Mercedes Clase E Cabrio: Más premium que el CLK

a fondo Mercedes Clase E Cabrio 1
Enrique Marco12 mar 2010
El próximo 25 de marzo llegan a los concesionarios españoles los nuevos Mercedes E Cabrio, en principio con siete motorizaciones a elegir y con unos precios que arrancan en los 46.150 euros del modelo de gasolina menos potente.
El próximo 25 de marzo llegan a los concesionarios españoles los nuevos Mercedes E Cabrio, en principio con siete motorizaciones a elegir y con unos precios que arrancan en los 46.150 euros del modelo de gasolina menos potente. Es entre 4.650 y 5.900 euros más caro que el E Coupe, y deberá competir en el mercado frente al Audi A5 Cabrio (también con capota de lona) y al BMW Serie 3 Cabrio (este ya con techo rígido). Los precios del modelo de la estrella, a igualdad de equipamientos, son similares a la competencia en muchas de sus versiones. Además presenta novedades como los reposacabezas con calefacción (Airscarf) y un paravientos ubicado en lo alto de parabrisas que sirve para reducir turbulencias (Aircap). No obstante, aún con todos estos estupendos ingredientes, Mercedes España ha fijado un objetivo de ventas bastante razonable debido a la actual situación económica: esperan vender 200 unidades en año completo.
El sustituto del CLK Cabrio es ahora mucho más coche, tiene un equipamiento muy superior y gasta en torno a un 17% menos de combustible. Mide 4,70 metros de largo y ofrece dos cómodas plazas traseras además de un maletero de 390 litros, con la capota puesta, o de 300 litros, con la capota recogida. Presenta un clásico techo de lona, pero el nivel de insonorización y aislamiento que ha logrado es sencillamente fantástico. Se abre en 20 segundos de forma eléctrica, y la acción se puede realizar en marcha hasta una velocidad máxima de 40 km/h.
Siete son las opciones mecánicas iniciales, tres diésel y cuatro de gasolina. Los hay con motores de 4, 6 u 8 cilindros de entre 170 cv y 388 cv; con cajas de cambio manuales de 6 velocidades o automáticas bien de 5 o bien de 7 velocidades; pero todos ellos son de propulsión trasera. Se trata de un vehículo de peso considerable, ya que según versiones da en la báscula entre 1.685 y 1.845 kilos. Eso sí, viene repleto de sistemas de seguridad, la mayoría de ellos heredados de la nueva Clase E berlina. En cuanto a estructura de la gama, en principio se ofrece una única versión por motorización, aunque existen diferentes posibilidades de personalización y un paquete opcional AMG. Y por lo que se refiere a capotas, existen tres colores a elegir.
Durante la presentación del modelo tuvimos la oportunidad de probar brevemente tres versiones. La primera de ellas, la más accesible (E 200 CGI) la condujimos con cambio manual y sistema de arranque y parada Start&Stop, una opción que llegará unos meses más tarde, en junio. De momento esta opción mecánica ya estará disponible el 25 de marzo, pero asociada al cambio automático de cinco velocidades (unos 2.500 euros de sobreprecio) y sin el sistema que apaga el motor cuando el coche se detiene. En esta interesante configuración que probamos, y que cuenta con el precio más bajo (46.150 €), percibimos un empuje fantástico que se combina con unas cifras de consumos y emisiones muy contenidas (7,4 l/100 km y 172 g/km de CO2). Su motor 1,8 litros turbo de 184 cv e inyección directa (ya no lleva el sistema “Kompressor”) le permite acelerar de 0 a 100 km/h en 8,8 segundos, un excelente registro para un coche de su peso. Además, gracias a una trabajada aerodinámica se pueden alcanzar los 236 km/h de velocidad máxima.
La siguiente versión que condujimos fue el E 250 CDI asociado al cambio opcional automático (de serie viene con el manual de seis marchas). Este eficiente motor presentado en el Clase C, con una configuración de cuatro cilindros y 2,2 litros, desarrolla una potencia de 204 cv y ofrece unas prestaciones muy notables. Acelera de 0 a 100 km/h en 7,8 segundos, alcanza los 245 km/h y sólo necesita 5,6 l/100 km; lo que se traduce en una combinación fantástica. Eso sí, su motor hace el ruido típico de un diésel de cuatro cilindros, lo que no encaja tan bien con el refinamiento esperado de un Mercedes.
Todo el refinamiento diésel recae en el E 350 CDI. Quizá si analizamos las “frías cifras” de prestaciones y consumos nos pueda parecer más interesante el E 250 CDI, pero el agrado de conducción del diésel V6 es muy superior. Su motor de 3,0 litros da 231 cv y viene asociado de serie al eficaz cambio automático 7G-Tronic. Empuja de maravilla, combinando fuerza y suavidad de forma magistral. El crono de 0 a 100 km/h lo para en 6,9 segundos y la velocidad máxima alcanza el tope electrónico de 250 km/h. Su consumo es bastante contenido (7,0 l/100 km) y tampoco supera “la temida barrera ecológica” de los 200 g/km de CO2.
Por lo demás, los E Cabrio funcionan con la majestuosidad propia de la Clase E de Mercedes, eso sí, con más finura los motores gasolina o V6 CDI que los diésel de cuatro cilindros. Sus nuevos sistemas Aircap y Airscarf ayudan y animan a conducir a cielo abierto aún cuando la temperatura no es muy cálida. Ahora bien, para el frío de estos días, y a pesar de las recomendaciones de los técnicos de Mercedes durante la presentación de gama, la mejor opción es pulsar el botón de cierre de capota, la cual está tan bien rematada que te olvidas por completo de que vas en un descapotable.
Precios Mercedes E Cabrio:
--E 200 CGI BE Cabrio 184 cv: 46.150 € (con cambio manual y Start&Stop, en junio)
--E 250 CGI BE Cabrio 204 cv: 55.300 €
--E 350 CGI BE Cabrio 292 cv: 63.300 €
--E 500 Cabrio 388 cv: 81.650 €
--E 220 CDI BE Cabrio 170 cv: 48.000 €
--E 250 CDI BE Cabrio 204 cv: 52.450 €
--E 350 CDI BE Cabrio 231 cv: 60.550 €