Mazda CX-7 diésel Luxury: La mejor arma, un bajo consumo

a fondo Mazda CX-7 diésel Luxury 1
Diego Zotes28 dic 2010
Las sensaciones que predominan al conducir el CX-7 diésel es un gran bienestar en un interior a todo lujo y una agilidad general poco propia de vehículos de su tamaño.
A fondo
Tras varios años de espera desde el lanzamiento de su modelo SUV con motor únicamente de gasolina, los de Mazda han atendido las súplicas del público para ofrecer un todocamino de tamaño medio, con la fiabilidad y la alegría de conducción propias de un Mazda, pero con unos consumos aceptables cuando se trata de desplazar un vehículo con tracción total y con un inevitable sobrepeso cercano a las 2 toneladas. Por ello a todos nos encantó la llegada del nuevo motor diésel al SUV deportivo de la marca japonesa, permitiéndole ponerse a la altura de los representantes más distinguidos del segmento con unas cualidades destacables de diseño refinado, excelente equipamiento y elevada potencia.
-Habitabilidad y lujo interior
-Moderno diseño deportivo
-Confort de marcha-Peso perceptible
-Consumo elevado a alta velocidad
-Uso del navegador sólo desde el volanteHasta la fecha sólo se podía obtener una potente variante de gasolina de 2,3 litros turboalimentada de 260 cv que compartía con las versiones más potentes MPS del Mazda3 y Mazda6, que sigue disponible y ha experimentado una actualización para rebajar sus consumos y emisiones y cumplir la normativa Euro 5.
a favorHabitabilidad y lujo interiorModerno diseño deportivoConfort de marchaen contraPeso perceptibleConsumo elevado a alta velocidadUso del navegador sólo desde el volante
La nueva versión diésel hereda exactamente el propulsor de cuatro cilindros de 2,2 litros de cilidrada que movía a su hermano Mazda6 más potente que entrega una potencia de 173 cv reajustada desde los 185 cv que entregaba aquel, para adaptarse a las nuevas características dinámicas del CX-7 y aumentar la entrega de fuerza y par motor a bajo y medio régimen. Este nuevo propulsor diésel le permite enfrentarse de tú a tu con modelos premium de la talla del BMW X3, el Audi Q5, el Honda CR-V, el Volkswagen Tiguan, el Mercedes GLK o el Toyota RAV4, entre muchos otros. El precio se coloca en un punto medio partiendo de los 31.950 euros para la versión básica y alcanzando los 38.650 euros en la versión Luxury con techo solar y con todo el equipamiento disponible.
Concepto de SUV deportivo
Esta incorporación motriz se ha acompañado de una actualización en el diseño exterior que lo hace aún más deportivo a la par que más refinado y elegante, con un nuevo paragolpes que presenta la nueva parrilla de cinco puntas, propia de los nuevos modelos de la marca, enmarcada en cromo en nuestra versión superior Luxury, unas atractivas molduras en plata satinada en forma rasgada que albergan los antiniebla delanteros y parte de rejilla de ventilación, molduras cromadas en la zona inferior de las puertas a juego con los tiradores y el marco de las ventanillas transmitiendo elegancia, nuevo paragolpes trasero que aumenta su deportividad con una nueva forma de difusor y llantas de aleación de nuevos diseños más atractivos en nuestra versión Luxury de 19 pulgadas. Se mire desde donde se mire ha ganado mucho en atractivo con una calidad indiscutible. En definitiva, se acentúa más su imagen aerodinámica a base de trazos redondeados combinados con una línea de cintura marcada muy fluida.

a fondo Mazda CX-7 diésel Luxury 2

La nueva versión diésel se acopaña de un rediseño extreior que lo hace más deportivo y sofisticado, destacando las llantas de 19 de la versión Luxury
El interior también ha experimentado cambios apreciabables en lo que a ergonomía y sofisticación se refiere, empleando nuevos materiales de tacto excelente para la confección de los guarnecidos y de un salpicadero de doble voladizo que muestra bajo una visera una pantalla multifunción y una pequeña pantalla de navegación en los acabados superiores con cámara de visión trasera, donde también se refleja el sistema de audio de alta calidad con función de conexión Bluetooth, todo ello manejable cómodamente desde el volante sin levantar la mirada. Un volante nuevo realizado en piel que deja entrever unos atractivos relojes enmarcados en cromo e iluminados en color rojo combinado con el azul para la zona exterior de las esferas. El aire más sofisticado viene de la mano de los remates cromados y negro brillante en los marcos de la consola central, de donde emergen unas elegantes y modernas salidas de ventilación circulares rematadas en cromo.
Nada más asomarnos al interior nos deleita con un entorno deportivo y lujoso que emana el característico olor a piel de este tipo de tapicería que adeás se acompaña de regulación eléctrica para el conductor y el pasajero, que combina con la habitual funcionalidad y polivalencia de este SUV de cinco pasajeros. Con esta evolución los pasajeros han ganado notablemente en confort, en un habitáuclo muy amplio que se puede configurar mediante el sistema Karakuri para darle prioridad a la carga o a los pasajeros, consiguiendo aumentar el espacio del maletero desde los 455 litros hasta los 1.348 litros hasta el techo y con los asientos abatidos, así como se disfruta de un notable silencio gracias a un trabajo de reducción del ruido proveniente del exterior mediante un mejor aislamiento a la altura del salpicadero.

