Mazda MX5: Más potente y radical

Diego Zotes01 mar 2005
Mazda presenta la tercera generación del MX5, un deportivo de culto en torno al que giran numerosos entusiastas del placer de conducir. Al contemplar el nuevo coche, que se pondrá a la venta en verano, vemos como la marca japonesa presenta diversas novedades tanto técnicas como estéticas que recuerdan claramente al deportivo RX-8.
Inicio
EN VERANO CON "LOOK" DE RX-8

a fondo Mazda MX5 1

Salón de Chicago, febrero de 1989. Mazda sorprendía con la presentación de un biplaza abierto de propulsión trasera que pretendía recobrar el auge que vivieron los roadster en los años 60. En aquel Salón de final de los 80 quizá no se esperase que el Mazda MX-5 iba a suponer el éxito que supuso (apenas se vendían vehículos de este tipo), pero aún menos que iba a “levantar” una categoría, a la que se iban a sumar en los años siguientes multitud de marcas.
  Salón de Ginebra, marzo de 2005. Mazda presenta ya la tercera generación del popular roadster, un deportivo de culto en torno al que giran diversos entusiastas que se reúnen en concentraciones con el objeto de disfrutar al volante de sus MX-5. Al contemplar esta nueva generación, que se pondrá a la venta en verano, vemos como la marca japonesa presenta diversas novedades tanto técnicas como estéticas que nos hacen recordar claramente al deportivo RX-8.
Con este nuevo MX-5 Mazda anuncia seguir en la línea de ofrecer vehículos muy divertidos de conducir, y como es lógico en un vehículo del tipo MX-5 dicha filosofía toma el máximo exponente. En contra de lo habitual actualmente, este coche apenas “engorda” respecto a su predecesor (sólo 10 kilos), y presenta un chasis con avanzados materiales que le aportan una mayor rigidez (hasta un 47% más de rigidez torsional que el anterior MX-5); por lo que se espera un comportamiento todavía más vivo y directo.
Y es que a nivel de bastidor el nuevo MX-5 ha evolucionado significativamente, pues junto a algunas partes del chasis que ahora son de aluminio se montan neumáticos de mayor medida: 205/45 R17. La distancia entre ejes también ha aumentado, al igual que el ancho de vías, de modo que la estabilidad también se espera mucho mejor.
En cuanto a carrocería, enseguida llaman la atención los rasgos similares a los del RX-8, pero por tamaño apenas ha crecido. Únicamente es apreciable el incremento de anchura en 4 cm (1,72 metros), pues en altura y longitud total gana sólo 2 cm (3,99 metros de largo y 1,24 metros de alto). En cuanto a su interior, éste presenta un “look” muy diferente, pero sigue siendo ante todo funcional. El equipamiento también se ha visto incrementado, tanto el de seguridad como el de confort (no se han facilitado de momento los elementos concretos que incluirá), y existen nuevas combinaciones de colores tanto de carrocería como de tapicerías; aunque la capota sigue siendo de lona.
Mecánicamente habrá una versión más potente (hasta ahora el tope es un 1.8 de 146cv) que montará un dos litros de 160 cv de potencia y 188 Nm de par; mientras que por debajo se situará un 1,8 litros de 126 cv y 167 Nm. Las cajas de cambio podrán ser manuales de cinco y seis velocidades o bien automática con función secuencial de seis marchas. Los datos de prestaciones y los precios se darán a conocer cuando se acerque la fecha de comercialización.
Enrique Marco, Autocity
1 de Marzo de 2005