Mini 2014: Evolución inteligente

minipresentacionportada_db2b76adaab144538d700fe31.jpg
Raúl Toledano13 mar 2014
Nos colocamos al volante del nuevo Mini 2014, la tercera generación que llegará a los concesionarios el 27 de marzo. La venta arrancará con los gasolina Mini Cooper (136 cv) y Cooper S (192 cv) y el diésel Mini Cooper D (116 cv), Es más grande y seguro, sin perder su estética retro y su comportamiento deportivo.
BMW renueva por tercera vez el Mini, el icono de los vehículos más pequeños y exclusivos del mercado, después del inicio de la nueva era (2001), una actualización intermedia (2006) con múltiples lanzamientos posteriores de carrocerías variopintas, y este Mini 2014 de código interno F56 que llega a los concesionarios de la marca a partir del 27 de marzo con una horquilla de precios entre los 16.550 y 26.750 euros y de potencias comprendidas entre los 75 y 192 cv, versiones JCW aparte.
A diferencia de 2001 no se puede hablar de una revolución. Sí de una evolución que, no tanto afecta al diseño y al concepto en sí mismo de lo que es un Mini, sino de un automóvil más acorde a los tiempos que corren: seguro, tecnológico, grande y eficiente. De tal manera que el Mini 2014 no se sale de sus cánones estéticos habituales. Como un Range, un 911 o un Golf, bien podría ser reconocido por un niño que anda de la mano de su padre adivinando modelos que circulan por la calle. Con este Mini 2014, ese niño no se iba a confundir: ahí están la parrilla hexagonal, los faros frontales redondeados, ahora más ovalados, o los traseros verticales y rectangulares, ahora más grandes y con un marco cromado más dominante, del nuevo Mini, que añade detalles de mayor sofisticación como las luces diurnas que opcionalmente pueden ser de LED con un anillo redondeando la óptica principal.
Bajo el código interno F56, el diseño y el desarrollo del nuevo Mini han concluido con un modelo que 55 años después de su nacimiento mantiene su carrocería de tres puertas subcompacta de estilo hatchback pero con un evidente incremento en sus cotas exteriores. Claramente más grande, se mire por donde se mire, el Mini 2014 mide 3,82 metros de largo (9,8 centímetros más que antes), 1,42 m. de alto (+1,2 cm.), 1,73 m. de ancho (+4,4 cm.) y también destaca por una batalla mayor de 2,49 m. (+2,8 cm.).Crece en todas sus cotas, especialmente a lo largo y en la distancia entre ejes
Con estos retoques en sus dimensiones exteriores, el objetivo era mejorar la habitabilidad interior. Se ha conseguido, sobre todo en un maletero de 211 litros (51 l. más que antes) que se ve beneficiado por el crecimiento del voladizo posterior que ha crecido en 5,8 centímetros. Por su parte, los dos ocupantes de las plazas traseras ganan espacio de rodillas (mucho dependerá de la colocación de las butacas delanteras, que ahora se pueden desplazar más longitudinalmente) y sobre todo a nivel de altura ya que las butacas van situadas en una posición ligeramente más baja (2,3 cm).
El puesto de conducción sigue siendo inminentemente deportivo. Acudimos a la presentación nacional para la prensa en el centro de Madrid, y las unidades que nos esperan (Cooper, Cooper S y Cooper D) vienen con los paquetes opcionales más golosos para el cliente; entre ellos los que incluye unas butacas delanteras forradas en piel y que brillan por la sujeción lateral que reporta en una conducción a alta velocidad. Los acabados generales siguen siendo impecables. Los acolchados blandos –que los hay- dominan las partes altas y los plásticos duros son de gran calidad y con unos ajustes a prueba de bombas. Nuestra unidad de prueba -Cooper D- nos deja dudas por la alta permeabilidad de los ruidos aerodinámicos percibidos, seguramente por culpa del techo panorámico que monta.
Frente al conductor, la gran novedad del Mini 2014 será la recolocación del velocímetro, que se sitúa tras el volante en el cuadro de instrumentos en un 'globo' central escoltado por el cuentarrevoluciones (semiesfera) y una moldura de plástico anexa con celdas verticales que informa sobre el combustible disponible. Mini justifica este cambio desde una perspectiva de seguridad: "para que el conductor mantenga la mirada al frente". La botonería de estilo minimalista es continuista, con la novedad del botón de arranque, ahora situado en la parte baja de la consola central en color rojo.El velocímetro abandona el reloj central y se sitúa tras el volante, frente al conductor
Por su puesto el gran indicador central se mantiene aunque Mini aprovecha la ocasión para incluir (opcionalmente) una gran pantalla a color de 8,8 pulgadas con un anillo LED interactivo que aporta información -o confusión- sobre las distintas informaciones del vehículo. Habrá que acostumbrarse a él, aunque chic –según la RAE, “distinguido, elegante, que va a la moda”- sí que es.
