eliminar este efecto a base de corregir la trayectoria y reducir la velocidad en la operación. En ese contexto es seguro, agradable y razonablemente rápido, que no ágil.
GALERIA

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.