Mitsubishi Montero 3.2 DI-D 3p: El rey de la montaña

Diego Zotes14 dic 2007
Analizamos a fondo uno de los todoterrenos auténticos más duros del mercado, el Montero de Mitsubishi. Impresiona su nuevo diseño, sorprende su nivel de lujo interior y fascina su potente motor 3.2 DI-D de 170 cv.
Al pensar en los todoterreno puros más representativos del mercado inmediatamente viene a nuestra mente, entre otros muchos, la imagen del Mitsubishi Montero como uno de los mejores del segmento. La razón es evidente, lleva años conquistando distintos mercados por todo el mundo y siendo uno de los más vendidos desde que saliera a la luz en 1982. Montero es su nombre en nuestro país, pero podremos verlo rodando por otros continentes y países con el nombre de Pajero.

a fondo :: Mitsubishi Montero 3.2 DI-D 3p 1

a favorManejabilidad en ciudad y carreteraConducción OffRoadEquipamiento de lujoen contraHabitabilidad reducida en el 3 puertasSólo cinco velocidadesPrecio elevado
Así se desmarca de la competencia directa que está algo más anticuada en cuestión de imagen y equipamiento tecnológico, donde nos encontramos al Toyota Land Cruiser o al Nissan Patrol. Por otra parte, el Land Rover Discovery ha experimentado una actualización reciente incrementando su nivel de equipamiento y su calidad de forma notable. Los precios de estos se asemejan bastante a los de nuestro protagonista, que alcanza en su máxima versión Kaiteki los 45.195 euros. Entre otros rivales todoterreno, con una orientación más práctica y funcional y menos exclusiva, aparecen el SsangYong Rexton, el Jeep Wrangler o el Nissan Pathfinder. Entre los más lujosos del segmento encontramos como rivales al Jeep Grand Cherokee o al Range Rover Sport.
A pesar de la introducción de estos importantes cambios se ha optado por una fórmula conservadora para renovarlo, puesto que el Montero de la anterior generación ya se presentaba como uno de los todoterrenos más interesantes del mercado en cuanto a sus capacidades Off-Road, su intachable calidad a la hora de rodar por carretera y su despliegue de equipamiento, que lo colocaban por derecho entre los mejores de la categoría.1Nombre: FICHA TÉCNICAMotor: 4 lin. / 3.200 ccPotencia máx.: 170 cv a 3.800 rpmPar máx.: 373 Nm a 2.000 rpmCombustible: Gasóleo inyección directaTracción/cambio: 4x4 / auto. sec. 5 vel.Frenos: Discos ventiladosNeumáticos: 265/60 R18 110HCarrocería: 5 puertasLarg-Anch-Alt: 4.385-1.875-1.880Peso en vacio: 2.120 kgMaletero: 415 l. / 1.120 l.Nº plazas: 5Velocidad máx: 177 km/hAceler. 0-100: 13,2 segundosConsumo mixto: 10,5 litrosEuroNCAP: Precio: 45.195Ficha Jato: http://www.autocity.com/pruebas/mitsubishi/montero/12-2007/index_el_rey_de_la_montana.html?cod=6347
Para mostraros el alto nivel de lujo que ofrece el Montero hemos escogido el modelo pequeño de 3 puertas con el acabado más alto de la gama Kaiteki combinado con el motor 3.2 DI-D que en esta versión rinde 170 cv y ofrece de serie cambio automático secuencial INVECS II Sports-Mode de 5 velocidades.
Dado el éxito de la anterior generación del Montero, para la actualización del nuevo modelo se han retocado detalles de la carrocería, siguiendo una formula totalmente conservadora en su diseño, una simple evolución. En el modelo de tres puertas que ahora probamos continúa la estética musculosa que siempre le ha caracterizado, con unas grandes puertas y una batalla corta (que mejora sus cotas todoterreno). Han cambiado los grupos ópticos, que ahora tienen un diseño trapezoidal de tipo cuadrado con intermitentes integrados y la parrilla con láminas horizontales cromadas, que incorporan el logotipo de los Tres Diamantes típicos de Mitsubishi en forma de montaña. Llama la atención en el lateral, un logotipo que señala al Montero como Dakar winner o ganador del Dakar sobre las aletas delanteras, los pasos de rueda de dimensiones inmensas y los estribos que sirven de apoyo para acceder al coche. Las llantas de la versión Kaiteki son de 18 pulgadas y tienen un diseño multirradio específico.

