Mercedes-Benz A180 CDI BlueEffiency 7G-DCT: cambio radical:

Mercedes-Benz A180 CDI BlueEffiency 7G-DCT: cambio radical 1
Agencia EFE02 abr 2013
La evolución natural entre generaciones de automóviles apenas contiene riesgos y esta es una norma que se cumple de forma general por los fabricantes de automóviles pero que en Mercedes-Benz ha sido alterada en este caso con un cambio radical en la Clase A, la de entrada a una marca que carecía de un compacto al uso con el que medirse a sus competidores directos.

La nueva Clase es un cambio radical de filosofía. La generación precedente era un monovolumen con una disposición del tren motriz peculiar y un puesto de conducción igualmente singular y ahora ha sido convertido en un compacto hachtback, es decir, un cinco puertas que, además, contiene diseño y una elevada dosis de dinámica.

En comparación con el anterior Clase A, el compacto ha disminuido la altura del centro de gravedad (-24 milímetros) y la posición de asiento (-174 milímetros), y ello gracias a que la carrocería ha bajado su altura en 160 milímetros. El resultado final son 4,29 metros de largo, 1,78 de ancho y 1,43 de alto.

Con esta nueva arquitectura más baja y algunas medidas suplementarias, Mercedes ha logrado un turismo compacto con un coeficiente aerodinámico difícil de batir, ya que su índice es de 0.27, uno de los más bajos del mercado, que llega a 0,26 en una edición especial eficiente.

La pérdida de la altura de carrocería da una idea de que el aspecto exterior es radicalmente distinto a su antecesor. El diseño de este modelo de acceso a la marca de vehículos de alta gama de referencia en todo el mundo representa como ninguno de sus últimas incorporaciones al catálogo de la firma el nuevo estilo que está siendo incorporado a todos los modelos de la estrella.

Los observadores de la nueva Clase A emiten comentarios favorables a este nuevo estilo y ello constituye uno de los elementos esenciales para el éxito del nuevo modelo, aunque el precio, con estar en línea con sus competidores directos, no es, precisamente un atributo para la atracción.

Estamos antes un concepto de dos volúmenes con carácter individual, dotado de un estilo sugestivo exterior y un interior de factura inconfundible Mercedes que transmite el alto valor que va aparejado a cualquiera de los coches de la marca.

El diseño irradia dinamismo, un atributo ausente en la mayoría de los modelos de Mercedes, al menos hasta ahora, salvo los más deportivos, dotados de una imagen de mayor músculo.

El estilo está marcado por líneas muy claras y planos tensos, algunos de ellos en formatos convexos y cóncavos que crean, sobre todo en determinados colores de carrocería, atractivos juegos de luces y sombras.

El primer tercio delantero, muy largo, se caracteriza por una parrilla central de gran tamaño, en la que destaca la estrella de Mercedes-Benz, también de grandes proporciones.

Los faros y su característica iluminación LED combinada con los haces de gas xenón marcan una personalidad propia, realzada por los traseros, muy característicos y de fácil identificación.

La silueta es la característica de un cinco puertas, pero afinada con una línea superior de corte coupé que termina en la zaga con una suave caída y un remate superior en forma de alerón que potencia aún más el estilo deportivo del compacto.

Si en el exterior el cambio es radical respecto a su antecesor, en el interior, manteniéndose el estilo Mercedes, se ha generado un incremento de calidad que corresponde con la percepción visual, consecuencia del diseño y de la utilización de materiales de gran calidad, coherentes con el estilo del coche y de la marca.

Las molduras son de superficie galvanizada, con un acabado metálico que introduce el estilo moderno al clasicismo característico de algunos elementos de la marca alemana.

En el tablero de a bordo, dibujado en dos niveles, destacan los cinco difusores para la climatización, capaces, por su ubicación (tres centrales y dos en los extremos) de distribuir el aire climatizado hacia cualquier zona del coche. El diseño de los difusores simula las turbina de reactor.

El cuadro de instrumentos está diseñado con dos relojes grandes con otros más pequeños integrados en su interior, que cambian de diseño según los acabados y equipamientos.

