Mercedes E55 AMG: Berlina super-prestacional

Diego Zotes06 sep 2002
Acelera de 0 a 100 kilómetros por hora en tan solo 4,7 segundos. Si se sigue pisando, en Mercedes aseguran que puede llegarse a 200 km/h. en 15,5 segundos.
Inicio
BERLINA SUPER-PRESTACIONAL

a fondo :: Mercedes E55 AMG 1

El motor empleado para animar esta berlina que supera todo lo concebido por un gran fabricante hasta ahora es el V8 de 5.4 litros, del cual ya existe una versión elaborada por AMG para los SL y CL 55. En ambos casos la potencia llega a los 500 caballos y, quizá por mantener una diferencia respecto a los productos más exclusivos entre los exclusivos Mercedes AMG, en el E 55 se ha dejado la cifra de rendimiento máximo en 476 caballos, que tampoco están nada mal.

a fondo :: Mercedes E55 AMG 2

La cifra de par máximo es igualmente extraordinaria: 700 Newton / metro de empuje entre 2.650 y 4.500 revoluciones por minuto para acelerar de 0 a 100 kilómetros por hora en tan solo 4,7 segundos. Si se sigue pisando, en Mercedes aseguran que puede llegarse a 200 km/h. en 15,5 segundos. La velocidad máxima, como ya sabéis, está limitada a 250 km/h.
Enrique Marco, Autocity
6 de septiembre de 2002
Detalles
DETALLES

a fondo :: Mercedes E55 AMG 3

Pero no solo se trata de fuerza, y para demostrarlo AMG ha puesto en juego una serie de sofisticadas soluciones técnicas encaminadas a facilitar el empleo de tanto pura sangre de forma racional.
La suspensión es de tipo neumático y se gestiona por un sistema semiactivo de control denominado Airmatic DC que permite al conductor elegir entre una regulación deportiva o cómoda del tren rodante.
AMG ha modificado los montantes de la suspensión, los amortiguadores y las estabilizadoras para adaptarlos a la "caballería" que deben mantener bajo control. Así mismo se ha incorporado un puente trasero diferente, con mejor refrigeración de los engranajes de trasmisión y adaptado para dar cabida a el sistema de frenos Sensotronic del SL 55 AMG. Cuatro discos perforados de 360 mm. de diámetro en las ruedas delanteras y 330 mm. en las traseras, rodeados de pinzas de ocho pistones que ofrecen casi el doble de superficie de fricción que las del E 500.
El cambio de marchas es automático de cinco velocidades pero incorpora una interesante función, Speedshift AMG, adaptable a cualquier estilo de conducción y con un programa de reducción de marchas en deceleraciones que se aprovecha del anulador de resbalamiento del convertidor de par, algo que según Mercedes proporciona sensaciones inéditas hasta ahora en un cambio automático.