Mercedes S65 AMG

0
Mercedes presenta la berlina de superlujo más poderosa del mundo. Se llama S65 AMG, pasa de modas como el downsizing, y abruma a sus rivales más cercanos. Bueno, lo cierto es que con su excelso motor V12 Biturbo de 630 cv el único competidor cercano es el Bentley Continental Flying Spur, ya que Rolls-Royce no tiene una berlina tan prestacional, y los mejores exponentes de Audi, BMW o Jaguar son rivales del recién aparecido Mercedes S63 AMG de 585 cv, no de “la barbaridad” de la cual hoy informamos. El Mercedes S65 AMG es un fuera de serie y cuando salga a la calle en marzo de 2014 será la berlina de representación más rápida del mundo.

Cierto es que en cuanto a deportividad y prestaciones, si bajamos un escalón nos encontramos con el E63 AMG S 4Matic, que es más rápido y ágil, pero si lo que queremos es tener lo más de lo más en cuanto a exquisiteces, tamaño del coche y tamaño del motor, este nuevo Clase S es lo más acertado. Evidentemente su precio no estará al alcance de la mayoría de los mortales, pues superará ampliamente los 175.300 euros del S63 AMG para situarse en la onda de los 230.000 euros que cuesta el mencionado Bentley, el único rival que le puede hacer sombra.
Esta ostentosa versión, modelo cumbre de las berlinas Mercedes, está únicamente disponible con la carrocería larga de 5,23 metros y asociada al sistema de propulsión trasera. Su motor de 12 cilindros en V y 6 litros de cilindrada viene alimentado por dos turbos que generan una potencia de 630 cv y un colosal par de 1.000 Nm. Para transmitir la potencia al eje trasero se cuenta con una caja de cambios automática de 7 velocidades y con tres modos de uso. Aunque la velocidad máxima se limita electrónicamente a 250 km/h, la cifra de aceleración de 0 a 100 km/h demuestra su potencial: 4,3 segundos, un excelente registro para un vehículo que supera ampliamente las dos toneladas de peso.

Estéticamente el nuevo Mercedes S65 AMG destaca por una mayor cantidad de elementos cromados que “su hermano S63”, además de por unas llantas exclusivas con neumáticos 255/40 R20 en el eje delantero y 285/35 R20 en el trasero. La cuádruple salida de escape y las inscripciones laterales “V12 Biturbo” completan el conjunto. En cuanto a equipamiento se refiere, viene de serie con la suspensión Body Control Magic a la que se le añade el sistema Road Surface Scan; de modo que el coche lee la carretera para adaptar su comportamiento al estado del firme. Viene de serie con todos los lujos imaginables, pero para quien desee todavía más exclusividad puede pedir de forma opcional los frenos cerámicos, un kit exterior con elementos de fibra de carbono o equipos de infoentretenimiento más evolucionados para las plazas traseras.    Su aspecto es imponente, aunque elegante y sin estridencias

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.