Mazda CX-9: Llega a Europa

Enrique Marco26 ago 2008
Mazda trae a Europa su tremendo SUV de lujo CX-9, con el que pretende convertirse en referencia deportiva con un atractivo diseño aerodinámico inspirado en el CX-7, gran lujo interior y un motor 3.7 V6 de 273 cv.
Llega a Europa
Mazda lanzó el año pasado un SUV de lujo todavía mayor que el CX-7. Se trataba del CX-9, el cual en principio iba destinado en exclusiva para el mercado estadounidense; pero, tras recibir importantes premios y alcanzar un elevado número de unidas vendidas, la marca japonesa se decide a traerlo a Europa, comenzando por el mercado ruso. De este modo, el Mazda CX-9 será una de las estrellas del próximo Salón del Automóvil de Moscú.

a fondo Mazda CX-9 1

Se trata de un SUV de lujo de tres filas de asientos y 5,09 metros de longitud, por lo que sus rivales más directos serán el Audi Q7 o el Mercedes GL. Curiosamente no cuenta con siete plazas, sino con seis, debido a la distribución de los asientos. En el maletero, dependiendo si no se pliega ninguna fila, se abate una o dos; la capacidad de carga es de 267, 928 y 1.911 litros respectivamente. El resto de medidas exteriores también son generosas, como los 1,94 metros de anchura y los 1,73 metros de altura.
Sin embargo, por diseño el Mazda CX-9 se destaca de sus más directos rivales, pues en lugar de ofrecer una imagen agresiva y descomunal, el japonés opta por unas líneas más fluidas y armoniosas que le aportan un aire deportivo y elegante, de forma que no aparenta ser tan “mastodóntico” como sus competidores. Su equipamiento es el esperado en un vehículo de gama tan alta, y para el equipo rodante monta llantas de 20 pulgadas con neumáticos en medida 245/20 R20.
Técnicamente el Mazda CX-9 recurre a un sistema de tracción integral inteligente y a un cambio automático de seis velocidades con función manual. Su motor es un V6 de gasolina denominado internamente MZI que cubica 3,7 litros y desarrolla 273 cv de potencia. Aunque pesa 2.115 kilos, el CX-9 puede ser considerado un coche ágil para su segmento, y su chasis se ha puesto a punto para ofrecer un buen comportamiento dinámico en carretera. Eso sí, el consumo y las emisiones no pueden ser muy bajos, y declara como cifras oficiales 13,0 l/100 km y 309 g/km de CO2.