Mazda 3 i-stop: Deportivo y eficiente

a fondo Mazda 3 i-stop 1
Diego Zotes29 jun 2009
Cuando muchas marcas ya han lanzado sus sistemas ecológicos de arranque y parada de motor automáticamente, denominados habitualmente Start and Stop, Mazda le incorpora un nuevo sistema de corte de ralentí denominado i-stop.
Deportivo y eficiente
Cuando muchas marcas punteras en el mercado del automóvil ya han lanzado sus sistemas ecológicos de arranque y parada de motor automáticamente, denominados habitualmente Start and Stop, llega ahora Mazda aprovechando la presentación de su nuevo Mazda 3 y le incorpora un nuevo sistema de corte de ralentí denominado i-stop mucho más refinado y el doble de rápido que aquellos, consiguiendo arrancar el motor desde parado en sólo 0,35 segundos, lo que hace el sistema mucho más útil y menos intrusivo que otros.
Esto se consigue gracias al empleo de la energía de combustión de un nuevo motor de 2.0 litros DISI con 16 válvulas e inyección directa, sistema que también logra un mejor aprovechamiento del combustible, que entrega 151 cv de potencia a 6.200 rpm y un par motor de 191 Nm a 4.500 rpm, mientras se combina con un cambio manual de seis velocidades rápido y bien escalonado. El conjunto es sumamente ágil en cualquier circunstancia y empuja con gran fuerza desde bajo régimen hasta la zona alta del cuentavueltas, como si contara con un turbo. Podemos afirmar que habitualmente no es el motor más indicado para circular por ciudad, aunque en este caso por sus bajas cifras de consumo no es demasiado contaminante ni demasiado gastón de gasolina, es más, deja el consumo combinado en tan sólo 6,8 litros a los 100 km, lo que consigue un consumo un 14% menor que el motor de 2.0 litros de la primera generación de Mazda 3. Las cifras de emisiones son de tan sólo 159 gr/km, cifra muy reducida para un motor de ese cubicaje y esa potencia.
El diseño del Mazda 3 en esta versión i-stop no cambia nada respecto a las versiones convencionales, con un aspecto muy moderno y agresivo de carrocería tanto en 5 como en 4 puertas, con una silueta muy aerodinámica de adelante a atrás y unos rasgos de diseño deportivos ya mostrados en varios conceptos de la marca. El interior también ha evolucionado y se ha modernizado tal cual lo ha hecho el modelo convencional, con una ergonomía muy destacable y un equipamiento superior, casi premium, donde no falta en los acabados más altos el navegador integrado en el salpicadero, control dinámico de estabilidad DSC, espejos retrovisores de ajuste y plegado eléctricos y el interior fotosensible, faros bi-xenón con función de alumbrado en curva, el innovador sistema de detector de vehículo en el ángulo muerto RVM o asientos calefactables. Los únicos cambios en el interior en esta versión i-stop los encontramos en un botón de apagado del sistema en el lado derecho de la consola, bajo el volante, y un indicador en el reloj del cuentarrevoluciones del cuadro de mandos que muestra la palabra i-stop cuando el motor se ha parado debido a una parada en tráfico intenso o en un semáforo.
En definitiva, el nuevo Mazda 3 i-stop es la respuesta prefecta para todos aquellos que estén buscando coches de gran eficiencia de combustible que no pierdan un ápice de agilidad de conducción. Dentro del segmento compacto se muestra como uno de los más sofisticados, deportivos, divertidos de conducir y más equipados de serie, por unos precios muy económicos.