Mitsubishi Outlander PHEV: Primer SUV híbrido enchufable

gen_rep_outlanderphev_8108e1d489288abaeac0c881a.jpg
Diego Zotes09 jun 2014
Mitsubishi pone en el mercado el primer SUV híbrido enchufable de tamaño medio, su Outlander PHEV que une a su polivalencia y espacio interior unos costes muy reducidos tanto de uso como de adquisición así como suavidad y prestaciones muy llamativas gracias a sus 203 cv.
El fabricante japonés Mitsubishi, pionero en el desarrollo y producción en serie de motores eléctricos para automóvil en 2009 con el i-MIEV, apuesta claramente por el motor eléctrico enchufable a la red eléctrica doméstica como alternativa al combustible tradicional de motores térmicos, por lo que en los años venideros veremos prácticamente toda su gama con versiones movidas por este tipo de propulsores con consumos y emisiones cercanas a cero.

detalle_electrico_0581317465b33065a8ec034e4.jpg

Ahora le toca el turno al polivalente Outlander con su versión PHEV, de venta en Japón desde enero de este año y ya está a la venta en los concesionarios de la marca a un precio mucho más ajustado que el que se dio inicialmente cuando se anticipó el lanzamiento del modelo, en parte por campañas internas de la propia marca, así como por ayudas del gobiernos por el Plan Movele aprobado estos días y suponiendo un notable ahorro respecto al precio PVP. El caso es que, del nuevo precio PVP del nuevo Outlander PHEV que en su versión básica Motion parte de los 42.000 euros y llega a los 47.000 euros de la versión Kaiteki con todos los extras, se puede llegar a ahorrar mediante los 3.000 euros de campaña de lanzamiento de la marca, los 3.500 euros del Plan Movele para coches absolutamente eléctricos con una autonomía entre los 40 y los 90 kilómetros, los 800 euros de familia numerosa e incluso el acogimiento al Plan Pive 6, se puede quedar en unos 34.500 euros para el básico y en 39.500 euros para el más equipado, igualando su precio al de rivales con mecánicas convencionales y mucho menos económicas a largo plazo.
Realmente no existen rivales del Outlander PHEV, puesto que no existe ningún SUV de su tamaño eléctrico enchufable, aunque por buscarle alguno podemos encontrar el Lexus RX450h, el Opel Ampera, el Toyota Prius Plug-in o el Volvo V60 Plug-in, todos ellos con tecnologías diferentes o tipologías de coche completamente diferentes.

detalle_carga_ce22ac3b708acdc8b87a81fc5.jpg

Con el Outlander PHEV nos encontramos con un SUV asfáltico similar al Outlander con el motor diésel convencional ya conocido, con sistema de tracción total permanente 4WD, conseguida mediante dos motores eléctricos, uno delante y otro detrás, y con un espacio y flexibilidad interior propia de su gran tamaño, con un espacio de maletero de nada menos que 463 litros, tan sólo 14 litros menos que sus hermanos de gama. Se diferencia de aquellos con motor diésel sólo por ciertos detalles como son un nuevo color plateado de lanzamiento denominado Technical Silver, una parrilla frontal específica, llantas de 18 pulgadas exclusivas, paragolpes en color carrocería o iluminación diurna por led. Al interior lo han dotado de detalles muy originales como un indicador de potencia en los relojes del cuadro de instrumentos y una palanca de cambios muy original y curiosa en color plateado.la propulsión se consigue mediante dos motores eléctricos, uno para cada eje, y un motor de comsustión delantero que asiste a estos cuando se acaba la energía y en demandas de potencia extrema
El sistema propulsor se organiza de la siguiente manera para entregar un total combinado de 203 cv de potencia. Presenta tres motores, uno de combustión delantero de 2.0 litros y 132 cv, otro eléctrico delantero de 60 kw + inversor con 137 Nm de par y otro trasero eléctrico de 72kw + inversor que genera 195 Nm. Las baterías están colocadas en el centro del vehículo, en el piso entre los ejes, para no afectar a la capacidad interior. En funcionamiento normal, el Outlander PHEV arranca en modo eléctrico, y funciona en ese modo mientras tenga energía en las baterías, cuya autonomía es de 52 km, tirando del motor según necesidades los motores eléctricos delantero y trasero, haciendo que la tracción sea total 4WD. Cuando termina la autonomía eléctrica arranca el motor térmico para generar electricidad hasta los 120 km/h, velocidad a la que el motor de combustión suma su fuerza al de los motores eléctricos que se mueven con la energía regenerada. Por otra parte, siempre que se superen los 120 km/h, el motor de combustión asiste a los eléctricos.
Entrega 203 cv de potencia y supone siempre un gran ahorro de combustible, puesto que declara como cifra homologada un consumo de 1,9 litros a los 100 km, algo absolutamente literal, puesto que los primeros 50, más o menos, se hacen con eléctrico, dejando la media ahí. Esa cifra varía notablemente si rodamos más de los 100 km, lógicamente, aunque la cifra aproximada ronda los 5,5 litros que es muy llamativa para su tamaño.
En lo relativo a la carga, el Outlander PHEV puede cargarse en cualquier enchufe doméstico en un tan sólo 5 horas de forma completa, un dato muy llamativo frente a su rivales más directos. Si dotamos a la red eléctrica de forma sencilla de doble amperaje, se cargaría en la mitad de tiempo, y además existe un sistema de carga rápida mediante enchufe trifásico que en tan sólo 30 minutos carga hasta el 80% de las baterías.
Por otra parte la recarga se realiza de diferentes maneras sobre la marcha, con la frenada actuando los motores eléctricos como generadores, así como mediante el botón CHG (Charge) en el salpicadero que fuerza a elección del conductor a cargar las baterías mediante el motor de combustión para mover los motores eléctricos luego en momentos más oportunos. Por otra parte el botón Save arranca el motor de conbustiónj preservando la baterías para otro momento.

detalle_dinamica_fe8f551b550d9a251afe0f4a1.jpg

En definitiva se muestra como uno de los coches eléctricos más polivalentes y enfocados a su uso en familia, para que sus costes de uso diario sean los mínimos posibles con un máximo de unos 50 kms casi a coste cero.