a fondo Mazda CX-7 diésel Luxury 3

Entre el completo equipamiento de seguridad y confort de serie del CX-7 figuran sistemas de ayuda a la conducción como el ABS, distribuidor electrónico de la frenada EBD, el control de tracción TCS o el control dinámico de estabilidad DSC, ocho airbags, ordenador de a bordo, la tracción integral o las llantas de aleación de 18 pulgadas en los ababados básicos. Entre el nuevo equipamiento que podemos encontrar desde el acabado básico Active, encontramos elementos como el nuevo sistema de encendido automático de luces en frenadas de emergencia, la pantalla multifunción o el alerón trasero, mientras que añade el navegador con cámara trasera y Bluetooth, el sensor de presión de neumáticos, sensores de luces y lluvia y el espejo fotosensible en el Active +, así como un equipo de audio Bosé, tapicería de piel, faros de xenón, llantas de 19 pulgadas, o asistente de cambio de carril RVM para la versión Luxury. En opción sólo queda disponible la pintura metalizada y el techo solar, que nuestra unidad también lleva."Homologa un consumo combinado de 7,5 litros a los 100 km y una emisiones de CO2 de 199 gr/km"Homologa un consumo combinado de 7,5 litros a los 100 km y una emisiones de CO2 de 199 gr/km
El diésel más esperado
Lo más importante de esta novedad es el motor diésel de nuevo cuño, el 2.2 litros CRTD de 173 cv de potencia a 3.500 rpm con un par motor de 400 Nm que entrega desde tan sólo 2.000 rpm, consiguiendo un comportamiento muy deportivo y equiparándose a los modelos más premium. Gracias a la turboalimentación mediante turbo de geometría variable y a la más moderna tecnología de combustión con inyección directa y filtro de partículas de nueva generación, así como un innovador aditivo basado en urea denominado AdBlue que reduce las nocivas partículas de Óxido Nitroso NOx, logra unos consumos de media según cifras oficiales tan sólo 7,5 litros a los 100 km y emite 199 gr/km de CO2, cifras muy decentes para tratarse de un SUV de dimensiones bastante amplias que los presentan como una de las mejores opciones en relación calidad/precio del segmento. Se le ha asociado un cambio manual de 6 velocidades también revisado con desarrollos más cortos para extraer el máximo rendimiento del motor y ubicado en una cómoda posición elevada.
El chasis se ha puesto a punto para recoger este motor algo más pesado, dotándolo de refuerzos en puntos clave que aumentan la rigidez general en un 5% para ofrecer un comportamiento más dinámico y estable que antes. La suspensión de brazos múltiples en ambos ejes es también nueva, con configuración McPherson delante y multibrazo detrás, con unos amortiguadores más suaves logrando el mejor compromiso entre confort y deportividad. Un confort que se percibe aún más gracias a la buena insonorización del habitáculo. El sistema de tracción total de reparto activo del par, permite llevar hasta el 50% de la fuerza al eje trasero, garantizando la mejor tracción bajo cualquier superficie y un comportamiento equilibrado y seguro. La detención del vehículo se deja en manos de unos grandes discos de freno ventilados delanteros y traseros, de 320 y 325 mm respectivamente. Además, esta nueva versión diésel se acompaña de una nueva dirección de asistencia electrohidráulica que la hace más precisa y favorece un menor consumo de combustible. Todas estas cualidades demuestran que es un SUV orientado claramente a su conducción por carretera, con una dirección directa y rápida, una suspensión firme para mayor estabilidad en conducción rápida y un motor ágil y rápido en carretera abierta. Pero también es cierto que una altura al suelo aceptable en todas sus cotas le permiten salir de la cerretera con ciertas garantías, así como afrontar terrenos deslizantes sin demasiado riesgo.

a fondo Mazda CX-7 diésel Luxury 4