Museo y Mundo BMW: La fascinación por la marca bávara

a fondo Museo y Mundo BMW 1
Enrique Marco13 ago 2009
El BMW Welt y el nuevo Museo BMW se ubican en dos edificios singulares y espectaculares que se han convertido en uno de los principales atractivos turísticos de Munich.
La devoción que en Autocity sentimos por el automovilismo en general nos ha llevado a escribir reportajes sobre museos de una marca, como el recientemente inaugurado de Porsche; sobre exposiciones dedicados a una famosa carrera, como la de las Mille Miglia; o sobre diversos eventos y concentraciones puntuales, tipo Goodwood, Oldtimer, MSF, etc. Pero lo que hoy traemos a esta web es más que eso, es todo un mundo dedicado a una marca. Nos referimos al Museo BMW y Mundo BMW, dos atracciones ubicadas en Munich (Alemania) junto al emblemático edificio de las oficinas centrales y a la factoría que da empleo a 9.000 trabajadores. El BMW Welt (Mundo BMW, en alemán) se inauguró en otoño de 2007, mientras que el nuevo Museo BMW se abrió al público el pasado verano. Se trata de dos edificios singulares y espectaculares que se han convertido en uno de los principales atractivos turísticos de la encantadora capital de Baviera. El primero de ellos ha recibido importantes premios a su arquitectura y cuenta con una superficie expositiva de 16.000 metros cuadrados, mientras que el segundo se haya situado en una construcción semiesférica diseñada en 1973 y recientemente reformada y ampliada.
Por el BMW Welt han pasado más de dos millones de visitantes en su primer año. Se trata de una completísima exposición de los nuevos modelos de automóviles y motocicletas, así como de un centro de actividades en el que se organizan conciertos de música clásica y jazz, visitas guiadas a escolares, presentaciones, foros, etc. Cuenta con restaurantes y cafés, una tienda de recuerdos y artículos BMW, y un centro de recogida de automóviles nuevos. Nada menos que 16.000 clientes han ido personalmente a buscar su coche en el primer año de funcionamiento del BMW Welt; pero no sólo compradores alemanes, sino que hasta Munich han llegado clientes incluso de Estados Unidos, Canadá, Rusia o India.
Pero a quien le apasione la historia del automovilismo, y la de la marca bávara especialmente, el plato fuerte de la visita le parecerá el museo reinaugurado -tras dos años y medio de obras- el 21 de junio de 2008. Un total de 5.000 metros cuadrados de exposición y 125 piezas concentran la historia de esta marca que se inició en 1917 con la fabricación de motores de aviación, que continuó en 1923 dedicada a la construcción de motocicletas, y que desde 1928 comercializa unos de los mejores automóviles del mundo.
En un modernísimo espacio dividido en temas como las motocicletas, la competición, la tecnología, el diseño, los automóviles de serie, etc; BMW expone con todo detalle y gusto su exitosa trayectoria. Por supuesto que en esta selección no faltan los modelos más importantes para la marca, como el precioso rodaster de 1956 denominado 507 o el espectacular deportivo de los 70 conocido como M1. Del mismo modo encontramos una sala que reúne a los mejores roadsters de la marca, otra que muestra una selección de lujosas berlinas, y diversos espacios que agrupan las motocicletas más representativas. Tampoco faltan el simpático Isetta o el mítico BMW 2002; así como la popular Serie 3 o las variantes deportivas M. En la parte de competición destaca la historia de BMW en la Fórmula Uno, cuyo protagonista es el monoplaza Campeón del Mundo en 1983, el Brabham BT 52 con motor BMW conducido por Nelson Piquet. Este museo BMW recibe en torno a 400.000 visitas al año.
Conocer este complejo de BMW compuesto por la factoría, el rascacielos de oficinas, el Museo BMW y el Mundo BMW es muy interesante, ya no sólo para los apasionados de la marca o del automovilismo en general, sino también para los interesados por la arquitectura o por las grandes y espectaculares exposiciones. La entrada a BMW Welt es gratuita, mientras que al Museo cuesta 12 euros por persona. Los horarios son, de martes a viernes entre 9.00 y 18.00 horas, y los sábados, domingos y festivos de 10.00 a 20.00 horas. Sin duda alguna, un destino obligado para los aficionados al mundo del motor, y una parada muy recomendable para los turistas que se decanten por Baviera como destino vacacional.