Mini John Cooper Works: El rey de los mini GTI

Enrique Marco19 mar 2008
Después del verano llegará la versión más radical de Mini, que ofrece unas prestaciones salvajes: ¡211 cv y 238 km/h de velocidad punta! Entra aquí y descubre los secretos del espectacular John Cooper Works.
El rey de los MiniGTI
El Mini John Cooper Works que se venderá tras el verano se convertirá en el modelo más potente y rápido de su categoría y tamaño. Los Renault Clio Sport, Opel Corsa OPC o Peugeot 207 RC sólo podrán seguirle, aunque a cierta distancia. Eso sí, el precio del potentísimo y caprichoso Mini también se espera considerablemente más alto que el de los tres modelos antes nombrados.

a fondo Mini John Cooper Works 1

De momento ya están disponibles las versiones Cooper S y Cooper S Clubman de 175 cv, las cuales ofrecen un rendimiento sobresaliente y se muestran como unos de los mejores “MiniGTI´s”. Pero a partir de ese mismo motor 1,6 litros turbo -y también para las carrocerías de tres puertas y Clubman- llegará en unos meses la versión tope de gama. Ya hubo en la anterior generación del Mini un John Cooper Works con compresor y de similar potencia, aunque, como a continuación veremos, las cifras demuestran que el nuevo modelo es mejor.
La potencia específica de este nuevo rey de los “MiniGTI´s” es abrumadora, pues extrae 211 cv de 1,6 litros de cilindrada; evidentemente gracias al turbocompresor. Se trata de un motor prácticamente de competición, pues es casi idéntico al de la Mini Challenge 2008 que se va a disputar en varios países europeos (lamentablemente, no en España). Quizá el dato más significativo para comprender semejante incremento de potencia es el aumento de la presión de turbo (de 0,9 bar a 1,3 bar), aunque la verdad es que se han retocado multitud de piezas del propulsor.
Gracias a su elevada potencia de 211 cv y al poderoso par de 260 Nm (280 Nm durante unos segundos debido a la función “overboost”), este nuevo Mini, unido a la caja de cambios manual de seis velocidades, puede acelerar de 0 a 100 km en sólo 6,5 segundos y alcanzar los 238 km/h, mientras que sus cifras de consumo y emisiones son de 6,9 l/100 km y de 165 g/km (en el Clubman se declaran 6,8 segundos, 238 km/h, 7,0 l/100 km y 167 g/km). Sin duda, el más rápido de su categoría.
En la parte chasis, opcionalmente se puede solicitar un rebaje de la altura de la carrocería en 10 mm asociado a unas estabilizadoras más gruesas y a una amortiguación más dura. Las ruedas son unas 205/45 montadas sobre llanta de 17 pulgadas; los controles electrónicos de tracción y de estabilidad son de serie; y en el salpicadero incorpora una tecla “sport” para variar diferentes parámetros y ofrecer un comportamiento más deportivo. No obstante, quizá su punto más destacado de cara a lograr una gran eficacia y rapidez sea su diferencial autoblocante electrónico, dispositivo con el cual se optimiza la fuerza aplicada a las ruedas y permite una mayor aceleración y capacidad de tracción a la salida de las curvas.
Por lo que se refiere a lo estético, diversos retoques y elementos aerodinámicos diferencian al más potente de la gama Mini. Un volante de tres radios forrado en cuero, distintos tapizados del habitáculo, logos y un velocímetro con escala 260 km/h le identifican en el interior. Los asientos pueden ser opcionalmente de cuero, como opcional es también el navegador con pantalla TFT de 6,5 pulgadas y en color.