MINI John Cooper Works: Miniconsumos, maxieficientes

onetwoone_bfd88a1ff7d362538d4187ceb.jpg
Raúl Toledano22 may 2012
Desde el próximo mes de julio, MINI revisa sus motores gasolina más ‘gordos’ correspondientes a las versiones John Cooper Works, que, sin perder prestaciones y rendimientos, reducen significativamente consumos y emisiones
El apellido John Cooper Works es para MINI sinónimo de prestaciones y deportividad. Sin embargo, la histórica marca británica quiere actualizar esta división de modelos con mecánicas más eficientes, acordes a los tiempos que corren. De tal manera que todas las carrocerías de MINI, Cooper, Cabrio, Clubman, Countryman, Coupé y Roadster, verán como el bloque motor 1.6 litros gasolina turboalimentado de 211 o 218 cv –desarrollado en colaboración con los franceses de PSA- introducen las habituales especificaciones para reducir consumos y emisiones de CO2: Auto Star/Stop, indicador del cambio de marcha adecuado y el sistema de regeneración de energía en fases de frenada y desaceleración.
Los revisados John Cooper Works incluyen una dirección asistida electromecánica que sólo activará su motor eléctrico cuando sea estrictamente necesario, contribuyendo también a la rebaja del consumo medio. Además se mantendrá de serie su caja de cambios manual, dejando en opción la transmisión automática-secuencial con levas tras el volante, ambas de seis velocidades.
El motor de los John Cooper Works tiene 1.600 centímetros cúbicos de cilindrada, 211 cv de potencia a 6.000 rpm y un par máximo de 280 Nm entre 2.000 y 5.200 rpm (función Overboost).Se mantienen intactos los registros de potencia y par en todas las carrocerías
Habla MINI, desde 2001 bajo el paraguas de BMW, de una reducción media de 0,5 litros de carburante por 100 kilómetros recorrido.
Por carrocerías, las rebajas son las siguientes:
En el MINI John Cooper Works –carrocería normal, la tradicional- el consumo medio se reduce a 6,6 l/100 km (7,1 con el automático) y las emisiones de CO2 a 153 g/km (165 g/km), idénticas cifras a las del Coupé.
Sorprenden los datos que arroja el Clubman John Cooper Works, con un consumo de 6,7 l/100 km (7,2 l/100 km) y unas emisiones de 155 gramos (167 gramos).
Peor paradas quedan las carrocerías descapotables, Cabrio y Roadster. Lastradas por su peor aerodinámica y el incremento del peso de sus estructuras, ambas homologarán idénticas datos de 6,8 l/100 km (7,3 l/100 km) y 157 gramos de CO2 por kilómetro recorrido (169 g/km).
Por su parte, la última versión John Cooper Works en llegar al mercado alcanzó al Countryman, el SUV de la marca, que comparte motor con el resto de sus hermanos pero potenciado hasta los 218 cv. Sus cifras son de 7,4 l/100 km (con caja automática es de 7,9 litros) y 172 gramos (184 gramos) por kilómetro.

* Los datos que aparecen entre paréntesis, (), corresponden a las versiones con cambio automático