Maserati Quattroporte por Novitec Tridente: El sedán más rápido

a fondo Maserati Quattroporte por Novitec Tridente 1
David Ordás06 ago 2010
El especialista alemán Novitec, conocido por sus programas de tuning para Ferrari, presenta una preparación mecánica que convierte al Maserati Quattroporte en la berlina más rápida del mundo.
El especialista alemán Novitec, que se ha ganado el reconocimiento a nivel mundial gracias a su división Novitec ROSSO, encargada de llevar a cabo las preparaciones sobre los modelos de Ferrari más deseados, esta decidido a hacerse un nombre también como preparador de Maserati. Así, a través de la denominación comercial Novitec Tridente, nos presenta este Maserati Quattroporte tan discreto en su preparación exterior, como poderoso en su mecánica.

Mecánica protagonista

Para convertir al Maserati Quattroporte en el sedán más rápido, los ingenieros de Novitec han echado mano de un compresor, con el que limitando la presión a 0.35 bares, y utilizando un intercooler especial aire agua, se garantiza un importante aumento de las prestaciones del motor. Si a esto le sumamos una nueva admisión, nuevos inyectores, y sobre todo una nueva programación electrónica para sacarle todo el jugo a la sobrealimentación, no es de extrañar que los 440 CV y 490 Nm de par máximo que rinde originalmente el V8 de 4.7 litros, den paso a los 590 CV y 572 Nm que entrega esta versión potenciada.

Los números también asustan, y es que el Maserati Quattroporte tras pasar por las manos de Novitec Tridente, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en solo 4.6 segundos, alcanzar los 200 km/h en 14,9 segundos, y fijar la velocidad máxima en unos contundentes 295 km/h.

Para que toda esta nueva caballería permanezca bajo control, Novitec Tridente ha dispuesto un conjunto de llantas y neumáticos específicos para esta versión. Se trata de llantas de aluminio de medida 9Jx21 en el eje delantero y 11Jx21 en el eje trasero, calzadas con neumáticos Pirelli P Zero 255/30 ZR 21 y 295/30 ZR 21. La suspensión deportiva también ha sido recalibrada para adaptarse al aumento de potencia y al comportamiento de las nuevas ruedas y neumáticos, garantizando una eficacia máxima de todo el conjunto.

Un discreto spoiler trasero pone la guinda a una preparación que no se caracteriza por las estridencias en la carrocería, sino por la exhuberancia mecánica. Todo tiene un precio, y quien quiera disponer de este plus de exclusividad y potencia en su Maserati, deberá desembolsar 19,900 , una cifra más que asumible por quien este dispuesto a desembolsar los más de 149.000 que cuesta el Quattroporte.