Mazda CX-5 2.0 AT AWD Luxury: Jaque al rey

gen_rep_mazda_cx_0bfc5aab31c647b2287a3bf68.jpg
Diego Zotes22 abr 2013
Probamos el SUV compacto japonés de Mazda, el CX-5, llamado a ser uno de los reyes del segmento por su atractiva estética, su calidad premium, sus motores eficientes, potentes y de bajo consumo, y su tacto ágil y deportivo. Además el precio le acompaña, por poco más de 32.000 euros para este alto de gama.
Mazda se ha adentrado recientemente con el lanzamiento de su nuevo CX-5 en el segmento SUV compacto en el que no tenían ningún contendiente, un segmento cada vez más demandado por el público y más concurrido por el resto de marcas tanto permium como comerciales con vehículos de talla y de excelentes cualidades. Aúnan una gran practicidad, flexibilidad, capacidad de carga, tamaño contenido, potencia y excelente comportamiento y precios bastante asequibles.
a favor-Motor de gasolina muy suave y de consumo ajustado-Interior bien terminado y habitable-Diseño muy atractivo y proporcionadoen contra-Vibración de los retrovisores-Cambio automático lento y gastón respecto al manual
Pues Mazda ha entrado tarde pero con excelentes cualidades de calidad y diseño con su nuevo CX-5, un mini CX-7 con un diseño mucho más actualizado y moderno, en línea con los nuevos modelos de la marca, y que representa el inicio de una nueva era de diseño y calidad para la marca japonesa que denominan Kodo. Se enfrenta sin complejos a modelos de la talla del Audi Q5, el Honda CR-V, el nuevo Ford Kuga, el superventas Nissan Qashqai, el BMW X3 o el Mercedes GLK, entre otros muchos. De hecho es uno de los segmentos que más contendientes tienen y además, de mayor calidad.

detalle_diseo_eb005f7cdfe94f15d9af61be0.jpg

Lo primero en lo que destaca el nuevo CX-5 es su atractivo diseño en un tamaño contenido que por el contrario deja una gran habitabilidad para cinco pasajeros, amén de  la excelente calidad de acabados propios de modelos de lujo. Por otra parte presenta grandes innovaciones en lo que respecta a equipamiento de tecnologías de seguridad y a motores, comenzando con una nueva denominación para estos últimos Skyactiv, que mediante una profunda revisión de sus características fundamentales consiguen altas prestaciones con unas cifras de consumo y emisiones muy bajas.
Atractivo y aerodinámico diseño Kodo
Pues lo que más destaca del crossover compacto CX-5 es su diseño exterior, que presenta un aspecto muy dinámico como es habitual en la marca mediante rasgos afilados propios de la filosofía de diseño Kodo, alma del movimiento, que se caracteriza por una carrocería muy fluida en la zona lateral que transmite movimiento y agilidad de un simple vistazo, combinado con una gran solidez del conjunto que irradia funcionalidad.  La silueta lateral bien definida y los pasos de rueda prominentes dibujan una impresionante musculatura. El aire más familiar en este CX-5 lo encontramos en la parrilla frontal con un curioso motivo en forma de ala común al resto de sus hermanos de gama. La zaga es muy elevada y junto a la luneta inclinada le confieren un aspecto muy atlético. Como buen SUV, todos los bajos de la carrocería presentan protectores de plástico que sugieren mas polivalencia. Y para rematar su atractivo, esta versión se acompaña de aditamentos aerodinámicos de corte deportivo que lo hacen más llamativo, como por ejemplo las preciosas llantas de 18 pulgadas que recogen casi todo el peso estético del conjunto.El interior del CX-5 es muy llamativo, con unos acabados y terminaciones de lujo
El interior del CX-5 es igualmente muy atractivo combinando una gran deportividad y elegancia, gracias a la introducción de materiales de primera calidad a la altura de sus rivales europeos más distinguidos, con plásticos mullidos muy agradables a la vista y al tacto en el salpicadero y en los guarnecidos de las puertas, que contrastan con los cromados del volante y la consola central. El conductor disfrutará de un salpicadero longitudinal muy elegante donde todo es fácil de encontrar y de unos asientos realizados en piel de serie en nuestro acabado Luxury tan cómodos como deportivos y de gran sujeción, con multitud de regulaciones.

