Mazda MPV: Por fin diesel

Diego Zotes09 sep 2002
A la vez que introduce una serie de retoques estéticos externos e internos, amplía su gama con la llegada de un turbodiesel de 136 CV y sustituye el 2.0 litros gasolina por otro de 2.3 litros que rinde 141 cv.
Inicio
POR FIN DIESEL

a fondo :: Mazda MPV 1

A la vez que introduce una serie de retoques estéticos externos e internos, amplía su gama con la llegada de un turbodiesel de 136 CV y sustituye el 2.0 litros gasolina por otro de 2.3 litros que rinde 141 CV.

a fondo :: Mazda MPV 2

El mayor inconveniente que el Mazda MPV tenía para introducirse en el mercado europeo era la ausencia de un motor turbodiesel. El modelo era válido, tanto desde el punto de vista estético como dinámico para que sus ventas tuvieran mayor repercusión, pero la barrera del turbodiesel era un escollo difícil de superar, hasta ahora. Con la llegada de este esperado propulsor, la marca japonesa ha aprovechado la ocasión para remodelar la gama e introducir una serie de cambios con el fin de mejorar el producto.
Los cambios estéticos afectan principalmente al frontal donde además de la calandra habitual, presenta grupos ópticos de nuevo diseño, un paragolpes nuevo que integra un deflector, los faros antiniebla redondos y tres tomas de aire para refrigerar el motor. Detrás los pilotos son también nuevos y enmarcan el portón trasero que da acceso a un maletero de 294 litros con un plano de carga bajo y muy accesible, que ahora incorpora seis argollas de amarre. En conjunto, la línea se ha modernizado y a ello tampoco son ajenas las nuevas llantas de 16 pulgadas en el diesel.
Detalles
DETALLES

a fondo :: Mazda MPV 3

En cuanto al interior, se han instalado asideros en los respaldos de la primera fila para facilitar el acceso a los pasajeros de la segunda, y el acceso a la tercera fila se ha mejorado, disponiendo ahora las puertas correderas de un sistema de bloqueo y desbloqueo de muy fácil utilización, con un interior modulable, ya que los asientos de la segunda y tercera fila son plegables y extraíbles.
Pero lo más interesante es el motor turbodiesel que en un futuro muy próximo llevará también el Mazda6. Se trata de un dos litros de 4 cilindros en línea con culata de 16 válvulas, inyección directa common rail de II generación (presión de 1800 bares) y turbo de geometría variable. Su potencia es de 136 CV a 3.500 vueltas, con un par máximo de 31,6 mkg a 2.000 rpm. Este sistema common rail tiene la novedad de que puede efectuar hasta cinco inyecciones de gasóleo por ciclo asegurando una combustión más lenta, eficaz y silenciosa. El resultado es un motor que ofrece un funcionamiento muy lineal, empujando con energía desde muy pocas vueltas y con un nivel acústico tan moderado que se aprecia más el aerodinámico. Por otro lado, además de por unas prestaciones muy honestas, destaca por unos consumo muy ajustados.
En cuanto al motor de gasolina, es el 2.3 litros del Mazda6, al que se le han efectuado una serie de retoques con el fin de rebajar tanto el par como la relación de compresión con lo que la potencia de 166 CV ha pasado a sólo 141 a 6.000 vueltas, que se consideran más propios para las necesidades de este coche. También Mazda ha aprovechado la ocasión para efectuar algunos retoques en el bastidor reforzando los brazos transversales del tren delantero, la barra estabilizadora trasera es ahora más gruesa, se ha endurecido algo el tarado de muelles y amortiguadores y los frenos de disco delanteros son más grandes pero se mantienen los tambores atrás. Con todo ello se ha ganado eficacia en el comportamiento dinámico y se han reducido balanceos y oscilaciones de carrocería.
El modelo llega al mercado con dos niveles de acabado, Comfort y Exclusive. El primero, el más básico, incorpora de serie elementos como doble airbag delanteros y laterales, ABS, aire acondicionado, elevalunas y retrovisores eléctricos, cierre centralizado, servodirección y en el caso del motor gasolina, control de tracción. En el acabado Exclusive se añade aire acondicionado trasero, equipo de audio con CD, y con el motor gasolina, ordenador de a bordo. El precio se sitúa entre 25.950 euros para el 2.3 Comfort y 28.275 euros para el 2.0 CRTD Comfort, con un incremento de 1.900 euros ó 1.575 euros para las versiones Exclusive de cada motor.