Mercedes 4Matic: Seguridad sobre la nieve

a fondo Mercedes 4Matic 1
Enrique Marco26 ene 2010
Hasta el próximo día 21 de febrero Mercedes Benz España continuará con su “Experiencia 4Matic” en la estación gerundense de La Molina.
Seguridad sobre la nieve
Hasta el próximo día 21 de febrero Mercedes Benz España continuará con su “Experiencia 4Matic” en la estación gerundense de La Molina. Se trata de un breve curso de conducción gratuito y dirigido a todos los interesados que previamente soliciten su inscripción en el teléfono 902 101 786. La jornada consta de una explicación teórica de las principales características del sistema 4Matic, de unos consejos de conducción segura y, para finalizar, de una prueba práctica con el alumno al volante de uno de los Mercedes 4Matic y siempre acompañado de un monitor especializado. En resumen, unos 45 minutos de un curso muy bien aprovechado.
Mercedes Benz España lleva 16 años impartiendo cursos de forma gratuita a sus clientes de turismos, con el objetivo de mejorar y corregir los defectos en la conducción, enfrentando al alumno a situaciones extremas y enseñándole a reaccionar correctamente. En 2008 fue noticia al convocar cursos para los hijos de los clientes, y desde 2006 realiza también cursos sobre hielo y nieve, en los cuales el alumno podrá comprobar personalmente las cualidades y ventajas del sistema de tracción integral 4Matic.
Aunque muchos identifican a Mercedes con los sistemas de propulsión trasera, la actual gama cuenta con nada menos que 50 versiones de tracción total 4Matic divididas en 9 modelos diferentes. Unas pertenecen a los todoterrenos tipo SUV, y otras a sus turismos de las clases C, E, S, R y CL. La firma de la estrella lleva ya 107 años desarrollando sistemas de tracción total, lo que ha derivado en los actuales 4Matic, los cuales, gracias a su tracción permanente y al diferencial central con embrague multidisco, se desenvuelven de forma sobresaliente.
Su configuración proporciona una elevada motricidad, desde el momento en el que el mayor empuje se dirige al eje trasero cuando el coche está acelerando. Por su parte, el diferencial central con embrague multidisco puede modificar el par entre un 30/70 o un 70/30 entre los ejes delantero y trasero cuando las condiciones de calzada así lo requieran. De esta forma, los sistemas de control electrónicos ESP, 4ETS o ARS intervienen lo menos posible y el grueso del par de empuje se convierte en tracción en las calzadas deslizantes.
Todas las intervenciones y actuaciones de los controles y del sistema 4Matic pasan desapercibidas por el conductor, pero éste está informado en todo momento si se encuentra conduciendo en situación límite de adherencia. En tal caso, un indicador luminoso parpadea en el cuadro de instrumentos para advertir del riesgo y ajustar la conducción a las condiciones de la carretera. Las ventajas de un sistema de tracción total permanente sobre aquéllos que necesitan primero notar una falta de tracción para activar la transmisión a las cuatro ruedas, es crucial. El sistema 4Matic utiliza ese valioso tiempo que transcurre entre la percepción y la actuación para transmitir el par necesario a las ruedas y sujetar el vehículo de la mejor manera posible.
Las versiones 4Matic están disponibles en el Clase C, tanto berlina como familiar, desde los 46.050 del C 300 4M de 231 cv; en el Clase E, tanto en berlina como en familiar, desde los 58.500 € del E350 CDI 4M de 231 cv; en el Clase S desde los 86.500 € del S350 CDI 4M de 235 cv; en el monovolumen Clase R desde los 58.000 € del R300 CDI 4M de 190 cv; y el coupe Clase CL únicamente con el CL500 4M de 388 cv y 137.500 €. Por su parte los todoterrenos arrancan con los 42.850 € del GLK 220 CDI de 170 cv; los 58.000 € del ML300 CDI de 204 cv; los 77.800 € del GL350 CDI de 224 cv; y los 80.000 € del G350 CDI de 224 cv.