Mazda 6 MPS: Tracción total y 260 cv

Diego Zotes25 ene 2006
Mazda lanza su modelo más deportivo, el Mazda 6 MPS, con grandes dosis de diversión al volante que gracias a una eficaz tracción integral y motor 2.3 turbo de 260 cv, se equipara a las mejores máquinas de competición.
Inicio
TRACCION TOTAL Y 260 CV

a fondo Mazda 6 MPS 1

Mazda inaugura una nueva línea de productos de eminente carácter deportivo, los MPS (Mazda Performance Series), que llevarán hasta el extremo más radical el concepto “zoom-zoom” que desde hace unos años quieren imponer. Es decir, vehículos divertidos con cierto componente emocional, y en el caso de los MPS, además, con altísimas prestaciones.
  El primero de la familia es el Mazda 6 MPS, berlina con tracción integral y motor turbo de 260 cv que está ya a la venta por un interesante precio: 35.240 euros. Y es que su posicionamiento le hace resultar muy interesante, ya que intenta combinar carácter racing al estilo de Subaru Impreza o Mitsubishi Lancer Evo, con el prestigio, refinamiento y comodidad de un Audi A4 3.2 V6 Quattro o de un BMW 330xi. Aunque quizá el más parecido por concepto sea el igualmente recién llegado Alfa Romeo 159 3.2 JTS Q4.
Lo cierto es que con el Mazda 6 MPS estamos ante una berlina de gran tamaño y cinco plazas, con sistema de tracción total que puede acelerar de 0 a 100 km/h en 6,6 segundos o alcanzar los 240 km/h, todo con un gasto medio de combustible de 10,2 l/100 km como media. Se parte del motor de 2,3 litros 166 cv del hasta ahora tope de gama en los Mazda 6, pero debido a la introducción de un turbo, el ahora denominado 2.3 DISI Turbo gana casi 100 cv, llegando a los 260 cv. Además el par motor es de nada menos que 380 Nm a sólo 3.000 rpm.
Evidentemente ha habido numerosas modificaciones en cuanto a bastidor se refiere para digerir semejante aumento de potencia. La carrocería es un 50% más rígida y las suspensiones se han endurecido. Los neumáticos de serie ahora son de 215/45 R18 y los frenos se han sobredimensionado. Todos los controles electrónicos –de frenada, de tracción y de estabilidad- vienen de serie en el MPS. Además, el sistema de tracción total cuenta con reparto activo de par y tres modos automáticos de conducción junto a un diferencial autoblocante trasero.
Y aunque estéticamente no se hayan buscado muchas estridencias, sí podemos decir que el MPS se diferencia a primera vista del resto de la gama. Un capó elevado 40 mm, la generosa toma de aire frontal, llantas, spoiler, doble salida de escape independiente, grupos ópticos… es decir, varios detalles que todos unidos consiguen un resultado visual muy satisfactorio. En cuanto a interior y equipamiento se combina deportividad con el lujo, ya que junto a unos pedales “racing”, asientos envolventes, o remates en titanio o acero se unen los asientos tapizados en piel y con regulación eléctrica, los faros de xenón o un excelente equipo de sonido Bose. Su gama de colores se reduce a cuatro: dos tipos de gris, rojo y negro.
En definitiva, una berlina muy atractiva; ya que si unimos su imagen y prestaciones a la consagrada fama de fiabilidad de la marca nipona y el precio algo inferior al de sus rivales de similar potencia, vemos como su posicionamiento ocupa un lugar privilegiado. Aún así en Mazda España son prudentes, ya que al tratarse de un automóvil muy específico por su concepto de deportividad, esperan que el MPS represente el 2,4% de la ventas de la gama Mazda 6, lo que supondría unas 116 unidades al año del Mazda 6 MPS.
Enrique Marco, Autocity.
25 de Enero de 2006