Mercedes SL65 AMG: Más deportivo y con 630 cv

slamg_portada_06e6660f9fbc580d0602d499b.jpg
Enrique Marco21 mar 2012
Tras la reciente llegada de las versiones SL350 de 306 cv y SL500 de 435 cv, y la próxima aparición del SL63 AMG de 564 cv, esta sexta generación del lujoso roadster de Mercedes se coronará con el descomunal SL65 AMG V12 Biturbo de 630 cv.
Una familia del prestigio de la gama SL de Mercedes merece todas las atenciones, por lo que no podemos dejar pasar por alto a ninguno de sus miembros. Esta misma semana, coincidiendo con el lanzamiento de las primeras versiones de la sexta generación (SL350 y SL500), publicábamos los datos definitivos y precios de dichos modelos; mientras que hace sólo un mes ofrecíamos la primera información del nuevo SL 63 AMG, que con su motor 5.5 V8 biturbo de hasta 564 cv opta por bajar cilindrada y mejorar rendimiento tal y como mandan las tendencias actuales.
Sin embargo, para los más puristas, exigentes y nostálgicos, Mercedes anuncia la próxima llegada del SL65 AMG, un potentísimo rodadster que pasa olímpicamente del “dowsizing” y sigue confiando en el conocido motor V12 biturbo de seis litros de cilindrada, el cual para esta nueva realización desarrolla nada menos que 630 cv de potencia y 1.000 Nm de par. Eso sí, como el resto de la gama SL, la versión más potente se beneficia igualmente de la notable reducción de peso, fijando la báscula en este caso en 1.950 kilos. Así las cosas, esta bestia que llegará a Alemania en septiembre con un precio de 236.334 euros (el precio en España, así como la fecha exacta de comercialización, todavía no están fijados), se convertirá en una interesante alternativa al superdeportivo SLS.
Este nuevo estandarte de la gama SL prácticamente no tendrá rivales. Por precio y potencia el Bentley Continetal GTC W12 sería su competidor más cercano, pero el británico es notablemente más pesado y menos deportivo que el alemán. En cuanto a peso y prestaciones, el Aston Martin DBS Volante podría estar en la órbita del nuevo SL65 AMG, pero el más rápido de los Aston no tiene una cifra de potencia tan ambrumadora y sin embargo es más caro todavía que el Mercedes. Por ello, este SL65 AMG se convertirá en un rodaster de techo duro casi único que culmina con todos los honores una gama deportiva de casi 60 años de historia (los SL nacieron en 1954).

slamg_xa_8e5755929e59cb0f0143ceab6.jpg

Hay varias novedades en este nuevo SL respecto a su predecesor, que también se llamaba SL65 AMG y portaba igualmente el V12 biturbo, aunque con 18 caballos menos: 612 cv. Lo primero y más importante es la reducción de 170 kilos gracias a la masiva utilización del aluminio en la construcción de la carrocería de esta sexta generación. También es fundamental la nueva caja de cambios 7G-Tronic de 7 velocidades con cuatro modos de uso, un sistema que ya se utilizaba en muchos otros modelos pero que se a puesto a punto de forma específica para que pueda digerir los 1.000 Nm de par. Además cuenta con función de arranque y parada, uno de los aspectos que contribuye a la notable reducción de consumos (un 17%) para fijar ahora el gasto medio homologado en 11,6 l/100 km. De este modo el nuevo Mercedes SL65 AMG puede acelerar de 0 a 100 km/h en 4 segundos (dos décimas menos que su predecesor), mientras que la velocidad máxima se limita electrónicamente a 250 km/h.La reducción de peso ha sido fundamental para bajar el registro de aceleración de 0 a 100 km/h a 4 segundos.
Finalmente, en cuanto a su estética y equipamientos, decir que su resultado en este acertado color azul oscuro de las primeras fotografías oficiales de la marca es espectacular. Muestra elegancia y deportividad a partes iguales, y no oculta su apuesta por los enormes motores al portar en los laterales de la carrocería el logotipo “V12 Biturbo” de forma bien visible. También se diferencia del resto de la gama (incluso del SL63 AMG) por modificaciones en los grupos ópticos, parrilla y elementos aerodinámicos. Las llantas de diseño específico son de 19 pulgadas (opcionalmente de 20”) y en medidas 255/35 R 19 delante y 285/30 R 19 detrás; mientras que los generosos discos de freno (opcionalmente pueden ser cerámicos) alcanzan los 390 mm en ele eje delantero y 360 mm en el trasero. En cuanto al lujo y comodidades, todas las exquisiteces que nos podemos esperar en un vehículo Mercedes de este nivel, destacando, en todo caso, el sistema de techo Magic Sky Control que permite oscurecer el techo de cristal pulsando un botón.

slamg_xb_72d94463009effc1f19ef9eb1.jpg