Mini Rocketman Concept: El verdadero Mini

a fondo Mini Rocketman Concept 1
Raúl Toledano03 mar 2011
Con 3,41 metros de longitud, Mini se acerca a su modelo original con este prototipo que nos avanza las líneas futuras de la marca: menos centímetros y más tecnología, con el Toyota iQ entre ceja y ceja
Novedad
La filial de BMW Mini asoma en la muestra de Ginebra con un prototipo, el Rocketman Concept, que pretende asociar dos atributos por encima de cualquier otro: dimensiones del Mini de toda la vida, el verdadero Mini, y una carga tecnológica brutal. Según la nota de Mini, este concepto adelanta las formas de los futuros coches de producción de la casa. Los pocos datos facilitados sobre Rocketman hablan de un coche de 3,41 metros de longitud, 31 cm más corto que el Mini actual, y de un propulsor de clara orientación ecológica, con un consumo mixto homologado de 3 litros a los 100 kilómetros.
"Mini adelanta las formas de sus futuros modelos, más cortos, con el objetivo de convertirlos en un anti-iQ"Con estas medidas, Mini desembarcaría de lleno en el segmento de los Micro Machines, rivalizando con el Smart forTwo (2.70 m de longitud) y sobre todo con el exitoso iQ de Toyota (3 m). Aunque con la notable diferencia que en este caso hablamos de Mini, con todo lo bueno y malo que ello conlleva, mecánicas de primer orden, avanzados sistemas de seguridad, diseño y multimedia, pero también un sobreprecio importante. Toda una declaración de intenciones para neutralizar el despegue del pequeño nipón. Algo más grande que el Mini original (con poco más de tres metros de eslora) y de tres puertas, los ingenieros de la firma británica han dotado a este Mini de un exterior de enfoque modernista grandes faros delanteros, llantas especiales de 18, contornos luminosos que hacen las veces de luces de cruce, tubo de escape central, diodos de LED trasero en forma de arco, detalles en negro brillante y mucha superficie acristalada, incluido un techo de cristal e iluminado que pinta la bandera británica-, apoyado en un chasis monocasco de fibra de carbono. En algunos puntos de la carrocería, el carbono queda a la vista, creando un efecto visual de lo más innovador.Mini adelanta las formas de sus futuros modelos, más cortos, con el objetivo de convertirlos en un anti-iQ
Su filosofía de coche de exhibición queda más que patente con algunos elementos que difícilmente podremos ver en un coche de producción en serie. Por ejemplo, un portón de maletero, con una parte superior alargada para ofrecer una boca de carga más amplia y una zona inferior con una especie de cajón deslizante, o unas puertas que basculan hacia delante y los laterales, gracias a un sistema de bisagras dobles, permitiendo un acceso más cómodo a un habitáculo, que, según la nota de Mini, se puede configurar para una, dos, tres y hasta cuatro personas, en disposición 3+1, tres adultos y un niño, aprovechando de la manera más eficiente el espacio disponible en el habitáculo.

a fondo Mini Rocketman Concept 2


Su interior, que a golpe de vista resulta más futurista que en el resto de la gama, Cooper, Cabrio, Countryman y Clubman, se caracteriza por una elegante combinación de materiales como el aluminio, el carbono o Alcántara, destacando como novedades la posibilidad de extraer la consola central de mandos para poder configurarla en un ordenador al gusto del cliente. Además el conductor dispondrá del control integral de las funciones del coche en su volante, con la novedosa bola trackball que hace las veces de ratón inteligente. En el apartado mecánico la información de Mini habla de un motor gasolina tricilíndrico con un consumo cercano a los tres litros por cada 100 kilómetros.Está orientado para una conducción ecológica, gracias a su pequeño motor tricilíndrico de gasolina, con un consumo de 3 l/100 km