Mazda se apoya en el CX-5 y en la berlina 6 para crecer en ventas en 2013:

Mazda se apoya en el CX-5 y en la berlina 6 para crecer en ventas en 2013 1
Agencia EFE18 dic 2012
Mazda se apoya en sus modelos CX-5, un crossover compacto, y en la berlina Mazda6, para crecer en ventas en el mercado español en 2013, ha declarado hoy a EFE el presidente de la filial del fabricante automovilístico japonés, José María Terol.

Terol anunció que el número de unidades de Mazda que esperan vender el año que viene es de 5.400 unidades frente a las 4.500-4.600 con que calculan cerrar el ejercicio actual, lo que supondría un avance en torno al 20 %.

El máximo responsable de Mazda en España señaló que el próximo año el CX-5, que se presentó en abril de este año, tomará la velocidad de crucero en el mercado español y además contarán con un contingente mayor de unidades para atender la demanda.

Por su parte, el Mazda6, el segundo modelo que recoge la tecnología SkyActiv (tras el CX-5), con el que la marca nipona ha establecido nuevos estándares de diseño, peso, consumo, aerodinámica y rigidez estructural, se pondrá a la venta a finales de enero y parte con una expectativas muy optimistas, dadas las mejoras introducidas y un precio de partida de unos 27.000 euros.

Terol apuesta por un mercado de 650.000 unidades en el próximo ejercicio completo dentro del segmento de turismos, pero con la prolongación de las ayudas del Plan PIVE, espera ampliarlo a 700.000.

También anunció que Mazda estudia la dotación a sus modelos de motores pequeños de tecnología 'downsizing', de bajas cilindradas y altos registros de potencia, si bien Terol puntualizó que no tiene noticias de que esta generación de motores derive hacia una arquitectura de tres cilindros.

Terol participó en una mesa redonda organizada por Mazda para analizar los criterios de eficiencia que priman hoy en el sector automovilístico con participación de ingenieros y diseñadores.

La polémica giró en torno al reto de los fabricantes de atender ese reto de reducir consumos y emisiones sin menoscabar las prestaciones de los vehículos y poder atender a lo que demandan los clientes que exigen mejoras en ambos capítulos, además de reclamar precios más baratos que exigen reducción de costes en el proceso de producción.