Mercedes Clase E Estate: El más grande y lujoso

a fondo Mercedes Clase E Estate 1
Enrique Marco21 oct 2009
El familiar más grande y lujoso del mercado está a punto de llegar. Será en noviembre cuando se comenzarán a entregar las primeras unidades del Mercedes Clase E Estate, aunque sus concesionarios ya admiten reservas.
El familiar más grande y lujoso del mercado está a punto de llegar. Será en noviembre cuando se comenzarán a entregar las primeras unidades del Mercedes Clase E Estate, aunque sus concesionarios ya admiten reservas. Inicialmente la gama la compondrán cinco versiones, con unas potencias de 170 a 388 cv, y con unos precios de 45.350 a 78.850 euros. Durante el primer trimestre de 2010 la familia E Estate se completará tanto con los económicos 200 CGI de 184 cv y 250 CGI de 204 cv como con el impresionante 63AMG de 525 cv.
Con la llegada del Estate, la Clase E de Mercedes recibe su tercera carrocería, tras el E berlina y el E Coupe; una gama que se completará esta primavera con un E Cabrio de techo de lona (cuyo rival más cercano será Audi A5 Cabrio). En cuanto al propio modelo, si bien la Clase E berlina se encuentra ahora en su octava generación, para la Clase E Estate se trata de la quinta generación. Y es que está variante familiar de la Clase E nació en 1977, por lo que cuenta ya con más de 30 años de vida, en los cuales se han vendido más de un millón de unidades del Mercedes Clase E familiar.
Una capacidad de hasta 1.950 litros de carga si se abaten los asientos, o un impresionante maletero de 695 litros aun con las plazas traseras ocupadas, lo convierten en el familiar más capaz, superando así a sus eternos rivales: Audi A6 Avant, BMW Serie 5 Touring o Volvo V70 principalmente. Pero todavía hay más. El Mercedes Clase E Estate es el único que ofrece la posibilidad –opcional- de llevar dos plazas extra para niños en la parte trasera, con una configuración de banquetas plegables dispuestas en el sentido contrario a la marcha. Otro de sus detalles de alta categoría es la apertura y cierre del maletero, que de serie es eléctrica en todas las versiones.
Quizá otro de sus principales argumentos sea el extensísimo despliegue en materia de elementos de seguridad y confort; unos de serie y otros opcionales. Se trata de los mismos sistemas que ya vimos en el nuevo Clase E berlina, y entre los que destacan los nueve airbags de serie, el sistema de alerta por cansancio, los equipos opcionales de regulación de distancia Distronic Plus y freno Pre-Safe, los reposacabezas activos, etc.
Poco antes de su puesta a la venta tuvimos la oportunidad de realizar una breve toma de contacto con los dos modelos topes de gama en diésel y en gasolina respectivamente: el 350 CDI de 231 cv (58.250 euros) y el 63AMG de 525 cv. El diésel de seis cilindros ofrece todo el lujo, suavidad y potencia que se espera en un Mercedes de este nivel. Tiene su típica palanca de cambio tras el volante combinada con las levas de cambio para el modo secuencial. Sorprende su forma de empujar, ya que trata con suma dulzura a su pasajeros a la vez que responde con contundencia si se requiere la máxima aceleración (hace el 0 a 100 km/h en 7,2 segundos). Pero si el motor y la caja de 7 velocidades van muy bien, lo del comportamiento dinámico ya es de matrícula de honor. En ningún momento parece que llevemos un coche de prácticamente dos toneladas de peso, pues resulta muy agradable y ágil incluso en carreteras muy reviradas. El trabajo realizado en las suspensiones y en la dirección ha sido sensacional, lo cual permite al conductor disfrutar de la conducción y trazar las curvas con muchísima confianza, a la vez que proporciona un nivel de confort muy elevado para sus pasajeros. Finalmente, decir que sólo necesita 7,0 l/100 km de gasoil y que emite 185 g/km de CO2.
El plato fuerte lo guardábamos para el final. El Mercedes E Estate 63 AMG, el cual llegará a los mercados un poco más tarde pero que ya estaba disponible en la presentación internacional. Nada más arrancarlo su bramido ya pone los pelos de punta. Su nivel sonoro es algo más discreto que el del C63 AMG, pero en determinados registros llega a poner la carne de gallina. Antes de comenzar la marcha disponemos de un menú casi más parecido al de un videojuego que al de un coche normal. Con una ruleta escogeremos entre cuatro modos de uso para la gestión de la caja de cambios, con otro botón se selecciona la dureza de los amortiguadores, y con otro más la puesta a punto del control de tracción (muchas veces necesario para domar los 525 cv que se entregan a las ruedas traseras). Sus prestaciones, tal y como en el E63 AMG berlina, son espectaculares, pues acelera de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos. Pero lo meritorio de este rapidísimo y deportivo familiar no son sólo sus prestaciones, sino que resulta totalmente apto para el día a día gracias a su gran comodidad y comportamiento “a la carta”.
Junto a estos modelos probados, el resto de la gama inicial del E Estate la componen otros dos diésel y dos gasolina. En diésel figuran los 220 CDI de 170 cv y 250 CDI de 204 cv, cuyos precios son de 45.350 y 49.350 euros respectivamente. En gasolina, el 350 CGI de 292 cv está disponible por 62.400 euros, mientras que el V8 denominado E500 tiene 388 cv y cuesta 78.850 euros.