El nuevo Mini 2014 es también un coche más seguro. En materia de seguridad pasiva incluye el capó activo que se puede elevar automáticamente para minimizar los daños en el peatón en caso de atropello. Hablando de atropello, el que podrá evitar el nuevo asistente de detección prematura en entornos urbanos (entre 15 y 60 km/h), ya en materia de seguridad activa. Sin olvidarnos de tecnologías que ayudan a que no perdamos la atención de la carretera: Head-Up Display, cambio automático de luces cortas/largas, reconocimiento de señales de tráfico, o programador de velocidad activa. En lo relacionado con el confort, el asistente automático de aparcamiento –por si a alguien se le hace muy grande el nuevo Mini- o la cámara de visión trasera. Y en el apartado de información y entretenimiento, un Mini Connected con funciones ampliadas.El Mini 2014 incluye un capó activo para minimizar los daños en caso de atropello
Más grande, tecnológico, seguro… y eficiente. La gama mecánica sí que es una revolución, al completo con tecnología TwinTurbo de BMW y todas las versiones más ligeras y con el sistema ‘Start&Stop’ de serie en toda la gama. En ciclo gasolina, habrá cuatro nuevas motorizaciones, tres de ellas tricilíndricas, 1.2 litros de 75 cv (One 75) y 102 cv (One) y 1.5 litros de 136 cv (Cooper), y el tetracilíndrico de 2.0 litros y 192 cv (Cooper S). Sus consumos mixtos oficiales oscilarán entre los 4,6 y 5,7 l/100 km y todos ellos bajan de los diez segundos de 0 a 100 km/h, siendo el Cooper S dos décimas más rápido que antes con unos plausibles 6,8 segundos.
Mientras que los diésel en sus escalones básicos apuestan también por motores de tres cilindros de 1.5 litros de cilindrada de 95 cv (One D) y 116 cv (Cooper D), y el más prestacional 2.0 de 170 cv (Cooper SD, ¡23 cv más que antes!). Los dos más eficientes marcan unas cifras históricas dentro de la gama Mini, llegando a consumir 3,4 l/100 km y emitiendo 89 g/km de CO2 en el caso del One D.El Cooper SD, que llegará en junio, es 23 cv más potente que su predecesor
También son nuevas las transmisiones, tanto la manual (de serie) como la automática (disponible opcionalmente en todos los motores menos en el One D), ambas de seis velocidades. Más compactas y ligeras, ayudan a rebajar el centro de gravedad del vehículo (a pesar de la mayor altura de la carrocería) y a la postre mejorar su coeficiente aerodinámico (entre 0,28 y 0,31 Cx, según versión). Todas las versiones son más ligeras y, a pesar de su mayor envergadura, también se ha mejorado el coeficiente aerodinámico
GENES DEPORTIVOS INTACTOS
El cambio manual sigue teniendo un tacto deportivo, con recorridos de la palanca cortos y precisos. En el Mini Cooper D que probamos las relaciones del cambio eran más bien largas, obligando a jugar demasiado con la palanca para que los 270 Nm de par motor máximo no desapareciesen. La dirección sigue gozando de un guiado excepcional: apuntas y vas, siendo ideal para cambios de apoyo rápidos en carreteras reviradas, y ligeramente desfavorable en vías rápidas –autovías- porque es tan directa –brusca, mejor dicho- que necesita un periodo de adaptación para vacilar. Por último, la suspensión no falta a su cita con esa firmeza (ahora con un programa adaptativo del chasis con tres modos de funcionamiento diferentes, “Mid”, “Green” y “Sport”) de la que siempre ha hecho gala Mini, lo que complica su comportamiento en terrenos mal asfaltados porque todo llega al volante, lo que unido a esa dirección tan rápida puedo provocar algún susto. En ciudad, el coche se siente duro pero no incómodo.
GASOLINA
Mini One 75: 16.550 euros (julio)
Mini One: 17.950 euros (abril)
Mini Cooper: 20.550 euros (27 de marzo)
Mini Cooper S: 25.950 euros (27 de marzo)

DIÉSEL
Mini One D: 19.550 euros (abril)
Mini Cooper D: 22.100 euros (27 de abril)
Mini Cooper SD: 26.750 euros (julio)