McLaren cumple 50 años: Exito en competición y superdeportivos

portadamclaren_9c36059869660ca329a1bb7f0.jpg
Enrique Marco29 ene 2013
Todos han oído hablar de los actuales monoplazas de F1 de la escudería McLaren, en la que estuvo Fernando Alonso y acaba de salir Lewis Hamilton; pero no todos recuerdan que la marca fundada por el joven piloto neozelandés Bruce McLaren en 1963 fabricó el mejor deportivo de la década de los 90.
McLaren celebra este año su 50 aniversario. El presente de esta compañía, que hoy emplea a más de 2.000 trabajadores, es de sobra conocido, con su superdeportivo de calle MP4-12C junto a la versión descapotable MP4-12C Spider o con su presencia en el Campeonato del Mundo de Fórmula Uno. Pero en una fecha conmemorativa como este medio siglo de vida, vemos apropiado recordar brevemente la interesante historia de esta marca.
Con sólo 27 años de edad el piloto neozelandés Bruce McLaren fundó su propia marca, y en la segunda mitad de los 60 vivió innumerables éxitos. Hizo debutar un monoplaza de F1 en el GP de Mónaco del 66, y dos años después él mismo obtuvo la primera victoria de un McLaren en la F1, en el GP de Bélgica del 68. Además de los monoplazas, McLaren también participó con éxito (obtuvo 5 títulos) en las Can-Am Series americanas; y de ese proyecto nació su primer coche de calle, el M6GT, del cual pretendía fabricar 250 unidades pero sólo construyó dos. Tenía un motor Chevrolet V8 de 370 cv y gracias a su carrocería de fibra de vidrio sólo pesaba 800 kilos y alcanzaba los 290 km/h.
Un accidente en el circuito de Goodwood ocurrido el 2 de junio de 1970 sesgó la vida de Bruce McLaren cuando sólo tenía 32 años, aunque la marca continuó participando en carreras del máximo nivel (incluida la F1 y con pilotos de renombre como Fittipaldi o Niki Lauda), hasta que a finales de la década entró en una grave crisis económica. La siguiente etapa de McLaren comienza en 1981, cuando Ron Denis se hace cargo de la marca. En este periodo se van perfeccionando los bólidos de F1 hasta el dominio total del McLaren Honda de 1988, que con Senna y Prost ganó en 15 de las 16 carreras celebradas esta temporada.

mclarenxmonoplazaviej_a14514b14494872f6681572e1.jpg

En los 90 McLaren comenzó dominado en la F1, y en 1992 se presentó el deportivo de calle que durante muchos años fue considerado el mejor del mundo. El McLaren F1 fue el primer coche de producción que utilizó masivamente la fibra de carbono, y lo gró un peso de sólo 1.140 kilos. Propulsado por un motor atmosférico V12 de 627 cv firmado por BMW, esta bestia del asfalto llegó a alcanzar los 390 km/h, récord de velocidad en un coche de calle que le duraría varios años (hoy lo ostenta el Bugatti Veyron con 431 km/h). Entre modelos de calle y de competición (un McLaren F1 GTR ganó las 24 Horas de Le Mans en 1995) sólo se hicieron 106 unidades, las cuales, en caso de salir a subasta en la actualidad, podrían superar fácilmente el millón de euros.Del coche de calle denominado McLaren F1sólo se hicieron 106 unidades. Fue considerado el mejor deportivo de los 90.
Ya en este siglo, el siguiente coche de McLaren se desarrolló en 2003 junto a Mercedes-Benz y se llamó Mercedes SLR McLaren, otra joya de colección de elevadísimos precios (no tanto como el F1 de los 90) de la que se produjeron un total de 1.700 unidades gracias a la fortaleza de la marca de la estrella. En esta década los estrechos lazos que ligaban a McLaren y Mercedes tuvieron su máximo esplendor en 2008, con el título mundial del McLaren Mercedes pilotado por Lewis Hamilton. Pero este matrimonio entre McLaren y Mercedes tuvo un gran distanciamiento dos años después, cuando McLaren decidió fabricar su propio deportivo –el MP4-12C- y cuando Mercedes se montó su propia escudería de Formula Uno.

mclarenxf_5c0edd8e45499166cc04c9f04.jpg

Las cifras hablan por sí solas, y McLaren es segunda la escudería más laureada en la F1 sólo por detrás de Ferrari, pues cuenta con 12 títulos mundiales de pilotos y 182 victorias en la máxima categoría. Además tiene el honor de haber fabricado el superdeportivo que en los 90 se consideró el mejor del mundo, y en la actualidad goza de una buena salud con la comercialización del MP4-12C, con el desarrollo de un prototipo todavía más prestacional, y con su 47º participación consecutiva en el mundial de Fórmula Uno. Esperemos que el legado de aquel joven neozelandés, tan intrépido y genial, perdure por muchos años tanto en la categoría más alta del automovilismo como en la producción de imponentes deportivos. McLaren es la segunda escudería más laureada en la historia de al F1