Mini Countryman: Un 4x4 único

a fondo Mini Countryman 1
Enrique Marco26 jul 2010
Mini ya admite pedidos del cuarto modelo de su gama, el Countryman, un original y caprichoso SUV que llegará a los concesionarios españoles el 18 de septiembre.
Mini ya admite pedidos del cuarto modelo de su gama, el Countryman, un original y caprichoso SUV que llegará a los concesionarios españoles el 18 de septiembre. La marca perteneciente al Grupo BMW espera continuar con su espectacular éxito, el cual le ha llevado a vender en España más de 74.000 unidades de Mini desde 2001 (1,8 millones en todo el mundo). Lo cierto es que, ahora, el Countryman prácticamente no tiene rivales en el mercado, pues no existe otro crossover premium del mismo tamaño. Quizá el más cercano por concepto y medidas sea el Nissan Juke, aunque el japonés es significativamente más económico. Otros rivales podrían ser el Suzuki SX4, el Skoda Yeti o, dentro del mismo grupo y un escalón por encima, el BMW X1.
La nueva gama Countryman de Mini tiene unos precios comprendidos entre 20.800 y 31.000 euros, lo que supone unos 2.000 euros más que el Clubman. No obstante, con sus 4,10 metros de longitud, las cuatro verdaderas puertas y portón trasero, el amplio maletero de 350/440 litros ampliable hasta 1.170 litros o su elevada altura, el Countryman es más coche que el Clubman, además de más versátil y espacioso en las plazas traseras. La mayoría de las versiones serán de tracción delantera, y sólo las tope de gama en diésel y gasolina (Cooper D 112 cv y Cooper S 184 cv respectivamente) pueden llevar el sistema de tracción a las cuatro ruedas ALL4, el cual supone un incremento de precio de 2.050 euros respecto a las versiones de tracción a un solo eje.
Con unos rasgos similares al resto de la gama Mini pero con una apariencia claramente identificativa, el Mini Countryman se diferencia principalmente por las cuatro puertas, la elevada altura (1,56 metros), los pasos de rueda abultados con molduras de plástico negro, los grupos ópticos modificados, la mayor distancia libre al suelo y superior recorrido de suspensiones o la peculiar forma del techo entre otras cosas. Además, según equipamientos observamos más diferencias todavía, como en el techo, que en va pintado en blanco o negro en los Cooper y Cooper S y en el mismo color de la carrocería en el One, o las parrillas delanteras, de diferente diseño y acabado en cada uno de los niveles de equipamiento.
Hablando de equipamientos, todos los Mini Countryman llevan de serie aire acondicionado, seis airbags y control de estabilidad con sistema de ayuda al arranque en pendientes. Eso sí, al One le faltan varios detalles, pues monta unas llantas de acero, un volante de material sintético y carece de faros antiniebla. Los siguientes niveles de equipamiento desde 23.700 - sí cubren ya estas pequeñas carencias. Una curiosidad es la posibilidad de pedir la configuración de cinco o de cuatro asientos, ambas por el mismo precio. Si sólo lleva dos asientos atrás el conjunto se completa con un innovador raíl central preparado para ubicar objetos bien sujetos gracias a su completa lista de accesorios. En cualquier caso la fila trasera está muy bien pensada debido a la posibilidad de abatir los respaldos hacia atrás y de desplazar las banquetas longitudinalmente.
La gama mecánica estará toda ella disponible desde el principio, y para lo único que habrá que esperar unos meses será para las cajas de cambio automáticas y para algunos kits de accesorios. En diésel se contará con motores 1.6 de 90 y 112 cv, pero se van a dejar de montar los de origen PSA para incorporar unos propios de BMW. En gasolina se continúa con los diseñados por BMW y también utilizados por PSA, con una cilindrada de 1,6 litros, en versiones de 98 cv (One), de 122 cv (Cooper) y de 184 cv (Cooper S). En cuanto al sistema de tracción integral ALL4, se trata de un sistema totalmente automático en el que la gestión inteligente distribuye la potencia entre las cuatro ruedas dependiendo de las condiciones del terreno y sin que el conductor tenga que manipular ningún mando. En prestaciones y consumos, gracias a que el incremento de peso ha sido ligero, se logran unas cifras muy buenas, con consumos de 4,4 l/100 km en los diésel y aceleraciones de 7,6 segundos de 0 a 100 km/h en el Cooper S.
Durante la presentación del Mini Countryman pudimos comprobar como se ha logrado mantener el concepto de coche divertido de conducir, pues a pesar de haber crecido y engordado ligeramente este coche se conduce de forma muy ágil. Incluso cuando probamos la versión ALL4 en pistas de tierra con fuertes desniveles vimos como el Countryman es perfectamente válido para estas condiciones. Es evidente que no se trata de un 4x4 auténtico, pero las versiones ALL4 se pueden convertir en grande aliadas para quien utilice este coche en campo o nieve. La gran ventaja de este Countryman es que ha conseguido conservar prácticamente intacto el concepto de coche de capricho, con detalles exclusivos y de conducción divertida; pero ahora con un espacio mayor y una versatilidad muy superior.