El Clase A, a pesar de las dimensiones exteriores, no está sobrado de espacio interior. Ofrece dos puestos delanteros confortables y suficientes, y tres traseros que, en realidad son dos, con una oferta de espacio en el maletero que es de 341 litros.

El prominente morro del Clase A que protagoniza esta prueba dinámica esconde un eficiente motor diesel, ya conocido de la marca, asociado a una novedosa transmisión de doble embrague, que logra mejorar el consumo de la variante manual.

Esta caja de doble embrague merece especial atención porque se trata de un terreno no explorado hasta ahora por Mercedes. El 7G-DCT es un cambio manual automatizado de tres árboles compuesto por dos cambios parciales con un embrague cada uno.

El rendimiento del cambio hace que se consiga un ahorro del 9 % de combustible en comparación con el cambio CVT empleado hasta ahora en la Clase A.

El 7G-DCT tiene una longitud de 367 milímetros y pesa 86 kilogramos, por lo que es más compacto y ligero que los cambios de convertidor de par disponibles hasta ahora en el mercado.

Este cambio ofrece tres programas de conducción: Economy, Sport y Manual, para adaptarse a cualquier demanda de conducción, de forma que el conductor puede influir siempre manualmente en el cambio de marchas por medio de las levas de cambio, también en modo ECO y en el modo deportivo.

Si no se acciona ninguna leva, el cambio vuelve al modo automático seleccionado al cabo de doce segundos, o más tarde si el vehículo se encuentra en un descenso pronunciado o en un tramo de curvas.

Esta caja sólo puede estar asociada a partir del motor 1.8, que no se debe confundir con el 1.5, también diesel y de igual potencia, que configura la versión de acceso a la gama y únicamente emparejado a una transmisión manual de seis relaciones.

Este 1.5 es producto del acuerdo de colaboración con Renault, que ya ha dado fruto con el desarrollo del comercial ligero Citan, creado a partir del Renault Kangoo. El motor es el 1.5 dCi fabricado para Mercedes en la factoría de Valladolid.

El 1.8, con sus 109 caballos, con una acústica poco refinada a bajos regímenes, se muestra muy ágil en todo tipo de conducción. La señal acústica se atenúa y mejora a las velocidades legales de crucero, en carretera.

Este motor es lento en el proceso de parada y arranque cuando, por ejemplo, se detiene en un semáforo y se mantiene la presión sobre el pedal del freno. Es más lento que sus competidores, que muestran una mejor gestión del sistema de parada y arranque, con el que, por cierto se logra una mejora del consumo notable.

En el terreno dinámico, el comportamiento del Clase A varía según la versión. En este caso, el bastidor tiene un ajuste confortable que ofrece un buen rendimiento en autovía y autopista, con un ruido de rodadura al límite de lo correcto.

En curva dependerá del radio de giro que el coche se mantenga fiel a las órdenes de la dirección electromecánica y con la carrocería razonablemente plana.

En los giros amplios es fácil conseguir un trazado aplomado, mientras en los cortos se descubre una inclinación de la carrocería que inspira poca confianza al conductor. Para remediar estas respuestas del bastidor, la solución está en optar, previo pago, a la configuración de tren de rodaje deportivo e incluso al especial AMG.

El sistema de control de estabilidad con el control de tracción extendido XTC se encargan de un elevado grado de corrección cuando el conductor se excede, por ejemplo en las entradas en curva, en las que la condición natural del coche es la de subvirar, es decir, la tendencia del coche a irse de morro.

En estos casos, el XTC asiste al conductor mediante una intervención en las ruedas interiores de la curva, que genera un momento de guiñada y contribuye así a estabilizar el vehículo.

Esta versión del A dispone de un equipo de frenos sobrado para hacer paradas bruscas y en pocos metros. Si la frenada es muy fuerte se registra un hundimiento del tren delantero.

En general, el comportamiento dinámico de esta versión está equilibrado tratándose de una opción motriz de 109 caballos ágil pero que no está destinada a la conducción deportiva. Es una buena opción para la movilidad actual, en la que se exigen bajo consumo y seguridad por encima de otras prestaciones.

