Mercedes Clase S 400 BlueHYBRID: Lujo respetuoso

Enrique Marco19 sep 2008
Mercedes apunta su Clase S a la lista de vehículos de lujo menos contaminantes del mercado, combinando un motor de gasolina V6 de 3,5 litros y uno eléctrico para desarrollar 299 cv, envueltos en su habitual lujo desorbitado.
Lujo respetuoso
A partir del próximo verano ya se podrá tener un Mercedes Clase S que emita menos de 200 g/km de CO2. Y es que, como viene demostrando últimamente la industria del automóvil, el lujo o las altas prestaciones no tienen porque ir reñidas con unas moderadas emisiones contaminantes o con un bajo consumo de combustible. Lógicamente, como marca de referencia que es, Mercedes-Benz tenía que ser una de las primeras en sumarse a esta tendencia, de modo que acaba de anunciar que en menos de un año llegará a los concesionarios su primer automóvil híbrido.

a fondo Mercedes Clase S 400 BlueHYBRID 1

Evidentemente tendrá un rival muy definido: el Lexus LS 600h. Hasta el momento el japonés es el único automóvil de su categoría que ofrece está tecnología; Mercedes se sumarán en breve; y, es de esperar, que el resto de marcas también se suban al carro de “la electrificación del automóvil”. Nuestro protagonista de hoy se llama S 400 BlueHYBRID, y parte de la base del ya existente S 350 de gasolina con motor V6 de 272 cv, modelo al cual se le añade ahora un motor eléctrico de 20 cv.
El motor V6 de 3,5 litros se ha optimizado ligeramente para ganarle 7 cv y dar así 279 cv. Sumados a los 20 cv del motor eléctrico se llega a unos buenos 299 cv, más que suficientes para catapultar a esta superberlina de casi dos toneladas hasta los 250 km/h de velocidad punta, además de poder acelerar de 0 a 100 km/h en 7,2 segundos (ligeramente más rápido que el S 350). Pero la mayor ganancia se produce en el ahorro de combustible y la reducción de emisiones. El S 400 BlueHYBRID sólo necesita 7,3 l/100 km (casi tres litros menos que el S 350) y emite 190 g/km de CO2 (242 g/km el S350). El mayor beneficio se produce en ciudad, gracias también a la función "start/stop", que para el motor al llegar a un semáforo para arrancarlo después de forma automática e impercetible.
La batería de ion-litio se ha diseñado especialmente para su aplicación al automóvil, y con los 20 cv de potencia y 160 Nm de par la unidad eléctrica sirve tanto como motor de arranque como generador. Con este sistema de obtiene una doble ventaja, pues junto al ahorro de combustible se aumenta el placer de conducción, ya que en fuertes aceleraciones ambas unidades propulsoras trabajan a la vez y suman sus fuerzas. En la práctica el par motor de los dos motores no se suma matemáticamente, pero sí mejora. Por ejemplo, el 3,5 V6 genera 350 Nm, y el eléctrico 160 Nm, lo que según Mercedes se traduce en un par máximo combinado de 385 Nm.
Este primer modelo de híbrido de Mercedes va combinado con una caja de cambios automática de siete velocidades 7G-Tronic, caja que se ha configurado especialmente para las particularidades de esta versión y que se convierte en un gran aliado para lograr el sobresaliente resultado final. Este coche híbrido sólo pesa 75 kilos más que el S 350, lo cual apenas le penaliza para obtener tan fantásticos valores de consumo y prestaciones. En definitiva, que la marca de la estrella quiere posicionarse entre las primeras a la hora de lanzar al mercado propulsiones alternativas, como ya hizo hace unos meses con el B 170 NGT. Más adelante, cuando se acerque la fecha de comercialización del S 400 BlueHYBRID, facilitaremos todos los datos del primer híbrido de Mercedes y del resto de modelos de este tipo que, a buen seguro, irán apareciendo.