Maybach Landaulet: Distinción entre clases

Enrique Marco15 nov 2007
Un techo corredizo y escamoteable que diferencia la zona del chófer de la del propietario es la principal seña de indentidad del espectacular Maybach Landaulet, un capricho de ¡más de medio millón de euros!
Un aspecto que caracterizaba a muchos modelos de lujo de la época dorada en la historia del automóvil (de 1925 a 1935) la recupera ahora Maybach con el Landaulet. Se trata de un vehículo cuyo habitáculo queda perfectamente diferenciado entre la zona del conductor y la del pasajero, o lo que es lo mismo en este tipo de automóviles, la zona del chófer y la del propietario. De momento el nuevo Maybach Landaulet es un estudio de diseño, pero si convence a los potenciales clientes la marca de lujo del Grupo automovilístico Mercedes-Benz está dispuesta a lanzar este modelo. Eso sí, que nadie espere un precio contenido, pues a buen seguro su coste de adquisición superará el medio millón de euros.

a fondo Maybach Landaulet 1

Partiendo de la base el Maybach 62 S, el concepto Landaulet presenta un habitáculo cerrado en la parte delantera, con unos asientos y salpicadero terminados en un discreto color negro. Sin embargo, en la parte trasera se muestra un refinado espacio abierto rematado en finísima piel blanca y cuyos asientos independientes de múltiples regulaciones parecen más propios de la clase prioritaria de un moderno avión que de un coche. La capota de la zona trasera se abre o se cierra de forma eléctrica en un tiempo máximo de 16 segundos, y en ese momento los ocupantes de las plazas traseras pueden gozar de un placentero viaje a cielo descubierto. De esta forma la opción de superlujo del Grupo Mercedes-Benz se diferencia de las de VW-Audi (Bentley)
En cuanto a los aspectos técnicos el Landaulet es prácticamente idéntico al modelo del que deriva, el Maybach 62 S. Su carrocería tiene una enorme distancia entre ejes de 3.827 milímetros, lo que le otorga unas medidas externas de más de seis metros de largo y casi dos metros de ancho. Pesa 2.780 kilos, pero ello no es impedimento para que desarrolle unas prestaciones casi de deportivo, gracias al gran motor V12 alimentado por dos turbos y firmado por el preparador AMG de Mercedes, que cubica seis litros y rinde 612 cv, lo que le permite alcanzar los 250 km/h y pasar de 0 a 100 km/h en sólo 5,2 segundos. De hecho es el mismo motor que montan algunos modelos tope de gama de la marca de la estrella. También en cuanto a suspensiones y otros órganos mecánicos comparte piezas con los Mercedes más exclusivos. Por ejemplo, el sistema de amortiguación es el neumático Airmatic DC, que tan cómodo y eficaz resulta.