El nuevo Clase A, de la misma forma que exhibe un amplio equipamiento electrónico que conecta el coche con su entorno, contiene un amplio catálogo de sistemas de asistencia a la conducción procedentes de series superiores o evolucionados para su uso en este modelo.

Así, cuenta con luces de carretera automáticas, control de ángulo muerto y detector de cambio de carril, indicador del límite de velocidad mediante detección de señales de tráfico, ayuda activa para aparcar con guía para el aparcamiento, freno con función HOLD, ayuda al arranque en pendiente, control por voz, cámara de marcha atrás, control de distancia y sistema de pre-colisión.

El nuevo Clase A está dirigido a un comprador joven, aunque el precio condicionará su éxito entre esta cliente potencial, que Mercedes quiere conquistar para llevarlo después a las gamas superiores.

Aunque el precio de arranque se sitúa en los 25.500 euros, lo cierto que con un equipamiento base más completo de lo habitual, lo que se paga finalmente por un nuevo A puede variar notablemente, porque depende de la configuración sobre las líneas Urban, Style y AMG Sport y los tres paquetes de diseño Noche, Exclusivo y Exclusivo AMG y la larga lista de equipos opcionales, que permiten, además, un alto grado de personalización.

El nuevo Clase A se sitúa en el mercado en una selecta posición, en la parte más alta del segmento de los compactos, el de mayor volumen de ventas en el mercado europeo. En el nicho de gama alta del segmento sólo pueden ser considerados oponentes tres modelos.

CARACTERÍSTICAS TÉCNICAS

------------------------

Longitud 4,292 m.

Anchura 1,780 m.

Altura 1,433 m.

Distancia entre ejes 2,699 m.

Ancho de vía delantera 1,533 m.

Ancho de vía trasera 1,552 m.

Peso 1.475 kg.

Coeficiente aerodinámico 0,27

Capacidad depósito 50 l.

Capacidad maletero 341 l.

Posición del motor Delantero

Cilindros 4 en línea (16 válvulas)

Cilindrada 1.796 c.c.

Alimentación Inyección directa a alta

presión con tecnología

common rail, turbocompresor

por gases de escape

de geometría variable e

intercambiador de calor

Potencia 109 CV a 3.200 - 4.600 rpm

Par máximo 250 Nm a 1.400-2.800 rpm

Transmisión Manual automatizada

Embrague Doble

Velocidad máxima 190 km/h

Aceleración 0-100 10,6 s.

Emisiones CO2 109 gr/km

Impuesto de matriculación Exento

Consumo mixto 4,1 l.

Dirección Cremallera electromecánica

Diámetro de giro 11 m.

Frenos delanteros Discos ventilados

Frenos traseros Discos ventilados

Suspensión delantera Eje McPherson con pata

telescópica y brazo

transversal, muelles

helicoidales, amortiguador

de gas, estabilizador

Suspensión trasera Eje de cuatro brazos,

muelles helicoidales,

amortiguador de gas,

estabilizador

Tracción Delantera

Neumáticos 195/65 R 15

Precio 28.570 euros

Precio de la unidad probada 34.450 euros

RESTO DE GAMA

-------------

Versión Cilindrada Potencia PVP

-----------------------------------------------------------------

A180 BE 1.595 C.C. 122 CV 26.430

A200 BE 1.595 c.c. 156 CV 30.220

A250 BE 1.991 c.c. 211 CV 35.500

A250 Sport 1.991 c.c. 211 CV 39.400

A180 CDI 1.461 c.c. 109 CV 26.150

A200 CDI 1.796 c.c. 136 CV 29.220

A220 CDI BE 2.143 c.c. 170 CV 33.525

COMPETENCIA

-----------

Modelo Cilindrada Potencia PVP

-----------------------------------------------------------------

Audi A3 Sback 1.6 TDI Att.ac Stronic 1.598 c.c. 105 CV 27 380

BMW 116d 5p 1.995 c.c. 116 CV 26.600

Volvo V40 D2 Momentum 1.560 c.c. 114 CV 26.760

Por Fernando A. Marqués