a fondo :: Mitsubishi Montero 3.2 DI-D 3p 2

El resto de la carrocería mantiene la misma estética que en la anterior edición, aunque ahora la rueda de repuesto de tamaño normal, ubicada sobre el portón trasero de apertura lateral, se ha centrado y cubierto con una estructura de plástico rígido en color carrocería que alberga el soporte de matrícula, permitiendo una mayor iluminación trasera colocada en posición más elevada y en nuevos grupos ópticos transparentes. Para cubrir los bajos del coche, tanto en el frontal como en la trasera hay unas molduras plásticas resistentes enfocadas a proteger la carrocería de posibles impactos con obstáculos en conducción todoterreno. En definitiva, la imagen exterior del Montero resulta sumamente elegante y robusta, transmitiendo también sutilmente un estilo dinámico.
El interior del Montero es el que más cambios ha experimentado debido a las insistentes solicitudes de sus clientes, para eliminar todos los elementos superfluos que presentase la anterior generación y adoptando unas terminaciones y unos acabados de altísima calidad. En nuestra versión Kaiteki el habitáculo emana un nivel de lujo sorprendente, puesto que a pesar de tener que subir a una escalera para entrar al coche, todo el interior nos sugiere que nos encontramos en un vehículo de lujo. Nos reciben unos elegantes asientos de piel de color negro, un inmenso techo solar eléctrico de serie y un discreto salpicadero, con molduras en madera y aluminio, protagonizado por una consola central muy prominente donde nos llaman la atención dos pantallas digitales, la superior donde aparecen los datos del ordenador de a bordo y los datos referentes a la conducción Off-Road, como el altímetro, el barómetro o la brújula, y otra pantalla de 7 pulgadas del sistema multimedia con disco duro de 30 Gb en el centro donde se controlan los sistemas de navegación, el de audio y la cámara trasera de ayuda al aparcamiento. Más abajo encontramos el sistema de climatización con dos ruletas reguladoras cromadas, un espacio guardaobjetos y los botones para activar la calefacción de los asientos y el bloqueo del diferencial trasero. El cromo se extiende por la zona inferior, en el marco del cambio automático y la palanca selectora de la caja de transferencia. El volante es de piel e incluye los mandos para el manejo del sistema de audio y el control de crucero. El cuadro de mandos presenta dos grandes relojes (cuentakilómetros y cuentarrevoluciones) de fácil lectura que incluyen entre medias la imagen de un coche que mediante activación de luces muestra el tipo de tracción seleccionada y el estado de los diferenciales.
El modelo de tres puertas es comparativamente pequeño respecto a su hermano de cinco, midiendo tan sólo 4.385 mm de longitud, aunque resulta muy compacto para movernos por ciudad y puede albergar hasta cinco personas, no sin algo de dificultad en las plazas traseras. Además, se filtra una gran luminosidad al interior debido a unas inmensas ventanas. El espacio de maletero es aceptable, con un cofre muy amplio de 415 litros de capacidad , que se queda en tan sólo 1.120 litros cuando abatimos la segunda fila y el asiento del pasajero.
Comportamiento On y Off-Road
Estas dimensiones exteriores favorecen las cualidades todoterreno, con una batalla más corta que la de su hermano de 5 puertas (2.545 mm frente a 2.780 mm), lo que le concede mayores cualidades para afrontar obstáculos en conducción extrema. El ángulo de ataque es de 36,7º, el ventral de 25,2º y el de salida de 34,8º, lo que nos permite acceder a cualquier sitio y salir airosos de cualquier situación. De hecho su lema es: te lleva donde no te lleva nadie. Por ello, estos ángulos permiten que el Montero tenga una inclinación máxima lateral de 45º, mientras podemos ascender una pendiente máxima de 35º o vadear un río hasta a 700 mm de profundidad.

