Motorland y AutoClassic 2013: Dos eventos ya consolidados

portadamotaut_7204ae2f42ab9dfead7e4b433.jpg
Enrique Marco29 oct 2013
El Bajoaragón, con la localidad de Alcañiz y su cercana pista de Motorland, volvieron a ser el epicentro del vehículo clásico durante el último fin de semana de octubre. La cuarta edición del festival de motos y coches clásicos en el circuito y la vigésima edición del Autoclassic reunieron a miles de aficionados.
La cuarta edición del Motorland Classic Festival y la vigésima de la feria Autoclassic se han convertido ya en una cita ineludible en el calendario de los entusiastas del vehículo clásico. En realidad son dos eventos que bien podrían celebrarse por separado, pero la coincidencia en lugar y fecha los potencia y convierte a la localidad bajoragonesa de Alcañiz en el centro neurálgico del vehículo clásico.
Comenzamos hablando del IV Motorland Classic Festival, que logró reunir en la prestigiosa pista de velocidad y en las auxiliares de karting, tierra, etc a más de 500 vehículos clásicos. Cierto es que, quizá por su vinculación con el Campeonato Mundial de MotoGP, la parte que más ha ido creciendo en esta festival ha sido el de la motocicleta clásica, con prestigiosas competiciones europeas como las European Classic Series (una carrera de tres horas de resistencia con salida “tipo Le Mans”) y el International Classic Grand Prix (dos mangas con motos de GP de 250 cc y 350 cc anteriores a 1984 y pilotadas por veteranos moteros franceses, británicos, italianos, etc).
En cuanto a los coches se refiere el plato fuerte fue el II Rally de Regularidad organizado por el club catalán Classic Motor Club de Bages, que logró una magnífica inscripción de 60 equipos entre los que destacaban coches como un Lancia Stratos, dos Ferrari, multitud de Porsche 911, etc. Fueron nada menos que 380 kilómetros de rally por preciosas carreteras turoleneses, con diversos puertos de montaña superiores a los mil metros de altitud y por parajes de extraordinaria belleza.

motautxa_36cc4eb4b2b9d5172af1ced13.jpg

Tras casi 12 horas de rally, la clasificación general fue comandada por el Porsche 911 de De Mingo-Doménech, seguidos de otro 911 del equipo Sagi-Sagi y del Volvo 121 de Redo-Miralles.  Evidentemente todos ellos participantes de la categoría B (la que permite llevar sofisticados sistemas de medición); mientras que en categoría A (sólo un cronómetro y el cuentakilómetros del coche) el Opel Manta de Rubio-Castro se colocó en el puesto 16 scratch y ganó su categoría.El II Rally de Motorland volvió a brillar como la actividad automovilística más destacada
Pero lo que más gustó a muchos aficionados fueron las tandas libres en la pista de velocidad. El trazado aragonés es uno de los mejores del mudo, y poder rodar ahí a precios asequibles (20 euros por una tanda) es un privilegio que muchos entusiastas no quisieron perder. Diversos clubes como el BMW Club España, el Club Renault 5 Turbo de Cataluña o el Club Ford Cosworth fueron, por la potencia de sus máquinas, los que más disfrutaron del exigente trazado de Motorland.

motautxb_9ad21ee215809ca3578165a3b.jpg

Por lo que se refiere a la exposición celebrada en el recinto ferial de Alcañiz, la edición número 20 del AutoClassic recibió la visita de algo más de 6.000 aficionados, un número ligeramente inferior al de otros años pero que le permite mantenerse como una de las ferias de clásicos más importantes de España tras las de las grandes ciudades. Además, en cuanto a nivel organizativo, número de expositores y satisfacción por parte de los profesionales que estuvieron la vigésima edición del AutoClassic de Alcañiz obtuvo una notable calificación. 16 stands de venta de coches, 6 de motos, 35 de recambios, 11 de accesorios, además de unos cuantos de libros, revistas, miniaturas y otras temáticas formaron una variada y completa oferta que agradó a los miles de visitantes procedentes de muchos puntos de España y Francia.Miles de personas entraron en la feria Autoclassic buscando algún vehículo, piezas, documentación o artículos del mundillo de los clásicos
La zona expositiva central fue protagonizada por una selección de monoplazas de los años 70, los conocidos como “Fórmula Selex”, cada uno de ellos identificado con su ficha y detalles de interés. Otro espacio que logró atraer las miradas de los aficionados fue el de motos clásicas de gran premio, con ejemplares de las marcas JJ Cobas, Bultaco, Lube, etc. Finalmente, en cuanto a coches de serie, además de los que se encontraban en oferta procedentes de los compraventas especializados en clásicos, nos encontramos con una zona de vehículos Renault de diferentes épocas, desde principios del siglo pasado hasta los populares Renault 8 TS.

motautxc_272048f6bff717ce713ace58b.jpg