Mercedes Clase GL 320 CDI: Lo más en tamaño y lujo

a fondo Mercedes Clase GL 320 CDI 1
Enrique Marco08 may 2007
Los Mercedes GL miden 5,09 metros y tienen una gama de dos motores diesel y dos de gasolina. Estéticamente destaca tanto por su tamaño como por su imagen robusta y de calidad.
Que los vehículos llamados SUV al estilo BMW X5, Mercedes ML o Porsche Cayenne están de moda y son muy deseados es una evidencia. Sin embargo, llega una marca como Audi y lanza su modelo, todavía más grande, el Q7, y logra otro éxito rotundo. Frente al de los aros, y si nos ceñimos a todoterrenos de lujo de más de cinco metros de largo, habitáculo para siete pasajeros y moderno motor diesel de seis cilindros y más de 200 cv; solamente encontramos un rival directo: el Mercedes GL 320 CDI. El mes pasado probamos en Autocity el Audi Q7 3.0 TDI, y en esta ocasión realizamos una toma de contacto con su más directo competidor en Mercedes. Ambos son “lo más” en tamaño y lujo.
Tras la excepcional acogida del ML durante varios años, en otoño de 2006 Mercedes se decidió a lanzar un modelo todavía más espacioso que éste, y que de paso le sirviera para hacer frente al recién llegado Audi Q7. Los Mercedes GL miden 5,09 metros y tienen una gama de dos motores diesel y dos de gasolina. A nuestro juicio, el pequeño de los diesel, el 320 CDI que hoy probamos, es el más razonable, ya que ofrece una elevada dosis de potencia, suavidad y margen de utilización. Cuesta 70.950 euros, 14.000 euros más que un ML con el mismo motor, pero ligeramente menos que el original Clase G. Respecto al modelo de Audi el Mercedes es claramente más costoso.
Estéticamente el Mercedes GL destaca tanto por su tamaño como por su imagen robusta y de calidad, a la vez que moderna y atractiva. Sin lugar a dudas este GL levanta las miradas a su paso. El interior es estupendo, pues tanto el espacio como la terminación son sobreaselientes. Además la sexta y séptima plaza son perfectamente utilizables por adultos de altura media. En cuanto a equipamiento, el enorme SUV de Mercedes lleva todo lo esperado en su categoría, y si alguien quiere rizar el rizo puede echar mano de su larga lista de opciones; eso sí, bastante caras.
De tamaño, con 5,09 metros de largo, 1,92 metros de ancho y 1,84 metros de alto, permite un maletero, retirando la tercera fila de asientos, de 1.240 litros, y si prescindimos también de la segunda fila el volumen de carga aumenta hasta los 2.300 litros.

En cuanto al comportamiento, el agrado de conducción es exquisito. Suavidad, silencio, comodidad… todo va a juego para realizar un placentero viaje sin el menor síntoma de fatiga. Que queremos practicar una conducción rápida y ágil, pues pulsamos el botón “sport” de la suspensión neumática y el GL, a pesar de su tamaño y peso, apenas se balancea en las curvas y permite trazar con suma precisión. Que queremos una conducción relajada y la carretera no está muy bien asfaltada, pues botón “confort” y los amortiguadores del Mercedes se lo tragarán todo con una filtración de las irregularidades ejemplar.
Por lo que se refiere a motor, pensamos que para qué necesitamos más. Con este 3.0 V6 de 224 cv el GL acelera de 0 a 100 km/h en 9,5 segundos, alcanza los 210 km/h y no necesita más que 9,6 l/100 km de gasoil como media. Además responde con contundencia y elasticidad, y unido al cambio automático de siete velocidades de serie, se obtiene un notable aprovechamiento del mismo. En definitiva, que para altas potencias y prestaciones mejor un deportivo, y para un coche como éste, tan voluminoso y de carácter más tranquilo, con este motor resulta más que suficiente.