a fondo :: Mitsubishi Montero 3.2 DI-D 3p 3

La configuración de su chasis también permite que realicemos verdaderas diabluras en campo, al tiempo que una sensación de confort excelente. Sobre un chasis monocasco revisado se ha colocado un bastidor de configuración de eje delantero con suspensión independiente de dobles triángulos y el trasero también independiente multibrazo, se han recalibrado para obtener mayor estabilidad a alta velocidad y se han incorporado unos amortiguadores y muelles largos para obtener una altura libre al suelo de 225 mm. La dirección es de cremallera con asistencia eléctrica y desmultiplicación variable, lo que facilita nuestros movimientos a baja velocidad y se endurece cuando se rueda más rápido. El sistema de control electrónico de la transmisión automática Super Select II combinado con reductora lo convierte en un todoterreno auténtico, permitiéndonos optar entre tracción a dos ruedas, a las cuatro con marchas largas, a las cuatro con marchas cortas o a las cuarto con marchas cortas y bloqueo del diferencial central. Asimismo, ofrece bloqueo del diferencial trasero para salir de los apuros más serios.
A parte de esta gran calidad como todoterreno que ofrece el Montero, nos sorprende gratamente la estabilidad y agilidad que muestra al rodar por carretera abierta, permitiéndonos circular a velocidades elevadas sin demasiados movimientos parásitos y con toda seguridad. Para ello se incluyen entre el equipamiento de serie elementos como el Control de Tracción y Estabilidad Activo (ASTC), ABS con Distribución Electrónica de la Frenada EBD y Control de Asistencia al freno motor en Descensos (EBAC).
El propulsor que hemos escogido para realizar nuestra prueba ha sido el conocido 3.2 DI-D de 4 cilindros con inyección directa por common rail que, combinado con el cambio automático secuencial INVECS-II de 5 velocidades, desarrolla 170 cv de potencia en lugar de los 160 que rinde con el cambio manual. Esto es porque el motor con cambio automático va asociado a un nuevo turbo de geometría variable de mayor rendimiento y a un nuevo filtro de partículas DPF sin mantenimiento, para poder cumplir la normativa medioambiental Euro-4, que con el cambio manual es opcional.

a fondo :: Mitsubishi Montero 3.2 DI-D 3p 4

El turbodiésel 3.2 DI-D se ha refinado notablemente para ofrecer un producto más atractivo, eliminando casi la totalidad de los ruidos y las vibraciones. A pesar de estos cambios, entrega una potencia de 170 cv a 3.800 rpm y consigue un par motor de 373 Nm a 2.000 rpm, ofreciendo unas prestaciones más que aceptables para su volumen y peso de 2.120 kg. En cifras, para el cronómetro en el 0 a 100 km/h en 13,2 segundos y alcanza una velocidad máxima de 177 km/h, dejando el consumo combinado en 10,5 litros.
Al volante, el tacto del motor se percibe muy suave y potente, perfecto para realizar una conducción sosegada y tranquila, pero siempre con grandes reservas de fuerza y potencia gracias a su alto par motor. Por ciudad, al ser el modelo de 3 puertas, no entraña inconveniencia alguna por su volumen y, gracias a su gran altura, sentimos que tenemos más controlado nuestro entorno. En carretera el tacto es también bueno, donde el motor potente y la dirección exquisita hacen un trabajo muy importante, aunque bien es cierto que se nota que vamos en un coche de 1,880 metros de altura. En ese momento percibimos que la aerodinámica no es su principal cualidad, aunque no afecta en exceso al confort de los pasajeros. Pero donde sí muestra sus verdaderas capacidades es cuando nos salimos de la carretera hacia los caminos y la montaña. Cuanto más escarpados son los terrenos más nos sorprende la facilidad con la que los afronta. En campo es uno de los mejores, combinado con un ambiente de lujo y bienestar envidiable y con una tecnología al máximo nivel.