detalle_interior_0a12f31eaddeecbe81c1cc5de.jpg

Sorprende la gran habitabilidad que brinda su habitáculo para cinco pasajeros, incluso superior al de su hermano mayor CX-7, gracias a una gran distancia entre ejes de 2,700 metros, apenas imaginable por su reducido volumen exterior. A todo esto el maletero deja un espacio útil de 503 litros en el cofre, pudiendo llegar hasta los 1.620 litros cuando se abaten los respaldos de los asientos posteriores mediante el sistema Karakuri que permite hacerlo de forma remota e independiente en cada asiento en configuración 4:2:4. Nuestra unidad ostenta un acabado de lujo, con piel por doquier y aluminio auténtico en cantidad de mandos.La versión Luxury ofrece elementos de seguridad como la frenada automática en ciudad, navegador, cámara trasera y asistente de cambio de carril
El equipamiento Luxury es el más alto de la gama, con elementos de serie como un sistema de entretenimiento HMI Commander con pantalla de 5,8 pulgadas, sistema de navegación TomTom, bluetooth y conexiones USB y auxiliares para fuentes de audio externas. Además incorpora un sistema de sonido de alta calidad Bose con 9 altavoces, climatizador multizona, sistema de ayuda al aparcamiento con cámara trasera y sensores delanteros y traseros y ventanillas traseras tintadas y polarizadas. Entre los elementos de seguridad disponibles encontramos los habituales ABS con EBD, control de estabilidad DSC con control de tracción TCS, el sistema de asistencia a la frenada en ciudad que frena automáticamente el vehículo para evitar colisiones a velocidades inferiores a 30 km/h Smart City Brake, asistente de cambio de carril RVM, sistema de arranque en cuesta HHA, airbags delanteros, laterales y de cortina, así como de forma opcional el sistema de alerta de cambio involuntario de carril LDW, los faros de xenón adaptativos o el control de las luces largas.
Funcionamiento suave y algo perezoso
Nuestro CX-5 se mueve con un nuevo propulsor de gasolina Skyactiv de cuatro cilindros y 2.0 litros con una potencia de 160 cv a 6.000 rpm y un par motor de 208 Nm a 4.000 rpm, combinado para la ocasión con un cambio automático de 6 velocidades Skyactiv Drive que transmite la fuerza a las cuatro ruedas 4WD, por ello quizá la combinación más perezosa de toda la gama, aunque bien es cierto que sorprende por conseguir unas cifras de consumo aceptables y soportables para un vehículo de este tipo, algo poco habitual. De hecho homologa la misma cifra de consumo que con el cambio manual de 6 velocidades, en parte gracias al sistema de desconexión automático del motor en paradas i-Stop, de serie en toda la gama.

detalle_motor_739293f913aab7a875eec8560.jpg

A pesar de ser la combinación que menos nos convence, hemos de reconocer que este motor va muy bien, tanto por suavidad de funcionamiento como por su buen compromiso entre prestaciones y consumos declarados. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,4 segundos, alcanza los 204 km/h de velocidad máxima y todo ello con un consumo homologado de 6,6 litros a los 100 km, que se va a los 9 litros en conducción real, aunque sigue sin ser exagerado. En la práctica el cambio automático hace todas las reacciones perezosas, generando más ruido y haciéndolo más gastón, desluciendo el buen motor de gasolina.
El desarrollo del chasis gira en torno a la reducción de peso del conjunto y entra dentro de la estrategia de desarrollo que denominan Skyactiv, dejando el peso de nuestro CX-5 en 1.455 kilos, de los más ajustados del segmento. El conjunto de la suspensión es muy ligero y rígido, para ofrecer un comportamiento preciso en conducción dinámica. La configuración es MacPherson delante y multibrazo trasero con nuevas geometrías que asientan más la carrocería. La dirección es nueva y ajusta la respuesta de asistencia en función de la velocidad y de las condiciones de conducción.Los precios están bastante ajustado, superando por muy poco los 30.000 euros este acabado alto de gama con cambio automático
Como curiosidad hemos encontrado un pero a este CX-5, quizás algo propio de las primeras unidades. Una perceptible vibración muy molesta de los retrovisores exteriores a velocidades medias y altas que puede llegar a marear.