Mitsubishi Lancer Evo IX: El arma de rallys 2006

Diego Zotes02 nov 2005
Aprovechando la disputa del Rally Cataluña, Ralliart Spain y Calm Competició presentaron el Mitsubishi Lancer Evo IX Gr. N, modelo homologado para el Grupo N y que será el arma más competitiva para el campeonato de rallys 2006.
Inicio
EL ARMA DE RALLYS 2006

a fondo Mitsubishi Lancer Evo IX 1

Aprovechando la afluencia masiva de aficionados al automovilismo que conlleva la disputa del Rally Cataluña, Ralliart Spain y Calm Competició presentaron este fin de semana el Mitsubishi Lancer Evo IX Gr. N, modelo homologado para el Grupo N desde el 1 de septiembre de 2005 y que será casi con toda seguridad el arma más competitiva para el campeonato de rallys 2006. El modelo de calle, del cual dimos información esta primavera, se pondrá a la venta en breve, y tendrá como máximo rival a otro automóvil de reciente aparición: el nuevo Subaru Impreza. El precio del Evo IX de calle todavía se desconoce, pero no andará muy lejos de los 44.900 euros del Impreza STI, ambos con la misma cifra de potencia
  Según los responsables de Ralliart, nunca se había producido un salto cualitativo tan importante en el Lancer como en esta novena evolución desde 1992, y es que tanto a nivel motor como a nivel de “adelgazamiento” se han realizo importantísimas mejoras. Como ya informamos anteriormente, en el Evo IX el techo es totalmente de aluminio, así como las barras de protección de las puertas, lo cual, además de ahorrar peso, ha contribuido a bajar el centro de gravedad y lograr así una mayor estabilidad. El capó también es de este mismo material ligero.
Y hablando de materiales ligeros, el compresor es ahora de magnesio y la turbina de titanio; pero no es eso lo más importante, sino su nuevo sistema de distribución variable MIVEC. La potencia del coche de calle sube considerablemente del Evo VIII al Evo IX, llegando ahora a más de 280 cv, lo que le permite bajar de los 5 segundos en aceleración de 0 a 100 km/h. El diseño varía como en cada nueva evolución sobre todo el frontal, que además en esta ocasión mejora la aerodinámica y la refrigeración gracias a una parrilla con una malla de gran tamaño. En la zaga un bien estudiado desde el punto de vista aerodinámico alerón trasero de fibra de carbono contribuye a rematar su agresiva estampa.
Para esta versión de carreras Grupo N se opta por la caja de cambios manual de cinco velocidades con cinco relaciones y de dientes rectos más diferencial mecánico, y está realizada por Hewland para Ralliart. La sección del difusor del turbocompresor ha sido alargada para mejorar la respuesta en la parte baja y media del cuentarevoluciones, los pistones son más resistentes y fiables gracias a la aplicación de un nuevo material, y se se ha desarrollado una nueva cartografía adaptada a las características del motor.
Para llevar bien el reparto de pesos se monta un nuevo depósito de seguridad de 80 litros emplazado en la parte inferior del vehículo, y el interior se completa con elementos de carbono y unos backets muy ligeros de la marca Toora. Otras marcas presentes son Ohlins para la suspensión y Endless para las pastillas de freno.
Enrique Marco, Autocity
2 de Noviembre de 2005