Mazda CX-3: En estado de gracia

cxportada_3c4aae561de0239c0f506c182.jpg
Raúl Toledano05 jun 2015
Desde 20.345 euros ya está disponible el nuevo Mazda CX-3, que combina la carrocería de aspecto SUV en formato compacto al estilo del CX-5, el fácil manejo en ciudad del pequeño Mazda 2, y la estabilidad y el confort de marcha de todo un compacto familiar como es el Mazda 3.
Presentado en el Salón de Los Ángeles de 2014, Mazda inicia las ventas de su nuevo y tercer todocamino, el CX-3, un vehículo crucial para la marca especialmente en Europa, donde espera vender en medio año alrededor de 40.000 unidades del total de 150.000 de la producción mundial.
En España, donde Mazda crece al 49% mientras que el resto del mercado lo hace al 22%, el CX-3 superaría las 2.500 matriculaciones en 2015, que, más las 5.500 de previsión para el CX-5 y las residuales ventas del gigantón CX-9, supondría que más de uno de cada dos Mazda que se venden en nuestro país es un SUV y al mismo tiempo la demostración de fuerza de una marca en estado de gracia y con una gama muy completa de automóviles.Mazda implementa en el CX-3 las mejores cualidades de sus vehículos más modernos
EL SEGMENTO DE MODA EN EUROPA
En concreto, el CX-3 entra de lleno en el segmento más próspero del Viejo Continente: el B-SUV (+56% en 2014 respecto al año anterior). Ahí los rivales se multiplican, y es raro la marca que no tiene un representante: Nissan Juke, Renault Captur, Citroën C4 Cactus, Peugeot 2008, Opel Mokka, Fiat 500X, Jeep Renegade, Suzuki Vitara o Mini Countryman.
Cada uno de ellos con sus particularidades, como las que tiene el propio CX-3, pero todos con un patrón común: unas dimensiones compactas (por debajo de los 4,30 metros de longitud) en una silueta que, lejanamente, imita a la de un todoterreno y cuyo hábitat natural es el asfalto y no los caminos.
El Mazda CX-3 está construido sobre la base del último Mazda 2, otra rabiosa novedad de la marca de Hiroshima, manteniendo la distancia entre ejes (2,57 m) y ensanchando las vías (hasta los 1,52 m) en busca de un aplomo en carretera superior. Además, el crossover crece respecto al turismo a lo largo (en 21 centímetros), a lo ancho (7 cm) y a lo alto (4 cm): en total, 4,27 m, 1,76 y 1,53 m, respectivamente. Es 21, 7 y 4 centímetros más largo, ancho y alto que el Mazda 2 del que deriva
Estas cotas ampliadas, sin embargo, no repercuten en la habitabilidad interior del CX-3, más que mejorable en las plazas traseras, donde un ambicioso diseño exterior con una fuerte caída del techo hacia la zaga y una cabina en posición retrasada (el diseño KODO es muy bonito, pero todo no puede ser), repercute en la altura libre hasta el techo en el primer caso y en el espacio para las rodillas en el segundo. Por su parte, el maletero con 350 litros (1.250 con los respaldos posteriores abatidos), 80 l más que el Mazda 2, está en la media del segmento.Las dos plazas delanteras son amplias; en las traseras se echa en falta espacio para rodillas y en altura
Más amplias resultan las dos plazas delanteras. Sentado frente al salpicadero nada cambia en relación al Mazda 2, incluida la postura de conducción, más típica de un turismo que de un SUV. El CX-3 te envuelve con una presentación interior (relojes de instrumentación, consola central, paneles de puertas o asientos en acabados superiores) muy vistosa, aunque los ajustes entre piezas sean mejorables. El head-up display, otro gadget de sofisticación como el HMI Connect (pantalla de 7”, que también es táctil, y mando central de gestión) o por fuera los faros integrales de LED, lo pone a la altura de los turismos más caros de la marca: CX-5 y 6.

mazdacxapoyo_fe3bdfd71fab5f7c7ceccb0a0.jpg

Como también está al nivel en materia de seguridad, con una gran cantidad de asistentes a la conducción emanados de una cámara, un láser, un radar y sensores de proximidad. Trabajando en comunión o independientemente, estos prestan al CX-3 los siguientes servicios: control de ángulo muerto, aviso de colisión en salidas de aparcamiento marcha atrás, cambio automático de luces, alerta de cambio de carril, asistente de frenada en ciudad y control crucero adaptativo. En equipamientos, nada tiene que envidiar a las gamás más caras de Mazda
En materia de motorizaciones, el CX-3 cuenta con diversas combinaciones, según el tipo de combustible (dos gasolina y un diésel), de transmisión (manual o automática, de seis velocidades) y tracción (delantera o total). El gasolina es un 2.0 bien de 120 ó 150 CV de potencia, y en cualquier caso con un funcionamiento muy suave y silencioso y una respuesta rápida al acelerar; y el diésel es un 1.5 de 105 CV, también muy refinado y con una capacidad de aceleración más contundente. Todos ellos destacan por consumos homologados (y reales) muy contenidos: desde 5,9 l/100 km los primeros y 4 el segundo.Dos motores de gasolina de 120 y 150 CV potencia y uno diésel de 105 CV
La suspensión delantera es McPherson y la trasera una barra de torsión, también en las versiones 4x4 (i-Activ AWD) que reparten el par entre ambos ejes de manera constante según las circunstancias de conducción, funcionando como tracción delantera por defecto para no mermar los consumos. El diésel manual es el único que no puede llevar la tracción integral.
Probamos brevemente el gasolina 150 AWD y el diésel 2WD, y en cualquier caso el Mazda CX-3 destaca por lo bien que sus suspensiones filtran las irregularidades del asfalto; por supuesto un confort y una estabilidad de marcha digna de un compacto como el Mazda 3, y una puesta a punto (la geometría de la dirección se ha acortado) y una arquitectura (solo 15 centímetros de altura libre al suelo) que en carretera de montaña le hacen ser especialmente ágil.Su postura de conducción es muy parecida a la de un turismo
GAMA Y PRECIOS ESPAÑA
Ya a la venta, el Mazda CX-3 tiene un precio de partida de 20.345 euros para la versión gasolina 120 CV, tracción delantera y cambio manual, mientras que en diésel el PVP arranca en 21.795 euros. Mazda España ha simplificado la gama en dos acabados, intermedio (Style) y alto (Luxury). Con el primero la dotación incluye llantas de 16”, bluetooth, botón de arranque, asistente de frenada en ciudad, control de crucero o cuatro elevalunas eléctricos; y con el Luxury, 2.500 euros más costoso, las llantas son de 18” y se incorporan elementos como los faros full HD, navegador, tapicería mixta cuero/tela, equipo de audio BOSE, sensores de lluvia y luces, acceso y arranque sin llave, head-up display o cámara trasera.

mazdacxapoyo_12509a7270659e014790641fd.jpg