Más de 7,4 millones de Toyota llamados a revisión: El fallo, un elevalunas defectuoso

inicio_toyota_revision_66ea7479aee7c1388f5e2a72d.jpg
Autocity10 oct 2012
El fabricante japones Toyota llama a revisión de forma preventiva a más de 7,4 millones de vehículos de 14 de sus modelos más emblemáticos por un fallo en un mando de los elevalunas eléctricos de la consola del conductor, que podría provocar un exceso de calentamiento y desembocar hasta en un pequeño incendio en la zona.
El fabricante japonés de automóviles Toyota revisará más de 7,4 millones de vehículos alrededor del mundo de hasta 14 modelos por un fallo en el mando de los elevalunas eléctricos, que en caso extremo podría provocar la salida de humo o incluso un incendio por un mal funcionamiento de la pieza. Hasta la fecha no se ha declarado ningún incidente en este sentido.
Esta medida preventiva pretende solucionar un fallo que se encuentra exactamente en el pulsador del elevalunas delantero derecho situado en la pequeña consola de mandos junto al conductor, debido a que el recubrimiento de plástico no es uniforme y podría provocar que se funda parcial o totalmente, deje de funcionar e incluso ocasione un pequeño incendio en esa zona. Los modelos afectados son muy populares en nuestro país, como el Yaris, el Corolla, el Auris o el Rav4, así como el Camry vendido en otros mercados.

detalle_yaris_e51ba7938117a7dbeff15e77c.jpg

Según declaraciones de un portavoz de la marca japonesa, la medida afecta a 1,39 millones de unidades en Europa producidas entre septiembre de 2006 y diciembre de 2008, de las cuales algo más de 80.000 están en España. Además tendrán que revisar 2,47 millones de unidades en Estados Unidos, a las que se suman 1,4 millones de unidades de China y casi medio millón de unidades de Japón producidas también entre 2006 y 2008, entre otras muchas repartidas por otros países.
Se trata del mayor número de vehículos llamados a revisión por un fallo generalizado en la marca, incluso después de haber hecho un llamamiento multitudinario el año pasado para examinar 1,8 millones de unidades afectadas por un problema en el acelerador así como otros 1,7 millones por fallos de pérdida de combustible.