Mercedes CLS63 AMG 4Matic: La berlina deportiva más rápida

clsamg_portada_9265b99d193fd2e29f5f52ffb.jpg
Enrique Marco20 ago 2014
Con el descomunal motor V8 Biturbo de 5,5 litros y la tracción total el CLS63 AMG 4Matic se ha convertido en la berlina deportiva más rápida del mercado, superando en aceleración a rivales de prestigio como los Panamera Turbo, RS7 o M6 Gran Coupe.
Probamos la berlina deportiva más rápida del mercado, pues si nos guiamos por su registro en aceleración de 0 a 100 km/h (3,7 segundos) así lo es. Nos estamos refiriendo al Mercedes CLS 63 AMG 4Matic de 557 cv, que es la motorización probada por Autocity; aunque para dar la información totalmente completa diremos que todavía existe una versión “S” de este mismo modelo que eleva la potencia a 585 cv y rebaja un décima su tiempo en aceleración.
Pero nuestra unidad de pruebas, a pesar de no ser la más alta de la gama (nuestro CLS 63 AMG 4Matic cuesta 143.000 euros y la versión “S” de 585 cv alcanza los 156.000 euros) sigue batiendo a la competencia crono en mano. Ni siquiera rivales recién aparecidos como el nuevo Porsche Panamera Turbo S de 570 cv modelo 2014 le supera (3,8 segundos), ni tampoco el recién renovado Audi RS7 2015 con su tracción quattro y 560 cv (3,9 segundos). Más lejos en las marcas de aceleración quedan otras dos alternativas, el BMW M6 Gran Coupe de 560 cv o el Jaguar XFR-S de 550 cv.

clsamg_xa_d461e3432133b11cdbef90b3d.jpg

La verdad es que en Mercedes ha alcanzado una posición de privilegio en cuanto al ranking de prestaciones se refiere con sus mecánicas AMG (unas mecánicas que próximamente animarán los nuevos modelos de Aston Martin). Ya lo advertimos el año pasado cuando se lanzó la berlina de la Clase E, pues con la versión E63 AMG S 4Matic de 585 cv pulverizaba a su archirrival BMW M5. Pero una vez posicionado en el mercado el Mercedes CLS 63 AMG –modelo que se lanzó en 2011- vamos a ver qué es lo que percibimos en la toma de contacto realizada.Esta combinación de mecánica biturbo y sistema de tracción total es imbatible
Aunque para gustos los colores, a nuestro parecer tuvimos la suerte de subirnos a una unidad que combinaba las mejores tonalidades que puede tener un AMG de Mercedes: gris plata por fuera y piel roja por dentro. Por fuera la verdad es que si no lo observamos al detalle –momento en el que sí se aprecia la cuádruple salida de escape o las inscripciones “V8 Biturbo”- es un automóvil que podría pasar bastante desapercibido. Bueno, decimos desapercibido respecto a otro CLS con motor inferior, ya que la segunda generación de esta elegante y deportiva berlina tipo coupé representa el lujo y la distinción como la que más; por lo que lo de pasar desapercibido es relativo. Lo que queríamos destacar es que el AMG no tiene elementos aerodinámicos exagerados que anticipen el tremendo potencial que esconde bajo su capó.

clsamg_xb_cb728ed8821a8470ca4e9e159.jpg

Accedemos a su interior y aquí lógicamente la discreción se acaba con la piel roja, a nuestro juicio preciosa pero quizá demasiado atrevida para los gustos más conservadores. Volante deportivo, salpicadero impecable y una consola baja gracias a la que más se identifica esta versión CLS63 AMG. En ella se ubica la cortita palanca de cambios (también tiene levas tras el volante), la ruleta para seleccionar el modo de conducción (C, S, S+ y M), o los botones “AMG”, el de los parámetros de los controles electrónicos de tracción y estabilidad, o el de la dureza de los amortiguadores. Vamos, que este coche ofrece una conducción totalmente a la carta.El conductor puede variar varios parámetros que modifican el comportamiento del coche
Al arrancar el excelso motor 5.5 V8 Biturbo rápidamente percibimos un sonido muy especial, pero considerablemente filtrado como para no escandalizar a nadie. Son 557 cv de potencia y nada menos que 720 Nm de par desde 1.750 rpm, los cuales se transmiten a través de una caja de cambios automática de 7 marchas y un sistema de tracción a las cuatro ruedas para mover un total de 1.870 kilos. El empuje que proporciona cuando demandamos la máxima potencia es espectacular, pero a la vez nada radical. Avanza rápido como un avión o un tren de alta velocidad; pero no como un brutal ultra deportivo. Para reacciones excitantes Mercedes ya cuenta con el superdeportivo SLS “Alas de Gaviota”; el CLS 63 AMG es una berlina rapidísima pero a la vez fácil de llevar, con la máxima seguridad y realmente cómoda. Las prestaciones son ilustrativas y no dejan lugar a dudas, pues los 3,7 segundos marcados en el 0 a 100 km/h ponen de manifiesto su tremenda competitividad. Evidentemente consume bastante, pero los 10,4 l/100 km que homologa están bastante logrados para su enorme potencial y considerable tamaño.

clsamg_xc_4240b4046e9285dc970aafa09.jpg

Por lo que se refiere a los acabados de este coche, la elegante y deportiva berlina de 5 metros de longitud, 1,88 metros de anchura y 1,40 metros de altura permite un habitáculo comodísimo para cuatro; además de dejar espacio para un buen maletero de 520 litros. En el interior todo es lujo, y la piel es de serie en esta versión. Sin embargo, elementos como el navegador son sorprendentemente opcionales, por lo que el precio final del coche se puede encarecer todavía más. No obstante, decir que su precio de tarifa está bastante bien posicionado, pues por ejemplo el nuevo Porsche Panamera Turbo S es 60.000 euros más caro, e incluso el BMW M6 Gran Coupe, que no es tan rápido como el Mercedes, le supera en precio. Sólo el Jaguar XFR-S y el Audi RS7 son algo más económicos. Por todo lo visto, el Mercedes CLS63 AMG 4Matic es hoy por hoy probablemente la mejor opción para quien pueda permitirse una gran berlina de lujo del más alto nivel y valore especialmente las altas prestaciones.  Aunque su precio sea elevado, y algunos elementos sean opcionales, el CLS63 AMG queda bien posicionado por precio frente a la competencia