Mercedes SL 55 AMG: El no va más deportivo

Diego Zotes19 dic 2001
Si el nuevo SL es ya de por sí el no va más de la gama de coupés de lujo de la marca de la estrella, la versión AMG del mismo a partir del SL 500 se convierte en el máximo alto de gama deportivo de Mercedes con sus 476 CV.
Inicio
EL NO VA MAS DEPORTIVO

a fondo :: Mercedes SL 55 AMG 1

Si el nuevo SL es ya de por sí el no va más de la gama de coupés de lujo de la marca de la estrella, la versión AMG del mismo a partir del SL 500 se convierte en el máximo alto de gama deportivo de Mercedes con sus 476 CV.
De siempre AMG se ha encargado de preparar las versiones más deportivas de Mercedes, algo que cuando se llega a lo alto de la gama no resulta ya tan fácil, habida cuenta de las elevadas prestaciones de los modelos "normales". Por eso el reto esta vez ha sido muy arriesgado; lograr un SL superdeportivo sin desvirtuar su carácter de gran turismo de lujo.

a fondo :: Mercedes SL 55 AMG 2

Motor
MOTOR

a fondo :: Mercedes SL 55 AMG 3

En primer lugar, el motor V8 ha pasado de 5 a 5.5 litros, a base de alargar la carrera de los pistones de 84 a 92 mm, manteniendo el diámetro (97 mm), con lo que se consiguen 5.439 cc. Este generoso cubicaje se ve soplado por un compresor mecánico de nuevo desarrollo situado entre las dos bancadas de la "V", que funciona según el principio de Lysholm, garantizando una presión de sobrealimentación un 30% superior a la de los compresores mecánicos convencionales, sin que la presión final (0,8 bares) sea excesiva.
El control electrónico de la gestión del motor también implica al compresor, de modo que en función del régimen de giro y carga del motor se decide su entrada en acción y presión de soplado. En fracciones de segundo se activa su acoplamiento electromagnético (mediante correa dentada) lo que permite disfrutar de un extraordinario par desde el ralentí. Baste decir que a 1.500 rpm ya hay nada menos que 51 mkg, que suben a 66,3 mkg a 2.000 rpm y más de 70 a 2.500 rpm Eso explica los 476 CV a 6.100 rpm, la mayor potencia nunca obtenida antes por un Mercedes de turismo.

a fondo :: Mercedes SL 55 AMG 4

En el hueco entre bancadas del poderoso V8 no sólo se aloja el compresor, sino también el "intercooler", que esta vez no es aire/aire sino aire/agua, ya que el calor lo evacua al circuito de refrigeración, movido por una bomba aparte que cierra un circuito propio de refrigeración especial a baja temperatura integrado en el módulo general de refrigeración, entre el condensador del climatizador automático y el radiador general de agua. Igualmente, el aceite dispone de su propio radiador (en el faldón delantero).
Por si fuera poco, la electrónica también gobierna la presión del circuito de combustible (hasta 5 bares) para que nunca falte presión suficiente al mismo, y el escape está dotado de cuatro catalizadores (dos por cada bancada, con uno cerámico de paredes extrafinas situado junto al motor y otro metálico más lejos, en los bajos del vehículo). La sonoridad ha sido muy estudiada, para que sin ser excesiva sea personal y delate la impresionante potencia del motor a través de sus 4 salidas cromadas, con todo el sistema de escape en acero inoxidable.
En cuanto a la preparación de AMG en sí, y aparte del aumento de cilindrada y el montaje del compresor Lysholm, se ha mejorado el engrase con un cárter modificado y una bomba más potente, los pasos de culata son mayores, los árboles de levas presentan distintos diagramas, con muelles de válvula doble, para subir sin problemas de 5.600 a 6.100 rpm, pistones y cojinetes son de distinta aleación, etc. El resultado es una aceleración de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos (y a 200 km/h en 16 segundos), con la velocidad máxima autolimitada a 250 km/h (el velocímetro marca 300, y desde luego serían posibles sin la autolimitación).
Detalles
DETALLES

a fondo :: Mercedes SL 55 AMG 5

Respecto al cambio, el automático de 5 relaciones del SL cuenta ahora con la posibilidad de accionamiento secuencial desde el volante, al estilo de un F1. La suspensión, dotada del sistema ABC de Control Activo de la Carrocería, mantiene el esquema anterior de cuatro brazos y el multibrazo posterior, pero la amortiguación es más rígida, habiéndose ajustado a este nivel de exigencia el resto de las ayudas electrónicas (ESP, Distronic, etc).
Los frenos son de discos ventilados y perforados en las 4 ruedas, de 360 mm delante y 330 detrás, con pinzas delanteras de 8 pistones (4 plaquetas), lo que viene a duplicar la superficie delantera de fricción (220 cm2) respecto al SL 500, manteniendo el innovador sistema electrohidráulico Sensotronic (SBC). Finalmente los trenes rodantes están en consonancia: llantas de aleación de 18 pulgadas (con 8,5 de anchura delante y 9,5 detrás) con neumáticos 255/40 delante y 285/35 detrás.

a fondo :: Mercedes SL 55 AMG 6

En el interior, los umbrales de puertas en aluminio pulido, con molduras interiores igualmente en aluminio, contrastan con los asientos en cuero perforado y Alcántara, con el logo AMG en los respaldos. También en Alcántara va la capilla del cuadro de instrumentación (fondo plata y agujas en rojo, más la serigrafía AMG) y la zona anterior de la consola del cambio, con distintas combinaciones cromáticas a tres tonos. En definitiva, un acabado de excepción para el Mercedes AMG más excepcional, que estará en el mercado en febrero de 2002 a un precio de 23.543.619 de ptas.